Uribe y sus políticas contra el SENA

0
2270
Los aprendices se han movilizado frente a los abusos neoliberales de la directora Gina Parody.

La Ley 789 de 2002 es uno de los golpes dados al SENA so pretexto de la disminución del desempleo. Esta ley redujo el porcentaje de pago por horas extras, dominicales y festivos, recargos nocturnos, cambió las leyes de la naturaleza convirtiendo la noche en día al aumentar la jornada laboral diurna hasta las 10 P.M., eliminó el carácter laboral del contrato de aprendizaje del SENA, desmejorando al futuro trabajador colombiano, y como si fuera poco creó el fondo Emprender que se financia con dineros que pagan los empresarios que estando obligados a contratar aprendices no lo hacen, es decir, que se financia con los dineros que dejaron de recibir los aprendices del SENA al no ser contratados por las empresas.

Utilizando la Recomendación 195 de la OIT como excusa, mediante los decretos presidenciales 0248, 0249 y 0250, Uribe promovió el cobro de la formación que imparte el SENA, impuso la reestructuración eliminando cargos de la planta de personal causando el despido de un gran número de trabajadores y trabajadoras, con lo cual el SENA estuvo sumido en un caos administrativo que afectó la calidad de la formación profesional integral y el proceso en su conjunto y desarticuló el espacio que teníamos en el Consejo Directivo Nacional y Regional.

Aparece el Sistema Nacional para el Trabajo y el Desarrollo Humano (SNFT), como contraparte del Servicio Nacional de Aprendizaje, utilizando la parafiscalidad con la que se financiaba el SENA como unidad de caja para todas las instituciones, así sean de garaje, que hacen parte del SNFT.

Intenciones de dividir el SENA

Durante este periodo son evidentes las intenciones de dividir al SENA como lo hicieron con el Seguro Social, al intentar separar las acciones de certificación, de normalización y de capacitación, con el pretexto privatizador que nuestra institución no puede ser juez y parte.

Mediante el documento Conpes 81 del 2004 “Consolidación del sistema nacional de formación para el trabajo en Colombia”, se pretende que la ejecución de la formación profesional ofertada por el SENA, esté a cargo de terceras entidades, privatizando así una de sus funciones misionales.

Se da de manera descarada la utilización del SENA en la reelección presidencial, para lo cual definen candidatos y obligan de manera sutil a los contratistas, funcionarios y aprendices a votar al Senado por el candidato impuesto.

Se empieza a dar un tránsito del SENA hacia la educación formal con la oferta de cursos de formación de técnicos profesionales y tecnólogos, con el fin de alcanzar las metas de formación en educación superior que el gobierno de Uribe se había propuesto, pese al rechazo de los sectores académicos y trabajadores, sustentados en que el SENA debe ofrecer cursos de formación profesional integral, que hace parte de la educación no formal.

Iniciativas de los trabajadores

Un punto especial para dar a conocer es que al fragor de los paros, asambleas permanentes, movilizaciones, entre otras, los trabajadores decidieron crear espacios de análisis, discusión, investigación y denuncia como el CEPEF (centro de estudios pedagógicos) que orientan desde la subdirectiva de Sindesena del Valle y el evento Bagaje Institucional mi compromiso con el SENA, que se orienta desde la subdirectiva de Sindesena Tolima.

Llegamos así a la elaboración de nuestra plataforma de lucha en donde priorizamos la defensa integral del SENA y en donde presentamos el pliego de peticiones para garantizar el cumplimiento de la misión, objetivos y funciones enmarcados en nuestra Ley 119 de 1994.

Hemos denunciado a nivel nacional y regional el manejo politiquero que los gobiernos hacen con la labor social del SENA, para su beneficio en las campañas electorales; situación con la que han cohonestado las administraciones de la institución, salvo contadas excepciones.

A raíz de los problemas de desempleo hemos impulsado propuestas que ayuden a disminuir el desempleo friccional y estructural, a través de la identificación de la demanda de capacitación de los centros de formación del SENA, pues se ha venido demostrando que el SENA oferta cursos de formación profesional integral desconociendo las realidades locales y regionales.

Teniendo en cuenta la necesidad de organización de la juventud trabajadora y con la idea de fortalecer el sindicalismo colombiano bajo un carácter clasista, a través del Departamento de Juventud y Niñez de la CUT, surge el Colectivo de Jóvenes Trabajadores –CJT- que impulsa la organización, politización y movilización de las y los jóvenes trabajadores en la lucha por un trabajo en condiciones dignas. El CJT junto con el COES y Anetsena, han promovido el Comité Dinamizador Nacional del movimiento Estudiantil-Trabajador del SENA, quién canaliza las iniciativas de los trabajadores alumnos y coordina con la MANE, las acciones en defensa de la educación pública y del servicio nacional de aprendizaje.

Las secuelas de la reforma de Santos

El golpe certero de los últimos años al SENA lo recibimos en el 2012 con la pérdida de la parafiscalidad. No creían los trabajadores que se pretendiera acabar con los recursos presupuestales, se le diera una estocada mortal a la iniciativa popular y mucho menos que se desconociera al constituyente primario en la ley 119 de 1994.

La reforma tributaria eliminó prácticamente los aportes parafiscales con lo cual se pone en riesgo la existencia del SENA y del ICBF principalmente; los argumentos del gobierno y de su bancada en el congreso de la república para la aprobación de dicha reforma, versaron sobre la generación de empleo disminuyendo los costos laborales a los empresarios, mejor presupuesto para el SENA como producto de una financiación, ya no con cargo a la nómina como se daba con los parafiscales, sino ahora con cargo a la ganancia de las empresas aplicando un impuesto del 9 ciento que será destinado a cubrir no solo la financiación del Sena, sino también del ICBF y la seguridad social en salud.

Frente a ello se puede afirmar que al ser aprobada la reforma tributaria, los recursos con los cuales se financiaría al SENA y al ICBF son inciertos e insuficientes porque dependen de las ganancias que reporten las empresas en Colombia, pero con los TLC difícilmente sucederá, ya que gran parte del aparato productivo nacional se verá sumido en una inminente quiebra, además de los artificios jurídicos que pueden ser utilizados para reflejar en los estados financieros utilidades inferiores a las realmente obtenidas.

El gobierno actual sintetiza la consumación del modelo neoliberal a partir de los tratados de libre comercio, las imposiciones de las multinacionales en la soberanía nacional, la Alianza del Pacífico orquestada por los EU en contra de la integración latinoamericana, la utilización de la paz de los colombianos como caballito de batalla de la reelección, el desconocimiento de los sectores deprimidos, agricultores, campesinos, sindicatos, violación sistemática y generalizada de los derechos humanos y excesos del ESMAD en las manifestaciones populares, entre otros.

Los pliegos

Los pliegos de peticiones elaborados por trabajadores alumnos y Sindesena, negociados con las subdirecciones, direcciones regionales y dirección general, admiten las anomalías que se presentan en el SENA, razones suficientes para seguir promoviendo la movilización de los trabajadores alumnos, Funcionarios SENA y movimiento sindical colombiano; para echar atrás los procesos de certificación, acreditación y autoevaluación; para presentar los respectivos pliegos a las dependencias del ministerio del Trabajo y todas las entidades de control como Fiscalía, Procuraduría, Contraloría, por las anomalías denunciadas y que estos pliegos contemplan.