sábado, abril 13, 2024
InicioOpiniónLa militanciaSumapaz, corazón del cambio

Sumapaz, corazón del cambio

La cabeza de lista por el Pacto Histórico a la Junta Administradora Local de Sumapaz, habló con VOZ sobre la paz, el campesinado y la organización en el territorio

Valentina Bolaño Senior
@Vale_BoSe

Daymer Ríos Cifuentes es un joven de 29 años, nacido y criado en la vereda Nueva Granada de Sumapaz. Desde los 12 años hace parte de la organización social de Sumapaz, gracias a la orientación de su mamá que en aquella época lo llevaba a las reuniones de Junta de Acción Comunal.

Después empezó con la organización deportiva. Le gusta el futsal. “Estoy convencido que el deporte es una herramienta constructora de paz y de tejido social, además, es un espacio que los jóvenes necesitamos, no solamente como diversión, sino como proyecto de vida en Sumapaz”, dice el candidato.

Además, le apasiona la comunicación popular porque la organización le ha brindado la posibilidad de trabajarla. Sin embargo, lo más importante, es su amor por el Páramo de Sumapaz y toda la mística que se produce allí, en ese macizo donde el hombre, la mujer y la neblina se vuelven uno solo.

Hoy es candidato para la Junta Administradora Local, JAL, de Sumapaz por el Pacto Histórico. VOZ habló con él sobre la mística del Páramo, la defensa del territorio, las listas cerradas y su campaña.

La identidad campesina

¿Cómo es la relación entre el Páramo y la comunidad?

-Para que haya una relación se crean espacios donde se da el valor al ser sumapaceño, paramuno y campesino. En 2012, cuando vine detrás del sueño de estudiar, no me podía adaptar y era porque no había esa calurosidad a la cual estaba acostumbrado.

En 2013 sentí el llamado y la necesidad de apoyar a los compañeros y compañeras en el marco del Paro Agrario y Popular. Allí decido dejar atrás Bogotá, porque me sentía mal, no era mi espacio, y retomo vivir y estar en la localidad de Sumapaz.

Cuéntenos sobre la experiencia de la Juventud Sumapaceña…

-Con otros compañeros y compañeras se hace el llamado de construir un colectivo de Juventud Sumapaceña, el cual, le apostaba a desarrollar mediante el tema de la comunicación, la memoria, el arte y la cultura, el fortalecimiento de la identidad campesina. Es muy importante ese espacio porque empiezo a entender más qué es ser sumapaceño.

Por tal razón, me vinculo más activamente a las organizaciones sociales, especialmente al Sindicato de Trabajadores Agrícolas del Sumapaz, Sintrapaz, quienes me enviaron a una escuela internacional de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC, que se desarrolló durante 20 días en el municipio de Viotá, Cundinamarca, donde se habló de teoría económica, de lo que aquejaba al campo.

Al ser cofundador de Juventud Sumapaceña y en el marco de la escuela de la CLOC, fui llamado hacer parte de la coordinación política pedagógica del Instituto Agroecológico Latinoamericano “María Cano”, y cuando hago parte entiendo aún más la mística de ser campesino.

¿Cómo se defiende el territorio de Sumapaz?

Daymer Ríos

-Sumapaz desde sus inicios tiene dos particularidades. La primera, es un territorio único, es el Páramo más grande del mundo y este tiene una mística, ya que, los pueblos originarios lo veían como un espacio sagrado.

La segunda particularidad, es que comenzó a ser poblada por compañeros y compañeras que eran desplazados por la violencia y llegaban con el anhelo de un territorio en paz. Eso ha marcado a la organización en el territorio.

Hace tiempo el territorio se organizó en la Junta de Colonos para luchas para que las tierras fueran de quien las trabajaban, seguidamente, se comenzó a hacer el análisis de no solo tener las tierras sino también aprender a leer, escribir y a sumar para poder interpretar críticamente lo que pasa en el mundo.

Ahora bien, allí nace el río Sumapaz y pasa por varios territorios. Es el río el que nos ayuda a entender la cosmovisión de lo que pasa, porque ahí es donde nace el agua y la lucha. Ahora las peleas son otras, pero siempre nos hemos en torno de la defensa y la reserva del territorio.

Periodo electoral

El Pacto Histórico va en Sumapaz con una lista cerrada. ¿Cómo se decidió la candidatura?

-Se decidió en el marco de una conferencia del Partido Comunista. Nosotros siempre hemos obedecido a la estructura, a la decisión, al debate con argumentos colectivos.

Nosotros veníamos pensando la lista cerrada desde hace 12 años y esto nos ha ayudado a sentir unas candidaturas donde no prima el interés individual sino el colectivo, donde estaremos con un pie debatiendo, pero con otro en la organización, movilizando, formándonos y territorializándonos.

¿Quiénes hacen parte de la lista?

-Se decide una lista paritaria y cerrada, donde tenemos diferentes expresiones y perfiles. Está el maestro Alfredo Díaz Benítez, que ha sido un profesor que le ha entregado toda su vida al Partido Comunista Colombiano, es una persona carismática y coherente; está la compañera Tatiana Baquero Dimate, estudiante de medicina, de las primeras personas que ingresó a Juventud Sumapaceña y viene formándose al calor de la organización.

Asimismo, está el compañero Carlos Díaz Díaz, un campesino fogueado en la arena política, agricultor innato, siempre le ha apostado a la agroecología y la economía campesina. Igualmente, está la candidatura de Rosalba Sanabria Villalba, mujer campesina, que ha sacado adelante a sus hijos, ha estado en el marco de la organización social, y yo, Daymer Ríos, secretario general de Asojuntas, cofundador de Juventud Sumapaceña y comunicador popular.

– ¿Por qué ser edil de Sumapaz?

-Esta candidatura no es de Daymer Ríos Cifuentes, sino que obedece a una estructura de Partido, al trabajo que hemos hecho durante años, al colectivo y al abono que nosotros hemos hecho durante todos estos años. Hablar de la lista del Pacto Histórico a la JAL en Sumapaz, es hablar del trabajo organizativo de muchas personas en el territorio.

Yo lo asumo con la gratitud que se debe tener a la organización. Soy cabeza de lista, pero la candidatura obedece a unos intereses comunes, pero sobre todo con la convicción fiel de que va a ser la organización la que seguirá orientando por donde laborar, porque este proyecto debe seguir sembrando, abonando y labrando la tierra para que Sumapaz sea un territorio de paz.

Sumapaz, territorio de paz

¿Cuáles son los retos?

-La paz y todo el resto de dificultades encuentran su seno en un Estado que durante muchos años no ha cumplido con lo consignado en la Carta Magna. Ese es el reto que tenemos como lista del Pacto Histórico, defender un programa de Gobierno que no solamente construyó el compañero Gustavo Petro y Francia Márquez, sino que también lo construimos nosotros en diálogos vinculantes, donde se enmarcan unos derroteros.

Este es el primer paso para construir a Sumapaz como territorio de paz con justicia social.

Vamos abriendo ese sendero con unas reformas que se han presentado desde el equipo ministerial. Destaco la laboral que se presenta con unas reivindicaciones históricas, además de necesarias para el reconocimiento del campesinado como sujeto de derechos, para poner la mirada hacia el campo. Somos un país netamente rural y debemos fortalecerlo.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments