Su majestad la gaita corta

0
156

Inéride Álvarez

Gaita corta y gaita larga para inexpertos. En la gaita larga son dos instrumentos: la hembra y el macho. La hembra siempre lleva la melodía, el macho la acompaña y su cadencia es un poco más melancólica. Por su parte, la gaita corta es más alegre y fiestera. Tierra Colorá, agrupación de gaitas a la que pertenece y lidera, tiene un formato de música tradicional en la que buscan rescatar, mostrar y difundir la gaita corta.

Mayra es una soñadora que le encanta explorar fuera de lo que está establecido. Desde pequeña le gustaron cosas que a las niñas de su edad no les gustaban (tal vez porque no tenían el espacio para conocer y experimentar). Por ejemplo, en la gaita, la música tradicional y el bullerengue, siempre estaban en escena los niños mientras a las niñas les correspondía la danza. Sin embargo, ella quería hacer música como los niños. Desde entonces aprendió a tocar la gaita corta y de ahí en adelante los demás instrumentos que la acompañan.

Después de vivir 13 años en Bogotá y de retornar a su tierra hace tres, siente ese sueño de un país diferente. [Fragmento de Cuéntame la verdad: Recuerdo tanto ese día / no lo he podido olvidar / el día que salí corriendo / de mi pueblo a la ciudad / Cuéntame la verdad / yo necesito sanar].

Retornar fue complejo, pero el contar con la familia, reconstruir lazos con amistades, retomar su trabajo político, trabajar con las mujeres y desde el arte la ha fortalecido. [Fragmento de Yo me voy para mi tierra: Ay que yo me voy / que yo me voy / yo me voy para mi tierra/ yo me voy para mi tierra / a comer yuca y pesca’o/ aquí no me quedo más / pues me llaman desplaza’o]. Éstas son canciones de su autoría.

En este momento con el apoyo del Ministerio de Cultura, están organizando el estallido cultural con la presencia de artistas buscando dignificar su trabajo. Eso los tiene muy motivados, están organizando muestras de cuadros vivos (patrimonio cultural inmaterial de Colombia), por supuesto, gaitas, bullerengue, música de bandas, papayeras, cuento y poesía. El propósito es dinamizar lo que hacen los artistas de la región, para que todos los pobladores puedan acceder a la cultura. Hace poco fue ganadora del premio a canción inédita en el Festival Folclórico de la Algarroba en Galeras, Sucre.

Mayra, artista y feminista, hace parte de una colectiva llamada “Palma de vino” (en otro momento hablaremos de ella y de su participación en Antígonas, tribunal de mujeres); con ésta y junto con Tierra Colorá, saben que hay mucho por hacer. Con vehemencia dice que ella tiene mucho por devolver a la tierra donde nació y donde estudió, por esto, quiere, también desde lo profesional, compartir lo aprendido.

Mayra Milena López Severiche, ingeniera agrícola con un posgrado en Gestión Ambiental, fue mi inspiración para rendir homenaje a tantas mujeres líderes, hijas, compañeras, artistas y feministas increíblemente extraordinarias que han retornado con la promesa y esperanza de un país distinto. En el que se entrega alma, vida y sombrero para construirlo (porque esto no se logra solo), cada acción cuenta y cada sueño empuja. Galeras cuenta con una de sus mejores hijas. ¡Gracias querida Mayra por tu ímpetu y alegría!