lunes, abril 22, 2024

Solo sí es sí

Centenares de titulares y tendencias en redes sociales ha abarcado el polémico beso que le dio el directivo del fútbol Luis Rubiales a la jugadora Jenni Hermoso en la ceremonia de premiación del mundial femenino de fútbol. ¿Cuál es la raíz del escándalo? ¿Por qué es importante hablar del consentimiento?

Anna Margoliner
@marxoliner

Una vez más es protagonista el antagonista de un incómodo suceso. Claro, el nombre de Jenni Hermoso le está dando la vuelta al mundo, pero la figura del dirigente deportivo Luis Rubiales ha sido la que más ha abarcado el estelar de esta historia. Si bien es cierto que todo empieza con un beso no consentido por parte de Rubiales, la carrera de la jugadora ha pasado a segundo lugar en todo este drama.

La carrera de Hermoso

Llegar a un mundial de fútbol requiere ser constante y disciplinada, es un logro reservado para las mejores jugadoras del mundo. La selección de España, actual campeona de este certamen, cuenta con un alto nivel deportivo. Por supuesto, Jennifer Hermoso no es la excepción. Nacida en Carabanchet, distrito de Madrid, es considerada como una de las mejores jugadoras del fútbol español.

No solamente cuenta con el título de máxima goleadora histórica de la selección (con 101 goles a la fecha) sino que ha levantado varias copas en su carrera profesional: la Champions League con el Fútbol Club Barcelona, siete campeonatos de liga con el mismo equipo, el Rayo Vallecano de Madrid y el Club Atlético de Madrid. Igualmente, cinco Copas de la Reina con el FCB y una Copa de Francia con el París Saint-Germain Football Club, completando así 296 goles en clubes. En la actualidad juega con el C.F. Pachuca de México.

Parece curioso que su salto a la fama mundial fuera principalmente por un acto no consentido, ejercido desde una posición de poder y no por su brillante desempeño como deportista. ¿Qué hubiera pasado si el acoso hubiera sido ejercido sobre un hombre? Seguramente, todos habrían sabido en primer lugar que el jugador acosado marcó tres goles e hizo dos asistencias en la final del certamen, luego que había sido besado por el presidente de la Real Federación Española de Fútbol sin consentimiento. Así no pasó con Jenni, aunque ella fue pieza fundamental de la victoria española.

Acciones de Rubiales

Esta denuncia ha permitido poner en evidencia la estructura patriarcal sobre la cual está montado el fútbol femenino. Podría decirse que ha sido un gran logro para las mujeres poder jugar fútbol profesionalmente pero incluso en este escenario, siguen siendo los hombres quienes ostentan posiciones de poder, dejando a las mujeres en posición de vulnerabilidad.

La denuncia de Jenni pasó primero por un live de Instagram donde afirmó que no le había gustado lo que pasó, luego avanzó hacia su sindicato FUTPRO y la agencia de representación que la cubre para efectos legales, pero no dejó de causar un movimiento generalizado de muchas jugadoras a nivel mundial, quienes han dado sus opiniones tanto en redes sociales como en entrevistas. Empezando, incluso, por las compañeras del seleccionado de Jenni quienes se negaron a volver a una convocatoria si Rubiales continuaba como presidente.

En su comunicado oficial, Hermoso afirma que: “me sentí vulnerable y víctima de una agresión, un acto impulsivo, machista, fuera de lugar y sin ningún tipo de consentimiento por mi parte. Sencillamente, no fui respetada. Se me pidió realizar una declaración conjunta para rebajar la presión sobre el presidente, pero en esos momentos en mi cabeza solo tenía la idea de disfrutar del hito histórico alcanzado junto con mis compañeras de equipo”, asegura la futbolista, también, ser víctima de presiones por parte de la RFEF (Real Federación Española de Fútbol) para dar un testimonio que justifique el accionar de su presidente quien aún se niega a dimitir de su cargo.

Elena Linari, capitana de la Roma, afirmó en La Gazzetta dello Sport: “Me puse en el lugar de Jenni. Estaba viviendo el momento más alto de su carrera, después de años de sacrificios y luchas. Lo que realmente lamento es que la victoria se haya visto eclipsada por esta historia. Rubiales habló de un abrazo y un gesto consensuado; al final, cualquier cosa que haga la mujer, se convierte en un pretexto para que el hombre actúe. Lo que Rubiales ha hecho en su rol de presidente es inaceptable y espero de todo corazón que se tomen medidas. El presidente intentó justificarse por algo injustificable, debería simplemente haberse disculpado y dimitido”.

Por su parte el titular del tradicional periódico deportivo Marca señaló: “El chantaje es inaceptable. ¡¡15 jugadoras renuncian a la selección!!”. A pesar de conocerse un comunicado oficial de la Comisión de Presidentes Territoriales de la RFEF en el cual solicitan que Rubiales presente de manera inmediata su dimisión, avalando y respaldando la posición que han tomado muchos seleccionados femeninos a nivel mundial e incluso la FIFA que solicitó poner en marcha procedimientos disciplinarios, incluyendo la suspensión provisional del presidente de la RFEF.

Andrés Iniesta, campeón del mundial masculino con la selección española en el 2010, manifestó en X (antes twitter): “Creo que no podemos tolerar actuaciones como las que hemos visto, que han empañado un hito tan grande como ganar un Mundial. No me puedo imaginar el sentimiento que deben tener ahora mismo todas las jugadoras de la selección viendo cómo no se está hablando del gran torneo que hicieron y del fantástico fútbol que nos enseñaron a todos. Es una pena que se haya ensuciado una hermosa historia que han construido muchísimas jugadoras a lo largo de tantos años.”

Consentimiento

Este escenario deportivo, visible a nivel mundial, demuestra el alcance del acoso sexual. Está en todos lados. Las mujeres continuamos expuestas a vivir situaciones en que se pone en duda nuestro testimonio y nuestras sensaciones, por las cuales siempre se nos ha catalogado de histéricas, coléricas, entre otras.

Las utilizan como pretexto para justificar sus agresiones. Así como hay quienes defienden a Jenni y apoyan su posición, están quienes sostienen que hay temas más importantes de los cuales hablar, como la economía, restándole al acoso hacia las mujeres la validez que tiene, haciendo más difícil su reconocimiento y denuncia por parte de quienes son víctimas.

La Ley Orgánica 10/2022 de 6 de septiembre, de garantía integral de la libertad sexual en España, conocida también como la “Ley solo sí es sí”, fue creada precisamente para establecer las diferencias, los límites y las sanciones que deben ser imputadas a quienes cometan acoso sexual. Esta inicia afirmando que:

“En su expresión física y también simbólica, las violencias sexuales constituyen quizá una de las violaciones de derechos humanos más habituales y ocultas de cuantas se cometen en la sociedad española, que afectan de manera específica y desproporcionada a las mujeres y a las niñas, pero también a los niños”

Basta con ver las cifras que revela la misma ley, consolidadas para el 2022: “Un 2,2% (453.371 mujeres) del total de mujeres de 16 o más años residentes en España han sido violadas alguna vez en su vida… En el caso de las niñas menores de 16 años, el porcentaje es del 3,4%, lo que se traduce en unas 703.925 niñas víctimas de violencias sexuales. Además, el 12,4% de las mujeres que han sufrido violencia sexual fuera de la pareja dice que en alguna de las agresiones sexuales participó más de una persona. Finalmente, casi en el 50% (40,6%) de los casos, la violencia se repitió más de una vez.”

El Fútbol es hermoso. Hoy más que nunca, que nadie nos lo estropee.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments