lunes, abril 15, 2024
InicioInternacionalSe abre el debate periodístico en Brasil

Se abre el debate periodístico en Brasil

Durante tres días sesenta periodistas convocados por Alba Movimientos, el periódico Brasil do Fato/CPMídias y Movimiento de Trabajadores sin Tierra (MST) de Brasil, compartieron sus experiencias como medios alternativos y mostraron la cultura de cada país, su diversidad, identidad y actualidad.

reunion_brasil

No es gratuito que 34 medios de comunicación alternativos de 18 países se hayan reunido en Sao Paulo, Brasil, a debatir las agendas mediáticas que cada medio está manejando, al mismo tiempo que a articular procesos y construir espacios para producir y compartir información a nivel continental. Es una época en que los medios tradicionales y hegemónicos van a pasos de gigante, tienen todo el dinero y se llevan a los mejores periodistas, pero al tiempo los alternativos van ganando espacio en lo popular porque el pueblo se está viendo reflejado en ellos. Esto conlleva pensarse un nuevo periodismo.

La escuela de formación política Florestan Fernandes fue la que abrió las puertas para que durante tres días sesenta periodistas convocados por Alba Movimientos, el periódico Brasil do Fato/CPMídias y Movimiento de Trabajadores sin Tierra (MST) de Brasil, compartieran sus experiencias como medios alternativos y mostraran la cultura de cada país, su diversidad, identidad y actualidad.

Pero sobre todo, fue un espacio de formación mutuo donde la principal tarea es estimular una cadena muy clara de que cada uno sea corresponsal para el otro. Crear bloques comunicativos y después unirlos.

La convocatoria a la reunión fue abierta a los medios que gestionan las organizaciones sociales, populares y sindicales con los medios de coberturas más nacionales e internacionales, en la que la Agencia Prensa Rural participó.

Debate periodístico

Lo primero y más importante es crear una ruta de defensa ante la amenaza de nuestros medios y periodistas, porque como alternativos y antimperialistas, el riesgo es mayor cuando se emprende una lucha con el pueblo.

Un par de ejemplos es el de Carlos Aznárez del periódico Resumen Latinoamericano de Argentina a quien la delegación de asociaciones israelitas le han abierto una causa penal por ser solidario con el pueblo palestino y la periodista mexicana Patricia Barba Avila, del Frente de Medios Alternativos Independientes, ha sido amenazada por grupos paramilitares y que la han obligado a dejar su trabajo y su ciudad, entre muchos otros medios que han sido amenazados.

Dice Aznárez quien abrió el debate sobre coyuntura comunicativa en el continente que “ahora no se confía en la idea de que los medios alternativos están informando para formar. La famosa ley de medios en Argentina es muy bonita en el papel pero en la práctica hay muchas dificultades”.

Deja claro que los medios no valen por lo mercantil sino por la producción de contenido y que el periodista también debe ser un militante porque los periodistas alternativos estamos igual a las comunidades, “no compramos conciencia, hacemos conciencia”. No podemos precarizar el trabajo de los periodistas de izquierda.

Es importante usar los géneros periodísticos para entregar una información más amena de fácil acceso. No sólo prima el tema coyuntural. La necesidad de estar publicando hace que se pierda el sentido de la información. Hay que posicionar nuestros contenidos, porque se hace memoria con el periodismo. El periodismo es activista. Hay que romper el círculo de informar solo para nosotros. Los nuevos retos es llegar a otros públicos, romper fronteras mediáticas e imponer agendas.

Todo lo que hacemos debe tener un carácter multiplicador, trabajo colaborativo. Es importante tener una capacidad de síntesis con contenido político.

Paneo de la coyuntura latinoamericana

“En Brasil ya no nos definimos como movimiento social porque la derecha lo ha usado para su publicidad, cuando vieron que la gente creía en ello. Ahora somos movimientos populares, porque tenemos un movimiento de clase definido”. Afirma Joao Pedro Stedile en su presentación sobre coyuntura política, económica y social en el continente.

Aquí quedan algunas de sus palabras que refrescan nuestra historia continental y que nos plantea qué hacer en esta crisis actual que estamos viviendo, donde el imperialismo sigue imponiéndose a nuestras formas de vida, donde todos nuestros recursos naturales están siendo saqueados. Esto último es la amenaza más grande que vivimos como latinoamericanos.

Hay momentos de la historia que los pueblos logran tomar la lucha, otros momentos que se detiene, pero es posible que las masas se unan y continúen en nuevos procesos de defensa de sus territorios.

Pasamos 10 -15 años del neoliberalismo que llevó al control de las economías del capital financiero, lo que dio resultado gobiernos neoliberales, con hegemonía del capital transnacional. En todos los países hubo revueltas por energía, agua, educación. Todo empezó con la victoria de Chávez. Ya para el 2000 los tiempos son poco flexibles. Hay otra correlación de fuerzas en nuestro continente.

El proyecto neoliberal se instaló en México, Colombia, Chile. Viene después un proyecto de neodesarrollismo, que no tiene netamente un contenido antimperialista, pero sí popular, el caso de Brasil y como tercero viene un proyecto del ALBA que es totalmente antimperialista, después de las derrotas del ALCA.

En el 2009 viene la crisis del capitalismo. Estados Unidos toma una defensiva con las economías de la periferia. Controla los recursos naturales, busca mercado para sus productos industriales, disminuye el costo de la mano de obra, manipula el cambio y hay especulación. Lo que hace es que se toma los medios de comunicación, tiene influencias culturales, y presta todos los servicios de inteligencia para controlar el continente. También se disputa el espacio económico con China.

Están tratando de amenazar a Cuba y las nuevas generaciones no la ven como revolucionaria, ahí es donde incide toda la manipulación de Estados Unidos.

Estamos entrando en un periodo de crisis y transición del modelo, lo que no sabemos es a qué modelo le estamos apostando ahora ni cuánto durará la crisis. Si los pueblos se mueven lento, así se será la salida de la crisis. Si se acelera hay que buscar rápidamente esa revolución. Y es ahí es dónde la comunicación juega un papel muy importante y es ser formadora de sujetos políticos.

Agencia Prensa Rural

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments