domingo, junio 16, 2024
InicioPortadaRetumba el eco de la reforma agraria

Retumba el eco de la reforma agraria

Avanza la constitución de la Zona de Reserva Campesina de los Montes de María, una iniciativa que reivindica a las comunidades de un territorio golpeado por la violencia, pero ejemplo de resistencia y esperanza

René Ayala

San Juan Nepomuceno es el municipio bolivarense “puerta de entrada” a los Montes de María, sistema montañoso que abarca los departamentos de Sucre y Bolívar, también conocido como la Serranía de San Jacinto. Esta región es la despensa agrícola de las grandes ciudades del caribe colombiano. En ella se gestó una fuerte expresión de organización campesina que impulsaba el acceso a la tierra de miles de campesinos pobres, sometidos a lógicas semifeudales impuestas producto del modelo de tenencia de la tierra, basado en la gran concentración de la propiedad.

No es casual que, a mediados del siglo XX y como expresión heredera de las luchas palenqueras y agrarias de los años veinte, allí surgiera un fuerte movimiento campesino expresado en la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC), que promovía la implementación de la tímida reforma agraria y que desplegó jornadas de recuperación de tierras como la emblemática acción campesina en María La Baja a inicios de la década de los setenta.

El terror latifundista

La lucha campesina contra el latifundio fue satanizada y perseguida en los Montes de María. Primero, con la división del movimiento campesino, ya que la región fue protagónica al mantener la posición campesina más consecuente al constituirse la línea Sincelejo frente a los intereses liquidacioncitas dentro de la ANUC, pero fue castigada en el martirologio que luego desoló la región y terminó con la liquidación, a sangre y fuego, de las organizaciones campesinas. La Comisión de la Verdad registra 56 masacres ejecutadas por paramilitares en connivencia con hacendados y agentes del Estado, que conllevaron al quiebre del tejido social, desplazamiento y pobreza, mientras se consolidaba el modelo del monocultivo y la ganadería extensiva.

Pero la espiral de violencia no pudo destruir la raíz de tradición organizativa del campesinado caribe. Acorraladas por el terror que desoló la región para concretar el modelo odioso de propiedad y los intereses del capital nacional y transnacional, las comunidades desarrollaron formas de organización y economía familiar campesina desde los intersticios de este territorio. Levantan la bandera de la zona de Reserva Campesina (ZRC), figura que nace con la ley 160 de 1994 como forma de ordenamiento territorial, pensada para superar los problemas históricos del campo y como último vestigio de una reforma agraria aplazada y violentada.

Foro social Abrazando la Zona de Reserva Campesina, en San Juan Nepomuceno, Bolívar. Foto Agencia Nacional de Tierras

Renace la esperanza

El campesinado de los municipios de los Montes de María solicita desde el año 2011 la constitución de la ZRC, y solo después de trece años el gobierno del cambio destraba esta gestión. San Juan Nepomuceno, a tan solo tres horas de Cartagena y donde se siente la brisa que refresca desde la montaña, a la que le cantaron juglares y defendieron sus hijos, fue testigo este 30 de abril de este hecho histórico, gracias al foro social impulsado por la Agencia Nacional de Tierras “Abrazando la zona de Reserva Campesina”, que ratificó el compromiso de constituir la ZRC.

El profesor Darío Fajardo, referente de las ZRC e invitado a este espacio, donde cientos de campesinos acudieron para conocer la buena nueva, nos compartió sus apreciaciones frente al proceso: “Es una región afectada por los grandes intereses de terratenientes, que se han apropiado de sus tierras, y han «disfrutado» de la explotación del campesinado expropiado. Es la historia de más de 70 años de guerra en el país, articulada a la explotación de la tierra enfrentada a la capacidad de resistir del campesinado.

» En medio de esas tensiones surgió la figura de las colonias agrícolas de los años 20 del siglo pasado, como contraposición a las grandes extensiones de tierra subutilizadas. Esta figura, arrasada por la guerra, es el referente de la epopeya de la colonización y de las ZRC. En los Montes de María surgen estas expresiones, reflejando el anhelo del campesino de construir sus territorios; esta experiencia es lo que podíamos llamar una segunda etapa en la construcción de las ZRC”, afirmó Fajardo.

La asamblea reflejaba la esperanza en los rostros de hombres y mujeres que sobrevivieron a la atrocidad y el horror. Ellos, con sus cantos y atuendos, con sus burritos cansinos y sus surcos sembrados de vida, se mantuvieron incólumes y dignos frente a la tragedia.

Así, Darío Fajardo caracterizó la dimensión y potencia del escenario: “La asamblea expresa un vigor que ustedes no se imaginan por afianzarse, por evitar la presencia arrasadora de la gran propiedad alimentada por el paramilitarismo y el narcotráfico. Da mucha alegría ver como sus gentes, miembros de esas pequeñas comunidades, impulsan el establecimiento de ZRC, figura promovida de la mano del gobierno del cambio, que impulsa la reforma agraria y los acuerdos de paz firmados en La Habana para intentar terminar esa guerra que nos ha azotado y significado el empobrecimiento, desplazamiento, enfermedad y hambre para miles de familias campesinas”.

Mesa principal del Foro en San Juan Nepomucenos. Foto ANT

Las palabras del profesor Fajardo no solo expresan lo que significa la lucha del campesinado caribe, sino que también nos llaman la atención frente al momento que vivimos, donde la esperanza no puede ceder, ni podemos permitir volver al miedo.

Su conclusión ratifica la perspectiva y valor de esta lucha, que es un ejemplo para el campesinado colombiano como fuerza cargada de futuro: “Aquí se recoge una tradición heroica de la primera ANUC que en Sincelejo defendió la reforma agraria plateada en los años sesenta, que no pudo culminar debido a la guerra, pero que ahora, con más vigor y decisión, toma cuerpo en nuestras ZRC. Todas y todos los colombianos de buena fe acompañamos este proceso de reforma agraria construido sobre la historia y la esperanza de tener un nuevo país”.Principio del formulario

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula