No lloro por ti Argentina

0
302
Gaza, 2009. Foto: Al Jazeera.

Crearon el monstruo del terrorismo y ese monstruo se les ha agigantado, se les está saliendo de las manos. Y aunque lo condenen, aunque con poses estudiadas nos llamen a unirnos contra el terrorismo, este, el terrorismo, les es funcional.

Gaza, 2009. Foto: Al Jazeera.
Gaza, 2009. Foto: Al Jazeera.

Jaime Cedano

Tiempos difíciles. Como si no tuviéramos problemas ya con el día a día. Como si no fuera suficiente con el drama de millones de personas que no tienen empleo o no tienen para comer, o un techo donde cobijarse. Tiempo de tempestades. La corrupción se tomó la institucionalidad por todas partes y la institucionalidad ha declarado como su enemiga a toda la humanidad.

Crearon el monstruo del terrorismo y ese monstruo se les ha agigantado, se les está saliendo de las manos. Y aunque lo condenen, aunque con poses estudiadas nos llamen a unirnos contra el terrorismo, este, el terrorismo, les es funcional. El terrorismo les es útil. El terrorismo les permite encubrir sus guerras por recursos y mercados. Aumentan las ventas de armas, ese maravilloso negocio en el que hasta El Vaticano tiene grandes inversiones. Y aumenta el miedo. Crece el pánico. Se agiganta el temor.

Y en la medida en que el temor, el pánico y el miedo aumentan disminuyen las libertades y se acorta la democracia. Entonces garantizan la continuidad de sus gobiernos, sus poderes y sus negocios. Y sigue el hambre y sigue el desempleo.

Muchos teóricos han demostrado desde hace muchísimos años que cuando los grandes poderes mundiales, cuando los dueños del mundo ven un poquito disminuidas sus inmensas tasas de ganancia entonces se inventan las guerras, las promueven, las provocan.

Las guerras son un gran negocio capitalista y sus fabricantes, vendedores y mercaderes hacen parte de quienes controlan al mundo.

Hoy vuelven a sonar tambores de guerra y quienes nunca van a las trincheras, quienes nunca exponen su vida quieren jugar con la vida de los demás. Especialmente con la vida de nuestros jóvenes, carne de cañón de todas sus guerras. A una juventud sin futuro, sin esperanzas, sin proyecto de vida le ofrecen la guerra como presente y única alternativa. Unos en nombre del fanatismo medieval y los otros en nombre de la defensa de una democracia que todos los días pisotean.

Pero también por toda España sonarán este sábado 28 de noviembre los clamores de la paz, el clamor de quienes dicen nuevamente que No a la guerra. No en nuestro nombre.