Los artistas claman por la paz

0
47
Foto: arcketipo via photopin cc

Desde el arte también hay voces que hablan de diálogos y de fin del conflicto. ¿Sirve el arte para la paz?

Foto: arcketipo via photopin cc
Foto: arcketipo via photopin cc

John Saldarriaga

Muchos toman partido por la paz. Toman partido porque los diálogos que el Gobierno y la guerrilla de las FARC lleguen, en efecto, al objetivo que se expresa en su nombre: la paz.

Muchos de esos que apoyan los diálogos y quieren la paz no tienen voz. Y algunos otros que sí la tienen, no son muy reconocidas, porque son personas del pueblo.

Por eso, artistas que apoyan las conversaciones y toman partido por la paz intentan expresarlo con lo que tienen: el arte. Unos les creen, incluso, que sus alcances son grandes; otros, no. Algunos creen que sus expresiones sirven para alguna cosa; otros, no.

El Movimiento Poético Mundial, un grupo formado por cientos de poetas y decenas de festivales poéticos del mundo, ha hecho programaciones, lecturas de poesía, en muchos países, con el propósito, dicen, de apoyar los diálogos de paz que adelantan representantes del Gobierno colombiano y de la guerrilla de las Farc. 850 poetas de 139 países del mundo.

Música y palabras

Y a los poetas se les sumó Adolfo Pérez Esquivel, el premio Nobel de Paz argentino. Y esto indica que él cree que ese movimiento y, en el caso que nos ocupa, que esas actividades sí sirven y se justifican.

La Red de Artistas Populares del Suroccidente también emitió un comunicado hace días diciendo que apoyan esos diálogos e instan a las partes a que no se retiren de la mesa sin llegar a un acuerdo de cese del conflicto.

Está claro el recuerdo de que Rubén Blades fue el encargado de cerrar el encuentro de no violencia que se adelantó en Medellín, hace unos dos meses. Y muchos recuerdan que Juanes, el cantante de pop, invitó a participar en la marcha por la paz del pasado 9 de abril.

En fin, a lo largo de este año ha habido numerosas manifestaciones de los artistas por la paz y por lo diálogos que adelantan en Cuba.

Fernando Rendón, director del Festival de Poesía de Medellín e integrante del Movimiento Poético Mundial, como quiera que este se creó en el seno del certamen de la capital antioqueña, dice que sabe que «con poemas no podemos presionar a los violentos a que cesen sus acciones, pero es importante que sean los intelectuales de tantos sitios del mundo los que pronuncien su deseo de un acuerdo entre los que hablan de paz en La Habana. Y que los medios consignen estas acciones de los poetas, un impacto debe tener».

Con palabras parecidas se expresa Óscar Roldán, el curador del Museo de Arte Moderno de Medellín. El dice que el arte y los artistas siempre se han manifestado ante las situaciones complejas.

«Sabemos que las palabras, los cuadros, las puestas en escena no pueden detener las balas, pero el arte siempre ha tenido las funciones de cuestionar, revisar, indicar la realidad…», explica Roldán.

Gabriel García Márquez dijo una vez —y lo recuerda para terciar en este tema el politólogo Jorge Giraldo Ramírez — que el verdadero compromiso del escritor revolucionario es escribir bien; no de meterse en lo político. «Y uno podría extender este comentario a todos los artistas».

Giraldo Ramírez no cree que estos movimientos y expresiones a favor de la paz tengan alguna utilidad. «Todas las causas de paz son nobles per se —señala el analista político—, pero como lo advirtió san Agustín, antes que cualquier otra persona: cada cual sabe la paz que quiere».

Giraldo Ramírez cree que alrededor de ese movimiento, el de los poetas, hay un activismo político de la izquierda mundial. Gente de izquierda que tiene simpatía con el movimiento guerrillero y se moviliza alrededor del proceso de paz». Cree que eso es legítimo, normal y bienvenido. Pero no cree que poetas de gran renombre internacional estén incluidos en estas listas de quienes respaldan el movimiento.

«Como expresión, me parece muy bien, aunque no creo que tenga efectos prácticos».

Jaime Jaramillo Panesso, consejero de Paz y quien en los últimos seis meses ha publicados dos libros de poesía, tampoco cree en los alcances de una expresión como esa.

«Creo que, por ejemplo, la pintura de Débora Arango tiene expresiones políticas, pero la artista no tenía militancia. El arte es una forma de expresión, pero es elitista en algunos casos. Ni las canciones sirven para conseguir la paz. Ni las oraciones».

No entiende que Blades haya cerrado el Congreso de noviolencia. Tiene canciones sociales —dice— de un mensaje impresionante, como Sicario, Te están buscando, Maestra vida… «Pero esas canciones no tienen nada que ver con alcanzar la paz».

El poeta Fernando Rendón cree que los intelectuales, aparte de realizar un arte de calidad, no pueden evitar comprometerse con las causas sociales.

«Hay una resistencia conservadora en Colombia hacia los diálogos y a que con ellos se llegue a un acuerdo. Esas ideas vienen desde tiempos pasados. Las de los artistas contra la guerra son nuevas voces que se manifiestan. Que no se pueden quedar callados en este país y en cualquiera en el que no haya vida digna, en que haya exclusión. Hay poemas que cuestionan todo eso. Y hasta hay poemas que evocan la oración».

Para saber más:

La consideran una gran tragedia

El Movimiento Poético Mundial justifica su apoyo a los diálogos así: «Colombia vive una de las mayores tragedias humanitarias de la Tierra.(…). El pueblo colombiano es víctima de una guerra de más de medio siglo, constituyéndose en una de las más prolongadas guerras de la historia humana, y la más antigua de las guerras que se libra en pleno siglo XXI».

El Colombiano