“Las mujeres somos el eje de la campaña”: María José Pizarro

0
352
María José Pizarro

Las mujeres y la juventud son fundamentales en la recta final de la campaña Gustavo Petro presidente y Francia Márquez vicepresidenta. VOZ habló con la senadora electa por el Pacto Histórico, María José Pizarro, sobre los principales retos políticos de estos últimos días del proceso electoral

Anna M. Margoliner y Mónica A. Miranda

¿Cuál es el balance electoral de la primera vuelta presidencial?
-Es positivo. Quiero felicitarnos y felicitar a la campaña por el cambio, por la inmensa votación que sacamos. Es la primera vez en la historia del país que un candidato de las fuerzas alternativas saca una votación tan alta en la primera vuelta. Todas las personas que acompañamos desde distintos ámbitos la fórmula Gustavo Petro y Francia Márquez tenemos que estar contentos y motivados con la segunda vuelta donde el objetivo es ganar.

¿Cuál será la tarea puntual que tendrá María José Pizarro en estos pocos días que quedan de campaña?
-Continuar con la iniciativa que veníamos desarrollando de ir puerta a puerta, casa a casa. Es a lo que nos vamos a dedicar, sumar corazones. Nos distribuimos las localidades y estaremos tocando todas las puertas de Bogotá, llegando a todos los hogares capitalinos, conquistando no votos sino familias con nuestra propuesta.

Yo creo que ese es el trabajo, y por supuesto ocupar un papel en el sentido de poder no solamente atender los medios de comunicación sino a través de ellos poder llegarle cada vez más a miles de personas con las propuestas del cambio seguro. Tenemos que defender las posturas y las propuestas que serán política en el gobierno alternativo y que hemos elaborado, diseñado, construido y materializado con tanto compromiso.

Un pacto con las mujeres

¿La campaña de un millón de ventanas por Petro va a seguir? ¿Cómo les ha ido con esa estrategia?
-Sí, vamos por más ventanas por Petro y Francia. Nos fue maravillosamente bien, vamos en un millón 200 mil ventanas distribuidas en todos los rincones de Colombia. Más allá de las fronteras, la gente se apropió de la iniciativa y la hizo suya tocando todas las puertas. Es una campaña exitosa que va a continuar y seguiremos con más.

Hablemos sobre el papel de las mujeres y de la juventud. ¿Cuál va a ser el rol que estos dos grupos van a tener en esta batalla por la presidencia de Colombia?
-Lo que sabemos hoy es que, si las mujeres y la juventud votamos por el cambio, cambiamos la historia del país. Entonces nuestro papel no es secular o satelital, es un papel fundamental. Somos el eje medular de la campaña.

¿Cuál es la agenda que tienen ustedes pensada para las mujeres desde el Pacto Histórico?
-Por un lado están las propuestas que ya se han presentado, para las mujeres que hacen parte de la economía popular pero que están produciendo y contribuyendo al país para que puedan acceder a créditos que les son vetados en las entidades financieras, pero por otro lado estamos hablando de estructurar el Sistema Nacional del Cuidado, es decir, que sea por fin una realidad el reconocimiento a las labores de cuidado que hacemos las mujeres y que son un aporte considerable al PIB de nuestro país.

También estamos hablando de renta básica para todas las mujeres madres cabeza de hogar y la creación del Ministerio de las Mujeres y de la Igualdad, que precisamente enfoca todo nuestro trabajo en fortalecer la política pública estatal de manera transversal, pero que incorpora miradas hacia el sector defensa, trabajo, educación, etcétera.

Asimismo, proponemos fortalecer la educación sexual y reproductiva a través de servicios amigables que puedan brindar no solamente pedagogía, sino también acceso a métodos anticonceptivos y métodos de salud sexual. Se debe ampliar la red de guarderías nocturnas, de centros de atención para las mujeres víctimas de violencia, se debe transversalizar un sistema para la eliminación de las violencias basadas en género.

Corazón del cambio

¿Cómo las mujeres leen a un candidato machista y misógino como Rodolfo Hernández?
-Las mujeres hemos avanzado no solamente en nuestra emancipación sino en la posibilidad de decidir sobre nuestra vida y esto definitivamente pasa por podernos formar, por poder ocupar cargos de poder, acceder a los espacios de decisión y a los espacios de representación.

Confinar o delegar a las mujeres el trabajo del cuidado de manera única y exclusiva, desconoce muchas de las luchas que hemos dado por generaciones, luchas que van desde el derecho al voto, a la propiedad, a formarnos, educarnos, decidir con quién nos casamos y por supuesto cuál es la decisión que tomamos en nuestros proyectos de vida.

La forma de vida que queremos llevar debe ser una decisión autónoma que no nos debe imponer ningún modelo patriarcal de los que han existido en nuestro país y del cual Rodolfo Hernández se está convirtiendo en su mayor exponente.

¿Cómo llegarles a las mujeres que no les cala el tema del feminismo, pero mostrándoles que no está bien que el candidato Rodolfo tenga posturas machistas y misóginas?
-Esta no es una campaña únicamente alrededor de Gustavo Petro, esta es una campaña que ha sido apropiada por la ciudadanía. Nadie mejor que las mujeres para entender nuestra propia realidad y nosotras tenemos que difundirlo por todos los medios posibles. Yo, María José, creo en las potencialidades de ir puerta a puerta, creo que esa es la única forma en la que se pueden empezar a eliminar o erradicar muchos de los miedos o tensiones que pueden existir alrededor de la propuesta de Gustavo Petro, que en realidad son las iniciativas de varios sectores de esta sociedad.

No en vano somos la fuerza política más votada. Hemos aumentado la representación femenina en el Congreso de la República, hemos tomado decisiones importantes para que las mujeres podamos ser parte de los espacios de decisión, pero también tenemos el reto de comunicarlo y nadie mejor que nosotras para hacerlo. Francia es un maravilloso ejemplo de todo este proceso, donde definitivamente nosotras somos el corazón del cambio.

Un país para todas

¿Cómo evalúa el Pacto Histórico la construcción de un proyecto con mujeres tan diversas entre sí, por ejemplo, entendiendo la diferencia de las dinámicas entre el campo y la ciudad, los diferentes trabajos, las propias luchas, etc.?
-Nosotros vamos a gobernar para el conjunto de la población colombiana, comprendiendo que este es un país diverso. Nosotras tendremos que gobernar para las mujeres de Colombia independientemente de cómo se autodefinan, no tenemos un “feministómetro” para atender a las mujeres más feministas. Tenemos que igualar la cancha.

Estamos proponiendo un modelo que rompa con la desigualdad histórica de nuestro país y que tiene varios frentes, por eso vamos a crear un Ministerio de la Igualdad para frenar una de las brechas más importantes que tenemos de desigualdad, que es precisamente la que existe entre hombres y mujeres.

Por supuesto tendremos que intentar a través de nuestras políticas públicas, de nuestro modelo de gobierno erradicar cualquier tipo de desigualdades, la territorial, la desigualdad entre zonas urbanas y rurales, entre juventudes, la estratificación que existe en nuestro país, es decir, este cambio no va a ser viable hasta que no tengamos unos índices de desigualdad muchísimo menores a los que tenemos hoy.