La VOX del fascismo, no es la voz del pueblo

0
625
Protesta antifascista al frente del hotel Radisson, donde se desarrolló el Foro de Madrid en Bogotá. Foto Teusaradio

Por convocatoria del partido español VOX, se dio cita en Bogotá lo más granado del pensamiento de extrema derecha en Iberoamérica, lo que ocasionó la reacción de los jóvenes antifascistas en la ciudad que protestaron a las afueras del evento. Lo que comenzó como un mitin, terminó en una batalla entre manifestantes y policías

Nicolás Vidales

El 17 de febrero distintas brigadas de salud que hemos participado en el acompañamiento a las movilizaciones populares desde el 2019, recibimos la solicitud de estar presentes en un plantón que se iba a realizar el día siguiente en el norte de Bogotá.

Nos enteramos de que jóvenes antifascistas iban a protestar por un encuentro llamado Foro de Madrid convocado por el partido político español de ultraderecha VOX, que invitaron a dirigentes políticos de derecha de todo el continente con el objetivo de evitar que “Colombia retroceda al comunismo” y planear cómo enfrentar la posibilidad que gobiernos de izquierda sigan llegando al poder, tal como ocurrió hace poco en Chile con Gabriel Boric y se repita en Colombia con Gustavo Petro y en Brasil con Lula da Silva.

El hotel Radisson fue el lugar de reunión de los fascistas y el mismo de la convocatoria de la juventud que bajo el lema de “Bogotá será la tumba del fascismo”, se tomaron la calle en frente del prestigioso alojamiento.

“Están cagados del susto”

Lo primero que nos sorprendió fue la cantidad de agentes de la Policía que protegieron el lugar, que con sus escudos se plantaron en escuadra frente al edificio. Las banderas negras de los “antifas” como se autodenomina este movimiento juvenil, se desplegaron de frente a los uniformados. Los gritos, música y consignas empezaron a sonar.

Un señor se me acerca a preguntarme la razón de la protesta; creo que el casco y chaleco de brigada médica le dio confianza.

–Es un foro de la derecha española que convocó a la derecha del continente–, le digo.

–¿Y es que con los uribistas no tenemos suficiente? –se cuestionó el curioso ciudadano.

–Los uribistas también están ahí–, le respondí.

–Están cagados del susto porque se les acabó el cuarto de hora, toca sacar a todas esas ratas del gobierno –dijo indignado–. No sé cómo nos hemos aguantado tanto. Ojo que ahora se ponen a matar a los muchachos.

Y se fue.

Los ánimos se caldean

En ese momento uno de los invitados al foro con un brazalete, sale en actitud desafiante a filmar y tomar fotos de lo que ocurre en la calle. Al verlo asomar, los antifascistas se acercan para increparlo, pero la Policía lo protege. Varios hombres y mujeres del evento hicieron lo mismo en muchas oportunidades.

En la esquina del hotel un tipo con camiseta de campaña uribista al Senado enfrenta a los manifestantes con gritos e insultos que son respondidos por la muchachada, los gestores de convivencia impiden la agresión, se sube en una camioneta blindada a la par que grita que el uribismo va a acabar con todos esos vagos.

Los ánimos se caldean, empiezan a lanzar piedras y bolas de pintura sobre los vidrios y la Policía se abalanza sobre los manifestantes, periodistas y misión médica. Todos corremos, en un momento veo que los vidrios de la esquina del hotel están destruidos y muchas motos de uniformados, o matrimonios como lo llaman los muchachos, nos están persiguiendo.

Al frente de mí, la Policía agarra a bolillo a un joven que solo atina a cubrirse la cabeza con los brazos. Gases, aturdidoras y sonidos de motos con sirenas se escucha por todo lado. La carrera termina en la entrada de la Universidad Pedagógica Nacional en la calle 73, muchos jóvenes se refugian allí, mientras que cuatro de ellos, incluida una compañera con chaleco de derechos humanos, son detenidos por los agresivos uniformados que los golpean mientras se los llevan.

Otro compañero de la misión médica, a pesar de estar plenamente identificado, es obligado a abrir su maleta para una requisa con la que el equipo médico y quirúrgico se ve expuesto a contaminarse, lo cual es una violación al Derecho Internacional Humanitario.

Digna resistencia

Al día siguiente encuentro en Twitter un trino de un tal Andrés Brigard: “Gracias a Franco, España no es un infierno comunista donde una reducida elite se lucra de los pobreza (sic) y hambre de millones”.

A pesar de estar acostumbrado a leer las banalidades y estupideces sin fundamento que la derecha escupe en las redes, este trino me llamo la atención. ¿Cómo es posible que de forma tan ramplona se le de vuelta a la historia, se enaltezca a un asesino como el dictador Franco y en un salto mortal se señale al comunismo del hambre? Han sido precisamente los nazis, los fascistas empotrados en el poder económico mundial los que han llevado a millones de seres humanos a morir de inanición.

El racismo, el totalitarismo y el genocidio que el fascismo arrastra a todos los lugares del planeta, nos impone el deber de enfrentarlo, denunciarlo y derrotarlo, para esto se requiere una digna resistencia. La juventud antifascista da ejemplo y es la esperanza de un país en que los demás miran para otro lado por la cobardía o la costumbre, es necesario levantarse del cómodo sillón y enfrentar a los que sin vergüenza exhiben símbolos o ideología nazis.

Es vergonzoso que la Policía proteja una bola de criminales que quieren seguir fortaleciendo la extrema derecha asesina de su propio pueblo, mientras en algunos lugares de Europa por mostrar símbolos nazis en eventos deportivos se imponen multas de más de 3.000 euros, además de prohibir la entrada de los fascistas a estos escenarios por seis meses.

Otro ejemplo es que desde el 2005 el Código Penal alemán tipifica la exaltación del nazismo como una de las formas de delito de incitación al odio racial y contempla hasta tres años de cárcel.

En Italia, la Ley Mancino de 1993 castiga gestos, acciones y lemas relacionados con la ideología nazi–fascista y la incitación a la violencia y a la discriminación por motivos raciales, étnicos, religiosos o nacionales.

El fascismo sobre la vida

No es posible que Colombia siga profundizando y permitiendo la ideología fascista. La organización de eventos impulsados por organizaciones de extrema derecha como la española católica VOX que apoya las corridas de toros, la caza, la xenofobia, eliminar subvenciones a las asociaciones feministas y LGBTIQ+ que son a menudo descritas por ellos como “comunistas y radicales”, solo seguirán ampliando las contradicciones y rupturas que como sociedad ya tenemos.

El Foro de Madrid busca conservar las redes mafiosas en el poder, mantener al país como el Caín del continente para perpetuar el control de las multinacionales y los gobiernos foráneos sobre las riquezas de nuestra patria. El fascismo sobre la vida.

Los que defendemos la salud y la vida desde la misión médica, sin importar quien sea el herido o en que bando se encuentre, de acuerdo con los lineamientos internacionales, debemos mantener la neutralidad. Así lo hacemos y lo seguiremos haciendo; pero por ningún motivo como colombianos y colombianas vamos a permanecer indolentes a los llamados del fascismo internacional que solo buscan mantener la guerra, la pobreza y la exclusión en nuestra patria.