lunes, abril 15, 2024
InicioNueva ColombiaLa reforma para la clase trabajadora

La reforma para la clase trabajadora

La reforma laboral busca garantizar los derechos fundamentales cercenados en tres décadas de neoliberalismo. Distintas voces analizan una de las iniciativas más ambiciosas y transformadoras que impulsa el Gobierno del cambio

Óscar Sotelo Ortiz
@oscarsopos

La imagen fue profundamente simbólica. En la última alocución al pueblo colombiano, el encuadre principal de la emisión tuvo como protagonistas no solo al presidente Gustavo Petro, sino también a la ministra del Trabajo Gloria Inés Ramírez y a la ministra de Salud Carolina Corcho.

“Este gobierno del cambio no va a renunciar a reformar para mejorar la salud, las pensiones y las condiciones laborales justas para todas las colombianas y colombianos”, dijo en aquella oportunidad el jefe de Estado, lo cual fue interpretado como un fuerte espaldarazo a las iniciativas que serán discutidas en la actual legislatura y que tienen al país en permanente discusión política. En otras palabras, el presidente Petro en su primer año se va all in con los cambios sociales.

Si bien la agenda se ha visto sobresaturada por la discusión en el sector salud, las reformas pensional y laboral también será presentadas el 16 de marzo, fecha en la que el Congreso de la República comenzará formalmente las sesiones ordinarias. Por lo tanto, esta primera entrega se refiere a la iniciativa que el Gobierno del cambio presentará en materia laboral, propuesta liderada por la ministra del Trabajo Gloria Inés Ramírez.

La reforma

Desde el 18 de enero, la cartera laboral no solo convocó a la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales (espacio tripartito entre Gobierno, gremios y centrales obreras) para sacar adelante la propuesta, sino que definió los temas para la construcción de la reforma. En una primera línea estarían los principios constitucionales del derecho laboral con igualdad de oportunidades para los trabajadores, remuneración mínima, con beneficios mínimos con garantía a la seguridad social, protección especial a la mujer, la maternidad, entre otros.

Un segundo aspecto giraría en torno a la reducción en su mínima expresión de la tercerización laboral, definir la jornada diaria, recuperar los recargos nocturnos y festivos, protección para el trabajo en las plataformas digitales (especialmente en las de reparto o entrega), trabajo agropecuario, futuro de la atomización y descarbonización de puestos de trabajo y reducción de las brechas. Finalmente, la reforma buscaría fortalecer el derecho colectivo al trabajo como la asociación sindical, la negociación colectiva y proteger el derecho a la huelga.

Sobre estos puntos se ha confeccionado la propuesta a partir del diálogo social que se puso en marcha al interior de la comisión tripartita. “En la reforma laboral están planteadas las reivindicaciones que nosotros hemos exigido durante treinta años”, dice Pedro Arango, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, quién además ha venido participando en las discusiones al interior de la comisión.

Superar el neoliberalismo

Todas las voces consultadas por este semanario resaltan que la propuesta de reforma busca superar tres décadas de neoliberalismo en el mundo del trabajo, implementados por la Ley 50 de 1990 y la Ley 789 de 2002. “Ya no se cree que la política laboral más adecuada para nuestra sociedad es la reducción de los costos laborales. Lo bueno que trae esta reforma es renunciar a una política que no funcionó”, dice el sociólogo e investigador del Centro de Investigación y Educación Popular, Cinep, Santiago Garcés.

Lo anterior coincide con la opinión de Juan Pablo Montero, dirigente del Sindicato de Empleados Públicos del Sena, Sindesena: “Lo más importante es que se recuperan derechos. Es una reforma laboral que piensa en la clase trabajadora y en la gente, que tiene como principios los derechos individuales y colectivos, pero además de eso, es una iniciativa que se basa en aplicar el artículo 53 de la Constitución sobre la reglamentación del Estatuto del Trabajo”.

De igual forma, para Margarita Sánchez, abogada y coordinadora de la UTL del representante a la Cámara Gabriel Becerra, la reforma contrasta el relato que estimuló la flexibilidad laboral para alcanzar mayor productividad. “Un reciente informe de la OCDE, ubica a Colombia con el mayor número de horas de trabajo. Son 48 horas semanales, excluyendo extras. Es decir, se trabaja mucho pero no crecemos económicamente. La reducción de derechos no resolvió el problema del desempleo y la informalidad, sino que la agudizó”.

Los puntos esenciales

Montero resume los principales puntos de la reforma: “Se recuperan los nocturnos desde las seis de la noche, los festivos, las horas extras, se vuelve difícil y costoso el despido sin justa causa, reduce el abuso en el uso de los contratos por prestación de servicios, dignifica a los trabajadores de plataformas digitales, se acaba esa práctica en la que un patrón negociaba con los trabajadores no organizados para priorizar la negociación colectiva con sindicatos, se reestablece el contrato de aprendizaje para estudiantes del Sena, entre otras valiosas iniciativas. Una serie de cambios que son muy importantes para la sociedad colombiana”.

Por su parte, Garcés resalta que se derogan los aspectos más regresivos en el mundo del trabajo implementados en los últimos treinta años, con un adicional: “La reforma logra un enforcement, es decir, darle mayor rango de maniobra al Estado para que pueda cumplir la ley. No solo es un cambio en la ley laboral, sino que viene acompañado de una política pública desde el Ministerio del Trabajo”.

Sobre el tema de la brecha de género, Margarita resalta que, “la principal problemática es la desigualdad de la mujer en el mundo del trabajo, que en proporción representan una mayor cantidad de desempleo y trabajo informal, pero adicionalmente tienen una jornada extendida, casi que doble, entendida en trabajos del cuidado no remunerados. Otras de las cuestiones referentes son el acoso y la violencia en el trabajo. Adicionalmente, están todos los temas en el acceso y mantenimiento del empleo. Lo positivo es que en la propuesta se van atender estructuralmente estás problemáticas, tal y como lo ha dicho la ministra Gloria Inés”.

Finalmente, para Arango todos estos aspectos contemplados en la reforma laboral y que responden a las propuestas hechas por las centrales obreras y otros sectores organizados de la sociedad, “buscan fortalecer a la clase trabajadora. La idea es que en el país exista otra vez trabajo digno”.

Los límites

Sin embargo, la reforma no solucionará todos los problemas que atañen al mundo laboral. “Si bien representa una herramienta muy sólida para reivindicar a la clase trabajadora, se necesitan esfuerzos para que la nueva política laboral se articule a propuestas innovadoras en materia de desarrollo productivo”, recalca la abogada Sánchez.

Posición que comparte Garcés: “La reforma laboral debe ir acompañada de un aumento general de la productividad general de la economía para que sea sostenible la inversión y por lo tanto el empleo. De lo contrario, sería un avance limitado”.

La gigantesca informalidad y las particularidades territoriales, también inquietan a Dewin Torres, profesor de la Universidad de Cartagena y director del Observatorio Laboral de esta institución educativa: “Muchas veces las discusiones en torno al mundo del trabajo se piensan desde un escritorio en Bogotá sin tener en cuenta los contextos regionales. Es el momento indicado para que las regiones y principalmente las periferias muestren su voz, sobre todo para beneficiar a las personas que no tienen empleo o que se encuentran en la informalidad”.

Por lo pronto, la reforma será presentada el 16 de marzo al Congreso de la República y las centrales obreras ya anuncian su férreo respaldo. “Consideramos que es una iniciativa que beneficia a la clase trabajadora y la sociedad colombiana. Por eso vamos a salir a las calles con el firme propósito de defenderla”, finaliza Pedro Arango.

La ministra del Trabajo Gloria Inés Ramírez en el foro “Logros y retos de las trabajadoras de Colombia”, organizado por la CUT. Foto Mintrabajo
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments