lunes, mayo 20, 2024
InicioNueva Colombia“La reforma a la salud es un cambio de paradigma”

“La reforma a la salud es un cambio de paradigma”

VOZ habló con la representante a la Cámara por el Pacto Histórico, Martha Alfonso, quien es coordinadora ponente en la Comisión Séptima, primera instancia que discutirá el proyecto que desea modificar estructuralmente al sector salud

Mónica Andrea Miranda Forero
@Emedemoni_

La reforma a la salud sigue su trámite en el Congreso de la República. El proyecto que impulsa el Gobierno nacional, hasta el momento ha recorrido un camino turbulento por cuenta de los ataques mediáticos y la decisión de las directivas de los partidos tradicionales en no apoyarlo.

Sin embargo, la reforma que quiere transformar el sistema y al sector de la salud, mantiene su curso y se dispone en enfrentar los debates legislativos tanto en la Comisión Séptima como en la plenaria de la Cámara de Representantes, bajo el liderazgo de los nuevos ministros, Guillermo Alfonso Jaramillo en la cartera de Salud y Luis Fernando Velasco en Interior.

Para profundizar sobre el estado actual del proyecto, VOZ habló con la representante a la Cámara por el Pacto Histórico, Martha Alfonso, quien hace parte de la Comisión Séptima y es coordinadora ponente de la reforma.

Cambio de paradigma

En su criterio, ¿por qué es tan importante la Reforma a la Salud para los objetivos estratégicos que tiene el Gobierno nacional?

-La reforma a la salud que plantea el gobierno de Gustavo Petro es el primer cambio estructural después de treinta años de implementación de políticas neoliberales en Colombia. No es gratuito que se impulse transformaciones en este sector, ya que es uno de los más afectados por estas políticas. Lo que se quiere es modificar un modelo que funciona en su totalidad con recursos públicos; aunque, en la actualidad opera bajo la administración de actores privados, vulnerando derechos fundamentales de la ciudadanía.

¿Cuál es el principal objetivo que tiene el Gobierno con la reforma?

-Son muchos, pero yo quisiera destacar uno. Para el Gobierno nacional es fundamental recuperar el papel protagónico del Estado a partir del fortalecimiento de lo público. La reforma a la salud representa un cambio de paradigma, por eso es polémico y deja en evidencia los intereses de dos sectores; los que queremos cambios en beneficio de la gente y las fuerzas continuistas que defienden los negocios de los privados. Por eso es tan importante su aprobación, porque sería la primera victoria hacia un proceso de transformación en donde el Estado recupera su lugar en la ejecución de la política pública.

El espíritu de la reforma

De cara a los primeros debates, ¿cómo llegan los puntos esenciales de la reforma a la salud en la Comisión Séptima?

-La reforma llega sin modificaciones con los puntos centrales. Sobre el tema financiero, se mantiene el propósito de que sea la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud, Adress, el único rector de los recursos públicos y quien paga la prestación de servicios, modificando la intermediación que hasta ahora tienen las EPS.

De igual manera, permanece todo el articulado del componente de atención primaria en salud desde un enfoque preventivo, predictivo y resolutivo; la política de formalización y dignificación laboral en todo el personal que trabaja en el sector; la creación y fortalecimiento de un sistema unificado interoperable para que toda la información sea pública.

Además, se conserva el propósito de fortalecer las funciones de inspección, vigilancia y control de la Superintendencia de Salud. Finalmente, todos los artículos que garanticen una mayor participación social de las comunidades, siguen presentes en el proyecto. Es verdad que hay modificaciones, pero el espíritu de la reforma se mantiene a salvo.

¿Cuáles son las líneas rojas que tiene el Gobierno nacional en el debate a la Reforma a la Salud?

-Esas llamadas “líneas rojas” están asociadas con que el Gobierno nacional recupere la rectoría y la organización del sistema. Es decir, el Ministerio de Salud sería quién organiza las redes de prestación de servicios que hasta hoy lo han hecho las EPS. El segundo punto de discusión, es el pagador único, es decir, que Adress no solamente sea una tesorería en la recolección de los recursos de la salud en Colombia, sino que además se convierte en el administrador de esos dineros y en el pagador en la prestación de los servicios de la salud. Es un tema inamovible donde se han manifestado las tensiones con los partidos tradicionales, específicamente con el Partido Liberal, el Conservador y de la U.

La disputa en el Congreso

¿Hay presión por parte de las EPS para que los congresistas voten en contra de la reforma?

-Ha sido evidente el papel de estas entidades en contra de la reforma, no solo al interior del Congreso, sino desde una perspectiva general. Por ejemplo, hoy hay varias IPS privadas y públicas que han venido señalando que las autorizaciones de servicios están retenidas y eso está generando un colapso en el sistema. Así mismo, el Invima ha dicho que al parecer hay una retención malintencionada de medicamentos que producen escases de los mismos. Por supuesto, hoy se evidencia una presión indebida sobre este proceso de debate político contra las reformas progresistas que impulsa el Gobierno nacional.

¿Cómo se vislumbra el debate, no solo en la Comisión Séptima, sino en la plenaria de la Cámara de Representantes?

-Seguirá siendo un debate muy complejo, tal y como se ha dado hasta el momento. Es un proceso que ha sido lento en el trámite, precisamente por las negociaciones con los partidos para lograr mayorías. A pesar de ello y en la medida que el Gobierno nacional no ha cedido en sus puntos fundamentales para garantizar un cambio estructural dentro del modelo y el sistema de salud, también estos partidos han presionado de una manera contundente.

Seguramente las votaciones serán muy apretadas. Tal vez en Comisión Séptima logremos los 11 votos, al margen de un consenso con los partidos, para pasar raspando la reforma en primer debate. Cuando llegue a la plenaria en Cámara de Representantes se va a dar una situación muy similar. Sin embargo, hemos venido entendiendo que muchos congresistas igualmente escuchan las voces de sus regiones, saben que la gente reclama esta reforma y en esa medida estamos esperando que exijan libertad de voto para que puedan votar a conciencia.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments