lunes, abril 15, 2024
InicioInternacionalLa realeza en los ojos del mundo contemporáneo

La realeza en los ojos del mundo contemporáneo

El mundo esta hablando nuevamente de la Corona británica. Después de la muerte de la reina Isabel II y el diagnóstico de cáncer que recibió su sucesor Carlos III, Kate Middleton, princesa de Gales, desapareció de los medios durante un tiempo, lo que desató rumores para finalmente confirmar que a sus 42 años padece cáncer

Redacción VOZ

Puede parecer un tanto anacrónico que se siga hablando de este “juego de tronos” en pleno siglo XXI, pero la explicación acerca de por qué sigue existiendo monarquías radica principalmente en las tradiciones culturales de varios países que conservan estas figuras para legitimar discursos nacionales, por ejemplo. Entonces, ¿qué podría significar todo este escándalo mediático, relacionado con la misteriosa enfermedad de la princesa, para el mundo contemporáneo? 

La corona británica es una institución monárquica de tipo constitucional, cuyo titular, el monarca británico o soberano, es el jefe de Estado del Reino Unido y de los territorios británicos de ultramar. Además del Reino Unido, el monarca británico también es el jefe de Estado de otros catorce países que alguna vez formaron parte del imperio británico. 

Estos países, junto con el Reino Unido, son conocidos como los Reinos de la Mancomunidad de Naciones: Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tuvalu, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves, Granada, Barbados, Belice, Jamaica y Bahamas.

Dichos Estados comparten una relación histórica y cultural con el Reino Unido y reconocen al monarca británico como su jefe de Estado. Cada uno de ellos tiene su propia Constitución y Gobierno, pero continúan conectados a través de la Mancomunidad de Naciones. 

El peso de una corona

El papel del monarca británico en los Reinos de la Mancomunidad de Naciones es principalmente simbólico y ceremonial, siendo el jefe de Estado de cada uno de los quince países que forman parte de esta Mancomunidad. En cada uno de estos países (excepto en el Reino Unido), el monarca es representado por un gobernador general, quien es un ciudadano distinguido con un historial de servicio público, siendo nominado por el primer ministro del país. El nombramiento formal es hecho por el mismo rey.

Aunque el poder político real está en manos del primer ministro y el gobierno elegido, el monarca y el gobernador general realizan actividades simbólicas, formales, culturales y ceremoniales. Esto incluye la firma de leyes nacionales, promoción de la cultura y la identidad de cada país, y participación en eventos oficiales.

Además, en algunos reinos de la Mancomunidad, el monarca tiene un estandarte real oficial que se utiliza cuando está en el país. Además, se utilizan imágenes de la monarquía en monedas, sellos postales y títulos de instituciones gubernamentales. 

Vale la pena destacar que, a pesar de compartir al monarca como jefe de Estado, estos países son soberanos e independientes, por lo tanto, el poder político real recae en los gobiernos elegidos y no en la monarquía. La función de esta es mantener la conexión histórica y cultural entre los Reinos de la Mancomunidad de Naciones. 

Otro escándalo

Ahora bien, la corona británica se ha visto en grandes escándalos, el más conocido ha sido el de la princesa Diana, esposa del ahora rey Carlos III, pues el mismo Carlos admitió haber sido infiel a su esposa por varios años. 

El trágico accidente de Diana de Gales se dio por una huida tras ser perseguida por fotógrafos en un túnel a lo lago del río Sena, el carro se estrelló y de manera inmediata el productor de cine Dodi al Fayed y su chofer murieron, mientras que la princesa y su guardaespaldas fueron llevados a urgencias. 

Sin embargo, no se pudo hacer mucho ya que murió en el hospital. La noticia fue una conmoción en el país, pues era una de las personas más queridas por los británicos. 

Y desató diversas teorías de conspiración que comenzó a poner en tela de juicio la inocencia de la corona británica, pues, muchos ciudadanos afirmaban que el accidente estuvo planeado por la reina Isabel II y Carlos III para poder casarse con Camilla Parker, la concubina del príncipe. 

Sin embargo, ninguna investigación confirmó que esta teoría fuera cierta y cerraron el caso dando como culpables a los paparazis que los perseguían para tomar una instantánea. 

Pero ya los ciudadanos comenzaron a tener otra visión de la corona, pues el dolor por la muerte de la conocida Lady D se volvió rápidamente en enojo a la familia real. 

¿Se repite la historia?

Pareciera que los matrimonios son el eterno escándalo de la familia real, con la unión de Enrique de Sussex, o como es mayormente conocido príncipe Harry, junto con Meghan Markle, una mujer de color que no proviene de familia adinerada, los escándalos se volvieron a desatar, y la corona fue señalada de racista, a tal punto que el príncipe renunció a sus títulos para poder vivir junto con su esposa, sin ningún tipo de acto discriminatorio hacia ella.

Pues bien, este año la princesa de Gales, Kate Middleston, desapareció de todos los medios. De manera inmediata, las teorías conspirativas de medios de comunicación y usuarios de las redes sociales comenzaron a surgir. 

Muchos afirmaban que se repetiría la historia de la princesa Diana. No obstante, días después la realeza británica publicó una foto de Middleston junto con sus hijos con el fin de calmar las opiniones, pero pasó todo lo contrario, pues de manera inmediata los internautas notaron que era una fotografía creada con inteligencia artificial, IA. 

Las dudas recayeron nuevamente y el mundo comenzó hablar sobre cómo la IA está siendo tomada para la manipulación de las masas. Las teorías se agudizaron, ya no hay ninguna credibilidad en la realeza.

Así pues, en un vídeo reciente, la princesa de Gales aparece y comparte que sufre de cáncer y está recibiendo tratamiento médico. Es un vídeo impecable, sin ningún error, y los usuarios dudan de esto, el Kensington Palace ha gestionado la crisis de manera fatal, haciendo uso de la IA, tratando de manipular la opinión de un mundo joven que está familiarizado con las herramientas digitales. 

Ahora bien, el centro de la discusión es que, con los diversos escándalos y manipulaciones, la corona británica perdió toda su credibilidad frente a los ojos del mundo contemporáneo, sus figuras ya no legitiman tradiciones porque, sencillamente, no hay una confianza en ellos.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments