domingo, junio 16, 2024
InicioPaísDerechos humanosLa lucha por la no extradición

La lucha por la no extradición

El firmante de paz Aldemar Soto Charry se encuentra en peligro de ser extraditado a Estados Unidos. Alerta entre las organizaciones defensoras de derechos humanos

Valentina Bolaño Senior
@Vale_BoSe

Aldemar Soto Charry, exguerrillero de las FARC-EP, había sido condenado en la justicia ordinaria a una pena de más de 40 años, pues se le acusaba de ser uno de los autores intelectuales de la casa bomba en el aeropuerto Benito Salas de Neiva, en un supuesto atentado al expresidente Álvaro Uribe Vélez, hubo más de 80 víctimas, entre muertos, heridos y viviendas destrozadas.

Asimismo, se le imputa el hecho del secuestro del avión donde iba un parlamentario, que era precisamente de la Comisión de Paz y Derechos Humanos del Congreso, el senador Jorge E. Gechem. En ese momento estaba la mesa de negociación en el Caguán que, debido a este hecho, se rompió el proceso de paz.

Sin embargo, en el 2016, tras la firma del Acuerdo de Paz, Soto es liberado a través de la Ley 1820 de amnistías e indultos.

Uldarico Flórez, miembro de la Brigada Jurídica Eduardo Umaña Mendoza. Foto Valentina Bolaño

En un caso de entrampamiento, Soto Charry es otra vez prisionero político y está en riesgo de extradición. VOZ habló con Uldarico Flórez, miembro de la Brigada Jurídica Eduardo Umaña Mendoza, sobre la situación jurídica, las extradiciones y la campaña por la libertad.

 

 

¿Por qué otra vez está prisionero?

Bien, cuando todavía estaba en prisión y no había firmado el Acuerdo de Paz, junto al profesor Miguel Ángel Beltrán y otros presos políticos que estaban ahí, una persona que estaba en el patio junto a ellos se hizo amigo, que se indica que era infiltrado dentro de las FARC-EP, y era un agente de la DEA.

Se dicen muchas cosas del antiguo patio cuatro…

Sí, en ese patio cuatro, que hoy es el patio seis, donde están los prisioneros políticos de las FARC-EP, han pasado cosas muy raras, parece ser que la guardia del INPEC, la inteligencia, la contrainteligencia y organismos internacionales, tales como la DEA, hacen allí infiltraciones, para posteriormente hacer lo que hoy ya conocemos como entrampamientos.

Y eso es lo que le hacen a Aldemar Soto Charry, pues, cuando están en libertad, él se va para Neiva junto con el amigo. Ellos tienen una conversación en la que se le plantea a Aldemar Soto que sería bueno exportar coca a Estados Unidos.

Sin embargo, Soto vuelve a Balsillas, Huila, y no hace ningún acto delictivo. En su momento, regresa a Neiva y es capturado por tráfico de drogas, ya han pasado cinco años, y Aldemar sigue en el Erón, el patio de los extraditables.

La verdad no escuchada

¿No ha comparecido ante la JEP?

No, no ha sido escuchado por la Comisión de la Verdad, o la sala de Amnistías o Indultos. La Jurisdicción Especial para la Paz toma la decisión frente al hecho que le imputa un tribunal de Estados Unidos de importar cocaína de ese país a Colombia.

Ahora bien, Aldemar Soto nunca ha salido del país, es un campesino que no habla inglés, se pidió a Migración Colombia que investigara si había salido del país, pero se demostró que no. No obstante, la JEP sabiendo esto, toma la determinación de excluirlo de la Jurisdicción.

¿Y qué ha hecho la defensa?

El defensor Eduardo Matías Camargo interpuso los respectivos recursos de reposición y apelación, que son confirmados y pasan a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

En este momento, hay una situación sub iudice, que quiere decir que no se sabe cómo está la situación jurídica, pero está entre dicho. Se estarían violando el artículo 35 de la Constitución Política de Colombia y a la Ley 1820 del compromiso de no extradición.

Hay una campaña por la liberación de Aldemar Soto, diversos comunicados, derechos de petición, ¿cómo ha sido el proceso en la búsqueda de la no extradición?

Junto con sus familiares, la defensa y la Brigada Jurídica Eduardo Umaña Mendoza creamos una campaña de solidaridad con Aldemar Soto, muy parecida, desde luego, a lo que se viene haciendo con el caso de Simón Trinidad.

Y sí, hasta el momento hemos sacado cuatro comunicados, uno de ellos es un derecho de petición en interés general entregado a la Presidencia de la República, pero notamos que los funcionarios no leyeron el dosier que les entregamos sobre el caso de extradición, que es más o menos de 600 páginas, y simplemente nos contestaban de una manera muy rápida, sin tener argumentos.

¿Cómo han estado las extradiciones en el gobierno Petro?

Hicimos un derecho de petición a través del equipo jurídico Pueblos de la doctora Gloria Silva, para preguntar cuántas extradiciones se han realizado desde el momento de la posesión hasta febrero de este año, y van más de 200 extradiciones.

No tiene lógica que un presidente de la República que plantea una nueva propuesta frente al problema de las drogas haga este tipo de extradiciones, desconociendo la soberanía y la justicia misma.

El antiguo secretariado de las FARC-EP en rueda de prensa expresó su preocupación frente al caso de Granda que está en una parecida situación a la de Soto Charry…

Sí, y no puede seguir pasando. Antonia Urrejola, en una de las observaciones fundamentales que hace al Acuerdo de La Habana, manifestó un serio llamado al gobierno colombiano de cumplir con lo acordado sobre las extradiciones.

Asimismo, el partido Comunes solo se pronunció frente al caso de Granda mas no sobre las situaciones de excombatientes de base que están a punto de extraditar.

Por último, ¿cómo está Aldemar?

Está esperando poder contar su parte de la verdad. Él es clave en la construcción de la paz en el país.

Solicitamos una medida cautelar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que está en estudio, porque por parte de la defensa y de las organizaciones seguimos comprometidos con que no se extradite más a los excombatientes de las FARC.

Dejemos de ser complacientes con los gringos y comencemos a aplicar el artículo 35 de la Constitución Política.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula