La esquizofrenia de la derecha

0
351
Los expresidentes Álvaro Uribe (Centro Democrático), Andrés Pastrana (Partido Conservador) y César Gaviria (Partido Liberal), se han opuesto a las reformas sociales. Foto archivo

Las fuerzas reaccionarias vienen creando un ambiente de zozobra. Cuestionan, demandan, critican y se oponen sin fundamento alguno a toda propuesta hecha por el Gobierno del cambio

Célula Luis Eduardo Yaya

Los llamados órganos de control (Procuraduría General de la Nación, Defensoría del Pueblo y Fiscalía General de la Nación), atendiendo órdenes superiores de sus jefes políticos, han despertado de su larga y confortable desidia con sus pares de la derecha y de pronto se han percatado de que sus partidos han ido en picada frente a sus electores y que acontecimientos cotidianos del gobierno progresista viene afectando intereses económicos de sus negociados.

Mientras los medios de comunicación de la oligarquía pierden rating, Petro gana un gran liderazgo en la comunidad internacional, fundamentalmente en la región con novedosas propuestas que no avala el gobierno de los Estados Unidos, fundamentalmente en lo relacionado con la política antidrogas y la política de Paz Total que avanza en medio de un campo minado, al igual que las propuestas en materia de protección de la naturaleza, especialmente del agua. La derecha viene creando un ambiente de zozobra. Cuestionan, demandan, critican y se oponen sin fundamento alguno a toda propuesta hecha por el Gobierno del cambio.

Enloquecidos

Están enloquecidos por las reformas sociales. Pese a no lograr al cien por ciento los objetivos consignados en el programa de campaña, tienen algo de recuperación de lo que nos quitaron en el raponazo de las leyes 50, 60 y 100 de la etapa inicial del modelo de acumulación neoliberal y de la descarada tumbada de la ley 789 contra los y las trabajadoras que minó sus ingresos en un 33% llevando gran sacrificio a las familias más humildes que cansadas de tanta mentira, castigaron con el voto a las fuerzas políticas del Establecimiento, logrando el actual gobierno progresista.

Desde luego que a los “órganos de control” se le suman decisiones judiciales y desde luego un grupo de congresistas que ahora se han dado cuenta de que son viudos de gobierno y que habían utilizado el erario para enriquecerse sin control alguno porque tenían garantizada la más descarada impunidad, todo lo critican sin proponer absolutamente nada, sobre todo los nietos y nietas de gobiernos pésimos para la nación como Paloma Valencia (nieta de Guillermo León Valencia), Germán Vargas Lleras (nieto de Carlos Lleras) y Miguel Uribe Turbay (Nieto de Julio Cesar Turbay Ayala), hijos, sobrinos, ahijados, allegados que estaban a lo largo y ancho del planeta en un exilio dorado en embajadas, consulados diplomáticos, etc.

El relato del “todo va mal”

Esta oligarquía mezquina, no ha encontrado ningún oficio distinto a pedir los micrófonos de los medios de comunicación que defienden egoístas interese de clase, Blu Radio (comandada por el cuñado de Duque), Revista Semana (Grupo Gilinski), RCN (Grupo Ardila Lulle), Caracol (familia Santo Domingo), Caracol Radio y W Radio (Grupo Prisa), El Tiempo (Sarmiento Angulo), El Colombiano (Gómez Martínez), etc., propagando un relato que “todo va mal” mientras las encuestas y comentaristas serios ven mejores perspectivas para la nación.

Ahora mismo, cuando el tiempo no ha sido generoso por la etapa de lluvias, el país se da cuenta que sus vías de comunicación por tierra no existen, sino caminos veredales que se derrumban ante cualquier chaparrón, el nuevo gobierno se ha dado a la tarea de construir algo que esté a tono con el siglo XXI, al igual que reconstruir las vías férreas y fluviales. Hasta algunos personajes que intentaron colarse como izquierda han criticado las iniciativas gubernamentales.

Fortalecer el proyecto revolucionario

En fin, la lucha de clases está comenzando a sentirse con vigor, lo cual es un acontecimiento a celebrar, la socialdemocracia y los denominados sectores de centro deberán colocarse en su sitio: o del lado del pueblo o contra él, recordando a Lenin “—el Estado es un aparato de opresión de una clase social contra otra…”. Poner ese Estado al servicio del pueblo y del lado de las naciones que han logrado liberarse y superar la etapa colonial, es un momento importante en la vida nacional.

Las gentes humildes y trabajadoras no perdonarán el no utilizar el cuarto de hora que se presenta para superar la enorme desigualdad. Es urgente tarea la construcción y fortalecimiento del partido para la revolución, que profundice las reformas y junto al pueblo superar las desigualdades que a lo largo de 214 años han impulsado las mismas familias que se enriquecieron con el trabajo de las inmensas mayorías.

Para los comunistas es tarea inaplazable, estar 24/7 fortaleciendo ese proyecto revolucionario. Lo electoral sí, pero organizando, creciendo, siempre con las masas populares, siempre del lado del pueblo.