La cuenta corriente en 2012

0
500

★ María Monsalve
MSc. Economía y profesora universitaria

La balanza de pagos es un instrumento que permite dar cuenta de las relaciones económicas de un país con el resto del mundo. Para ello se vale de la información disponible en la cuenta corriente y en la cuenta de capital, cuya suma debe dar cero, como en la contabilidad, si hay equilibrio. En este breve espacio nos ocuparemos de este ejercicio.

ilustrqación

La cuenta corriente incluye a su vez tres cuentas: la de bienes y servicios, las rentas de los factores productivos (capital y trabajo) y las transferencias corrientes. En 2012 (a septiembre), la cuenta corriente presenta un déficit de 8.447 millones (m) de dólares, equivalentes a -3,1% del PIB, lo que se debe a que la renta de los factores productivos fue negativa en (US$ -11.810 m), que se explica en su mayor parte, por la salida de utilidades y dividendos enviados al exterior por las compañías extranjeras asentadas en el país (US$ 10,932 m).

Queda entonces abierta la pregunta: ¿De qué le sirve al país la política de seguridad inversionista para las multinacionales? Además, el comercio exterior de servicios también fue deficitario (US$ -3,840 m) en razón de los giros netos de transporte, servicios financieros y seguros.

El saldo negativo de la cuenta corriente se compensó, en parte, con un superávit en el comercio de bienes (US$ 3.772 m), donde estas exportaciones sumaron en total US$ 45.360 m, y en las que sobresalieron las ventas externas de petróleo, cuyo principal mercado es Estados Unidos (50%), y de carbón, seguidos por el oro y el ferroníquel; resultados que confirman la tendencia estructural de Colombia a la exportación de materias primas, y que revelan su incapacidad para transformarlas en valor agregado, que genere empleo y le permita superar su dependencia económica externa.

También hubo superávits en la cuenta de transferencias corrientes (US$ 3,432 m); rubro en el que cuentan de manera importante las remesas de los trabajadores colombianos en el exterior (US$ 2,999 m).

El comportamiento de las menores importaciones de bienes (US$ 40.201 m) frente a las exportaciones revela que hay una desaceleración del país en las compras externas o una caída de la demanda en 2012. Otro dato importante es la composición de las importaciones, donde los bienes intermedios representaron el 44,7% de las importaciones en 2012 y con destino a la industria en su mayor parte (68%); los bienes de capital (36,6%) que apenas crecieron el 1% y los bienes de consumo (20,7%) en los que si bien el 56% corresponde a bienes durables, no se debe pasar por alto que este rubro también incluye la importación de alimentos, confecciones y calzado, que en conjunto representan un aumento de la tasa de importación del 30%, lo que contrasta con la otrora capacidad del país de ser autosuficiente en estos mismos sectores.

Fuente: Banco de la República. Evolución de la Balanza de Pagos Enero – Septiembre de 2012. Subgerencia de Estudios Económicos Sector Externo. Bogotá. Diciembre de 2012. ★