La crisis mundial del capitalismo y las bolsas de valores

0

Las bolsas de valores constituyen un componente clave de la estructura económica ficticia del capital, junto con el capital financiero. Su buen funcionamiento depende del estado en que se encuentre la economía real; es decir, el sector productivo de medios de producción y medios de consumo.

Ilustracion pag 1 separata

Nelson Fajardo Marulanda

La Bolsa de Valores es una organización privada que brinda las facilidades necesarias para que sus miembros, atendiendo los mandatos de sus clientes, introduzcan órdenes y realicen negociaciones de compra y venta de valores; tales valores son acciones, bonos públicos y privados, certificados, títulos de participación e instrumentos de inversión. Esta institución del gran capital tiene movimientos supremamente oscilantes entre las alzas y las bajas de sus diferentes valores, por lo tanto son extremadamente inestables.

Las bolsas de valores constituyen un componente clave de la estructura económica ficticia del capital, junto con el capital financiero. Su buen funcionamiento depende del estado en que se encuentre la economía real; es decir, el sector productivo de medios de producción y medios de consumo.

Tomando en cuenta esas aclaraciones, en 2008 asistimos a una crisis de la economía de los EE.UU., que se inició por el crédito y la vivienda, que no pudieron asumir los deudores y se vieron obligados a devolver los bienes masivamente. A ello se unió el efecto multiplicador de la crisis financiera, ante la baja abrupta del precio del dólar, que devaluó la burbuja financiera. El 15 de septiembre de 2008 entran en crisis y quiebra algunos bancos y aseguradoras estadounidenses. Así, las acciones en la Bolsa de New York, se fueron al piso.

Desde esa crisis bursátil hasta la actualidad, la crisis es también económica, porque junta la baja en los flujos de capitales, pérdida de tres mil millones de dólares del mundo árabe en 2009, irrupción de fuertes movimientos de protesta, gran caída de la inversión extranjera y pérdida de cuatro mil millones de dólares por la crisis financiera mundial. Son todos fenómenos que han obligado a los Estados, para salvar de la crisis a los capitales; en esa dirección, el Banco Central de Europa y la Reserva Federal de EE.UU. han prestado al sector financiero cerca de dos billones de dólares, para inyectar liquidez al sector financiero, bajaron las tasas de interés y se elevó el estímulo a los mercados bursátiles.

Los levantamientos representados en Indignados, Ocuppy Wall Street y una serie de expresiones rosadas de carácter nacional como Podemos en España, son el resultado del deterioro de la calidad de vida y son movimientos mediáticos que neutralizan la consciencia de las protestas, y su reducción al economicismo.

Crisis en las bolsas por la baja de los precios de sus valores, crisis financiera que obliga a la baja de las tasas de interés y crisis económica que genera desempleo masivo y deterioro del ingreso de los trabajadores, esos tres hechos conforman la materia prima para una Gran Depresión Económica Mundial.