Hechos & comentarios

0
494
Foto: Anastasia Basano via photopin (license)

Cambios demográficos. A principios del siglo XIX la población mundial era de 1.000 millones y a principios del siglo XX ya había alcanzado la cifra de 2.000 millones. Durante el último siglo el crecimiento poblacional ha sido mucho más rápido: en 1960 era 3.000 millones y en 2011 alcanzó la suma de 7.000 millones y a 2016 según proyecciones será de 7.400 millones. Se calcula que en 2024 la población mundial será de 8.000 millones; 9.000 millones en 2038 y 10.000 millones en 2056.

Un segundo fenómeno demográfico tiene que ver con el rápido envejecimiento poblacional, lo que pone a los estados a repensar las políticas de pensión a futuro.

Otro aspecto es el aumento de las “megaciudades”, poblaciones con más de 10 millones de habitantes y “metaciudades” con 20 millones o más, entre las cuales se encuentra Tokio, con 38 millones. Algunos demógrafos piensan que esta tendencia traerá beneficios económicos, otros que no es viable por la presión sobre los recursos de alimentos, tierra, aire y agua.*

*Finanzas & Desarrollo, revista del Fondo Monetario Internacional, artículo del profesor de Economía y Demografía, David E. Bloom. (Revista Semana, edición No.1769, pág. 53).

Foto: Anastasia Basano via photopin (license)
Foto: Anastasia Basano via photopin (license)

**********

Informalidad. Es un fenómeno que ha ido ganando terreno en las economías de los países en desarrollo pero que en los últimos años también afecta a las naciones industrializadas. La OIT, Organización del Trabajo define la informalidad como: “el conjunto de actividades económicas desarrolladas por los trabajadores y las unidades económicas que, tanto en la legislación como en la práctica, están insuficientemente contempladas por sistemas formales o no lo están en absoluto. Las actividades de esas personas y empresas no están recogidas por la ley, lo que significa que se desempeñan al margen de ella; o no están contempladas en la práctica, es decir que, si bien estas personas operan dentro del ámbito de la ley, ésta no se aplica o no se cumple; o la propia ley no fomenta su cumplimiento por ser inadecuada, engorrosa o imponer costos excesivos.”