Fuerza de trabajo y desempleo

0
547

Sobre el ejército de reserva

desempleo

Carlos Fernández*

Marx denominó «ejército industrial de reserva» al sobrante relativo de población trabajadora respecto a la demanda de fuerza de trabajo por parte del capital. Presenta diversas formas y constituye un elemento de presión de los capitalistas sobre el salario de los trabajadores activos y varía de acuerdo con las necesidades del capital, según la fase del ciclo económico en que se encuentra.

También se ve afectado por la adopción de nueva maquinaria y nuevas técnicas de producción y, en fin, por la ampliación de las relaciones capitalistas de producción en el campo que, en Colombia, ha sido particularmente violenta, con más de cinco millones de desplazados que pasaron a engrosar esta «superpoblación relativa», como se denomina, también, al ejército de reserva. En las estadísticas oficiales, una buena parte de este ejército de reserva no se contabiliza.

Tales estadísticas trabajan con las nociones de desempleo y subempleo, este último dividido en desempleo objetivo y desempleo subjetivo. Así, un desempleado es una persona económicamente activa que no tiene trabajo y que lo está buscando en el momento en que se hace la encuesta. Pero si esa persona ha desistido de buscar trabajo porque lleva mucho tiempo sin conseguirlo, sale de la estadística de desempleo.

De acuerdo con el DANE, al finalizar el mes de septiembre, la tasa de desempleo había descendido a 9%, manteniendo una tendencia a la disminución que viene desde hace unos años. En el gráfico No. 1, podemos apreciar esta tendencia en términos de las tasas de desempleo, subempleo objetivo y de la suma de las dos. La tasa de desempleo pasó de un promedio de 15% en 2001 a un promedio de 10,1% durante los nueve primeros meses de 2013. Por su parte, la suma de la tasa de desempleo más la de desempleo objetivo pasó de 26,8% a 21,7% entre los dos períodos.

CUADRO 1 ECONOMIA 2714

La gente real tras los porcentajes

Tomando las cifras en términos de personas y no de porcentajes, se aprecia que la llamada Población Económicamente Activa (PEA, que es como el DANE denomina a las personas que están en el mercado laboral como empleadas o desempleadas) creció a una tasa promedio anual de 1,87% entre 2001 y 2013: pasó de 18’556.000 personas en el primer año a 23’163.000 personas, en el segundo. El número de desempleados, por su parte, decreció a una tasa promedio anual de 1,46%, al pasar de 2’779.000 personas a 2’328.000 personas. Esto parecería indicar que hay una adecuada absorción de la fuerza de trabajo que ingresa cada año al mercado laboral por parte de la estructura económica del país.

No obstante, el subempleo objetivo -definido por las personas que están insatisfechas con su ingreso, el número de horas trabajadas o con el tipo de empleo que no consulta su profesión y que han hecho gestión para cambiar de empleo- creció, en el mismo período a una tasa promedio anual de 1,66%, o sea, más que contrarrestó el decrecimiento en la tasa de desempleo. Sumadas las dos variables, tenemos que el «ejército de reserva» creció a un promedio anual de 0,05%, es decir, se mantuvo, prácticamente, constante durante el período, al pasar de 4’970.000 personas a 4’998.000 personas, lo que implica que la estructura productiva no está asimilando plenamente los incrementos de la PEA.

Si tomamos en cuenta el subempleo subjetivo, que se define lo mismo que el objetivo pero que comprende las personas que, estando insatisfechas, no hicieron gestiones para cambiar de ocupación, tenemos que el número de personas en esta categoría aumentó de 5’897.000 a 7’190.000, con un crecimiento promedio anual de 1,67%. Al sumar el número de desempleados con los subempleados subjetivos, se tiene que el ejército de reserva del capital, en el promedio enero-septiembre de 2013, ascendía a 9’518.000 personas, mientras que el promedio durante 2001 fue de 8’676.000 personas. El gráfico # 2 ilustra esta situación.

CUADRO 2 ECONOMIA 2714

Que no se nos diga, entonces, que la disminución del desempleo constituye un éxito de la política económica oficial. El ejército de reserva crece o disminuye según las necesidades del capital. En el caso de Colombia, como vimos, crece sostenidamente.

*Investigador del CEIS.