Festival Internacional de Poesía de Medellín: Empalabrando resistencias

0
308
El 24 Festival Internacional de Poesía de Medellín un acontecimiento cultural de masiva participación.

Apoteósico, en su versión 24, concluyó el Festival Internacional de Poesía, en el Cerro Nutibara, con asistencia de unas cinco mil personas

Darío Vásquez

Un arco iris de cánticos, danzas, rituales, lenguas y razas, irradiando desde el África invencible y profunda, desde la Europa resquebrajada, desde Asia que emerge, así como de la que en intifada se levanta, y hasta América, la que sus propios rumbos hoy tabletea; se humanizó en miles del 19 al 27 de julio, en el marco del Festival Internacional de Poesía de Medellín, versión 2014, para urgir la paz en el planeta y la defensa y celebración de la tierra con los pueblos originarios.

Y palpitó la resistencia poética, Oumar Farouk Sesay (Sierra Leona) de su obra “Violación”: Incitado por la depravación anclada en el péndulo de nuestros sexos/nuestros juramentos de morir por su honor/se desvanecen en la cacofonía de nuestros jadeos/ (…) Los chakabulars cayeron flácidos/nos retiramos como eunucos/ despojados por el despojo de nuestra guerra vergonzosa.

Y de “Los dedos de la democracia”: Llegó la democracia con tinta de mi sangre/escribía derechos sobre dedos/extremidades sobre la mesa/(…) Pero necesitas tinta indeleble sobre una uña/y una uña sobre un dedo/y un dedo sobre una extremidad para votar/-los perdí por un renegado de óxido/sobre un tocón al lado de la carretera/le murmuro.

Metin Cengiz (Turquía) de “Bagdad”: Miro como cae la nieve hoy/ a mi lado una radio a todo volumen/ parece gritar como un vendedor callejero/en Bagdad hace frío y nieva hoy/ bajo una lluvia de bombas, balas y explosiones.

Lello Voce (Italia) de “Revolución Frágil”: Porqué después de Marx no ha venido abril/pero diciembre y después de nuevo noviembre/y todavía esperamos un nuevo Marx./ Porqué quien paga rompe/y los pedazos son nuestros…

Barnabé Layen (Benín) de su obra “Réquiem para un país asesinado”: Desconfía de las disputas que no te conciernen/si dos piedras se querellan/no es el huevo que las debe separar/ Desconfía de las apariencias/la vaca negra/ también da leche blanca.

István Turczi (Hungría) de “Poema de seis Versos sobre Historia”: Cristos, reyes, ideólogos y tiranos/ transfigurados en otras batallas,/como frascos de plástico corroídos/ vuelan juntos hacia la Gran Salida/hasta que llegue la paz eterna/ aún peor que cualquier guerra.

Joy Harjo (de la nación aborigen Muskogee, Estado de Oklahoma, Estados Unidos) de su obra y en defensa de la palabra y de la tierra, brindó al Festival:

Sabía con el sabio conocimiento de un niño. Los niños están recién cosechados del lugar de todo conocimiento y no han estropeado aún sus mentes con un sentido de alejamiento del conocimiento sagrado de que la tierra es un ser viviente. La tierra habló en una lengua sin necesidad de palabras humanas. La tierra le dijo a la niña que era yo: “tú eres parte de mí y yo soy parte de ti”.

Patricia Ariza, Colombia, enfatizó sobre la urgencia e importancia de la paz en Colombia y en el mundo, brindó al Festival entre otros trabajos, el siguiente poema corto: “La puerta no sabía/ que tenía pasador/ por donde entró la bala para que yo saliera”

Digno, productivo y apoteósico, se despide el Festival versión 24, en imponente clausura, que al igual que en su inauguración, cinco mil personas abarrotaron y desbordaron la capacidad del Teatro León Vieco (al aire libre) ubicado en el cerro Cacique Nutibara, tutelar de la ciudad de Medellín.