“Escribiremos nuestra propia historia y la del país que renace”

0
292
Fotografía del VII Congreso Nacional de Estudiantes Universitarios. Foto ACEU

VOZ reproduce la declaración política de la máxima instancia de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, ACEU

Comunicaciones ACEU

A 24 años de fundación de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, ACEU, jóvenes provenientes de más de 50 Instituciones de Educación Superior, IES, de distintos territorios del país, se reunieron en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas de Bogotá para la realización del VII Congreso Nacional de Estudiantes Universitarios de Colombia, CNEU.

Su objetivo fue construir los lineamientos para el nuevo modelo de educación superior en el país, que logre concebir su naturaleza como derecho fundamental y bien común de toda la sociedad, logrando, de manera definitiva, su acceso universal a toda la población, el fortalecimiento del carácter público del sistema universitario y la democratización del conocimiento y los saberes, como parte del cambio cultural que erija a la educación como núcleo articulador del proceso de cambios por el que transita Colombia.

Este VII CNEU saluda con entusiasmo y alegría la designación por parte del presidente Gustavo Petro de las compañeras Patricia Ariza y Gloria Inés Ramírez, como ministras de Cultura y Trabajo respectivamente, así como la reciente posesión del compañero Gabriel Becerra, miembro de la generación fundacional de la ACEU, como representante a la Cámara de Bogotá por la Unión Patriótica y el Pacto Histórico. Su compromiso con los humildes y con el pueblo colombiano todo, sin duda, dejará una profunda impronta en el gobierno democrático que inició este 7 de agosto y en toda la agenda legislativa que sigue en adelante.

Encuentro nacional de emergencia

Las y los estudiantes de Colombia, desde nuestras organizaciones, procesos y expresiones presentes en el VII CNEU, entendiendo que, solo reconociendo la necesidad de desarrollar la más amplia y fuerte unidad desde la diversidad, trabajamos por materializar los sueños de varias generaciones de estudiantes que han impulsado, a través del debate, la protesta, el mitin, el saloneo, el Foro, el tropel y otras expresiones de la justa rebeldía juvenil, a lo largo de casi un siglo de trayectoria.

La recomposición del campo unitario del movimiento estudiantil es condición indispensable para el triunfo estratégico de un nuevo modelo de educación superior. Por ello, llamamos a juntar esfuerzos para construir desde la IES de los territorios, a lo nacional, un proceso que nos permita realizar este semestre, previo a la discusión del Plan Nacional de Desarrollo y el Presupuesto General de la Nación, un Encuentro Nacional de Emergencia del movimiento estudiantil colombiano.

Esta instancia deberá definir el alcance de sus apuestas en la presente etapa política, la hoja de ruta para garantizar desde las Asambleas de Programa, Facultad y generales de las IES la más amplia participación del estudiantado en el debate que está en ciernes, la agenda de movilización política y callejera para defender nuestras propuestas y proyectar la discusión sobre la construcción de un instrumento organizativo unitario que nos permita potenciar nuestras fuerzas.

Crisis y nuevo modelo de educación

Consideramos que la crisis estructural sostenida que existe en la educación superior en Colombia, ha sido consecuencia de la implementación del proyecto neoliberal que, en ese sector, ha impulsado la ampliación del mercado educativo a partir de la política de subsidio a la demanda, que ha trasladado en la última década millonarios recursos del Estado a las arcas privadas, mientras se mantiene irresuelta la deuda histórica que hoy alcanza los 18.5 billones de pesos.

La crisis, no sólo puede entenderse como desfinanciación, aunque tenga dentro de ella un peso importante, toda vez que desborda los límites exclusivamente económicos e incorpora dentro de sus dimensiones la crisis de los fines, de legitimidad y centralidad en la sociedad y del proyecto de nación (fracasado) en el que se soporta.

Es por ello que, para superar la crisis multidimensional de la educación superior colombiana se requiere, con el protagonismo de las comunidades educativas, construir un nuevo modelo que tenga como principios la crítica, la creación, la transformación, la diversidad y la antipatriarcalidad. Una Universidad que sea la conciencia crítica de la nación, debe también responder a un nuevo país que está emergiendo desde las aulas y las calles.

Un nuevo modelo de educación superior debe, además de resolver el problema de la desfinanciación, darle contenido a la autonomía universitaria a través de la materialización del gobierno como su forma de expresión democrática, un sistema de bienestar universitario que brinde condiciones de acceso, permanencia y egreso, la implementación políticas que erradiquen las Violencias Basadas en Género de las IES, una redefinición de los currículos de los programas, un modelo pedagógico que garantice un adecuado proceso de aprendizaje, una extensión social que acerque mucho más la Universidad a las comunidades en las que se encuentran y sus necesidades.

Creemos que el movimiento estudiantil debe estar necesariamente de cara a la interculturalidad y enfoques étnicos, es por ello que llamamos al movimiento estudiantil y las organizaciones diversas del mismo, a reconocernos como un movimiento antirracista, además de un movimiento estudiantil que defienda la paz con justicia social, como sus principales banderas.

Uno de los avances principales de cara a la construcción de una universidad antipatriarcal y diversa es la apuesta por la construcción de políticas de género y protocolos en las IES. Desde los encuentros nacionales se abrió paso a la construcción de un programa mínimo de despatriarcalización que traza unos lineamientos generales frente a las estrategias para lograr una transversalización de la discusión de los temas de género y diversidades.

Independencia y autonomía

El Congreso, mandata iniciar una ofensiva en todas las Instituciones de Educación Superior para recomponer la unidad del movimiento estudiantil, construir agendas de discusión y movilización locales, en vías de la preparación del Encuentro de Emergencia Nacional de Estudiantes.

Llamamos al nuevo gobierno, encabezado por el presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez, en particular al ministro de Educación Alejandro Gaviria, a establecer un diálogo directo con el movimiento estudiantil para construir la hoja de ruta de su participación en la construcción de las decisiones de la educación superior en Colombia.

En la nueva situación política nacional, inaugurada con el triunfo del Pacto Histórico, las y los estudiantes debemos mantener criterios políticos de independencia y autonomía en el relacionamiento con el nuevo gobierno, única garantía para la transformación profunda de la educación superior.

Las y los estudiantes, como baluarte de la libertad, tenemos una inmensa responsabilidad sobre nuestros hombros. Construir una educación superior al alcance de todos y todas, para una Nueva Colombia con paz integral, democracia real y la justicia social. Sin duda, con un gran campo de posibilidades abierto, las y los estudiantes nos aprestamos a escribir nuestra propia historia y la del nuevo país que renace.

Universidad Distrital Francisco José de Caldas
Bogotá, D.C.
7 de agosto de 2021.