lunes, abril 15, 2024
InicioPaísEntre el gran negocio y una vejez digna

Entre el gran negocio y una vejez digna

Mientras el Gobierno nacional está preocupado por lograr un Sistema de Protección Social Integral para la Vejez, la oposición defiende los negocios de los fondos privados

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@Aurelianolatino

Las críticas de la oposición (algunos partidos políticos, medios de comunicación corporativos y gremios económicos) a la reforma pensional que propone el Gobierno nacional se han convertido en una férrea defensa a los negocios de los fondos privados de pensiones. Es evidente que no se defiende el derecho de los trabajadores a una pensión digna, la cobertura, o el derecho de millones de adultos mayores desamparados.

Para la muestra, un botón: el congresista del Centro Democrático, Miguel Uribe Turbay, aseguró que a quienes cotizan sobre un Salario Mínimo les conviene uno de estos fondos, porque para pensionarse son necesarias apenas 1.150 semanas de cotización y la edad necesaria y, por lo contrario, en Colpensiones se requieren 1.300.

De la misma manera, señaló: “El 89% de los cotizantes, es decir ahorradores en fondos de pensiones, aporta hasta tres salarios, por lo que esta reforma del Gobierno Petro prácticamente acabaría los fondos de pensión. Es lo mismo, por ejemplo, que están haciendo con las EPS en la reforma a la salud, donde dicen explícitamente que no las están eliminando, pero en la práctica sí lo hacen”.

En primer lugar, es necesario recordar que los fondos privados no pensionan, lo que hacen es devolver los aportes que ha hecho el ahorrador durante años, pero le descuentan la cuota de administración y la tasa de interés.

Las ventajas con Colpensiones

En segundo lugar, estos fondos privados calculan en un promedio de 15 años el tiempo que durarán devolviendo el ahorro, al que le han promediado inflación. Por eso, por ejemplo, hay quienes se podrían pensionar con un millón, luego de haber cotizado con base en cinco.

“Una persona con una buena longevidad, que haya cotizado en un fondo privado, puede llegar a la misma sin tener la pensión porque se le acabaron los aportes. Mientras que en Colpensiones tiene la pensión, tiene su ingreso mensual hasta que muera. Y eso sin tener en cuenta la esperanza de vida que aumenta, por lo que en los fondos privados corre el riesgo de quedarse sin nada al final de la vida”, explica Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, central que participó en la construcción de la propuesta de reforma pensional.

Por otra parte, en Colpensiones se puede pensionar hasta con el 85% si completa 1.800 semanas. Con 1.300 semanas, el jubilado inicia a recibir el 65% del promedio del salario de los últimos 10 años. “Si usted tiene 31 años de trabajo, se pensiona con el 85% de lo devengado en los últimos 10 años”, agrega Maltés.

Además, en Colpensiones hay sustitución pensional, es decir, si la esposa o el esposo fallece, la pareja queda recibiendo la pensión.

Ahora bien, una de las propuestas del movimiento sindical que quedó en la reforma, es que alguien se puede pensionar con mil semanas si tiene 65 años, aunque continúa cotizando los años que le hacen falta, que se le descontarán de lo que recibirá, y al completar las semanas recibidas pasa a pensión plena. Este punto ampliaría en gran medida la cobertura.

“Por ejemplo, si alguien se pensiona con un millón, le empiezan a pagar, pero descontándole 160 mil pesos, recibirá 840 mil que no tenía, eso es ampliar la cobertura de manera muy importante, y es romper la inequidad”, agrega el dirigente sindical.

La falsa desfinanciación

Otro de los argumentos de los medios de comunicación y sus “analistas” es que la reforma desfinancia a las administradoras privadas, al quitarles los cotizantes de hasta tres Salarios Mínimos. También lo dicen con base en un tuit del presidente Gustavo Petro: “Le solicito a las administraciones de los fondos privados de pensiones, dado el derrumbe de mercados extranjeros, traer al país el ahorro pensional. Hoy el 55% de la cartera de los fondos pensionales, es decir del stock del ahorro de los cotizantes, está fuera del país”.

Por su parte, el senador Turbay manifestó: “En la reforma pensional va a poder decidir qué inversiones debieran realizar las administradoras privadas, es decir, la verdadera intención del Gobierno es apropiarse de los ahorros de los colombianos”.

Para Maltés, la aseveración del senador es falsa porque la ley es la que dice dónde pueden invertir, “lo que pasa es que ellos lo convirtieron en debe. El 52% de los recursos los tienen por fuera; el 34, en inversiones de infraestructura, y el resto en libre inversión. Eso sigue así y la reforma tampoco modifica eso, ellos van a seguir invirtiendo donde quieran”.

Además, la propuesta de reforma expresa que quienes ganen hasta tres salarios, y que estén en los fondos privados, deben pasarse a Colpensiones, y “se supone que si me paso a Colpensiones estos fondos deben pasar mi bono a Colpensiones, y la propuesta es tan generosa con los fondos que permite que lo ahorrado se quede allá y se entregue a Colpensiones hasta que el trabajador se vaya a pensionar. Lo que desmiente a quienes aseguran que el Gobierno quiere desfinanciar a los fondos privados”, argumenta el presidente de la CUT.

Ahora bien, los fondos privados de pensiones quedarán con los ahorros de quienes coticen con base en más de tres Salarios Mínimos, puesto que deben cotizar con base en tres en Colpensiones y el resto en los fondos privados.

La propuesta ha tenido rechazo entre trabajadores porque si alguien gana cinco salarios mínimos, debe hacer aportes a fondos distintos, lo que provocará líos y desgaste administrativos.

Todo lo anterior significa que estos fondos (Colfondos, Porvenir, Protección y Skandia) seguirán manejando más de los $345 billones de ahorros de los trabajadores con los que, según Asofondos, cerraron el año 2022.

Recursos del presupuesto

Otras de las mentiras que se comenta en medios es que se acabará el dinero de Colpensiones por la financiación de la Renta Básica Solidaria, contemplada en el Pilar Solidario de la Reforma, que podría beneficiar a alrededor de 2.500.000 personas.

Asimismo, por la Renta Vitalicia que propone el Pilar Semicontributivo para “mayores de sesenta y cinco (65) años que hayan contribuido al Sistema de Protección Social Integral para la Vejez entre ciento cincuenta (150) y menos de mil (1000) semanas y que sean elegibles…”

Lo que no dicen es que no se financiarán con dineros del sistema pensional, sino con recursos del Presupuesto General de la Nación.

Desde la oposición también se arguye que con la propuesta gubernamental y con el acelerado envejecimiento, en 20 años no habrá quien financie las pensiones. No obstante, Francisco Maltés cita un estudio de la Universidad Nacional que demuestra que hay tasa de remplazo hasta 2052, “año en el que sería necesario cambiar la edad y las semanas de cotización, pero por ahora hay el número de personas en edad de trabajar que financien a los pensionados. En ese momento ya se verá qué hacer”.

Con la complementariedad y no la competencia entre los dos modelos, el de Colpensiones y los fondos privados, como lo plantea la reforma, los únicos que ganarán son los trabajadores y los adultos mayores porque van a tener más oportunidades de pensionarse.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments