En La Habana anuncian pronto acuerdo sobre drogas ilícitas

0
400
Con el pronto acuerdo sobre el tercer punto en discusión, queda evacuada la mitad de la agenda, así sea con acuerdos parciales.

FARC-EP aseguran que están ad portas de un acuerdo en el tercer punto sobre drogas ilícitas. Rechazan declaraciones de embajador Luis Carlos Villegas

Con el pronto acuerdo sobre el tercer punto en discusión, queda evacuada la mitad de la agenda, así sea con acuerdos parciales.
Con el pronto acuerdo sobre el tercer punto en discusión, queda evacuada la mitad de la agenda, así sea con acuerdos parciales.

Hernando López

El pasado domingo 4 de mayo se cerró un nuevo ciclo de conversaciones de paz en La Habana, entre las delegaciones del Gobierno Nacional y de las FARC-EP. Ambas partes, mediante un lacónico comunicado conjunto, anunciaron que “a lo largo del presente ciclo de conversaciones, discutimos sobre todos los aspectos contenidos en el tema ‘Solución al problema de las drogas ilícitas’ y logramos acuerdos en distintos puntos”. El lunes 12 de mayo se reanudará el diálogo, en un nuevo ciclo, en el cual, según informaron voceros gubernamentales e insurgentes, se cerrará el punto sobre narcotráfico y cultivos ilícitos.

En la declaración de las FARC-EP, mucho más explícita, se consigna que hubo “avances significativos” que harán posible “el cierre del tercer punto en discusión, solución al problema de las drogas ilícitas”.

Propuestas concretas

La delegación de paz de las FARC-EP anunció que hacen suyas las recomendaciones de varios expertos que han sido escuchados en la mesa, resumidas así:

“1. Buscar un debate abierto y promover políticas que reduzcan efectivamente el consumo, que prevengan y reduzcan los daños relacionados con el uso de drogas y con las políticas de fiscalización de drogas. Incrementar la inversión en investigación y análisis del impacto de diferentes políticas y programas, y remplazar la criminalización y el castigo de las personas que usan drogas, por la oferta en salud y tratamiento para quienes lo necesitan, alentando que los gobiernos experimenten modelos de regulación legal de los que están diseñados para socavar el poder del crimen organizado y salvaguardar la salud y la seguridad de sus ciudadanos.

“2. Establecer mejores mediciones, indicadores y metas para medir el progreso, y cuestionar, más que reforzar, los conceptos erróneos comunes sobre los mercados de drogas, el uso de drogas y la dependencia de drogas. Los países que continúan invirtiendo mayormente en un enfoque de aplicación de la ley (a pesar de la evidencia), deben enfocar sus acciones represivas en el crimen organizado y los traficantes de drogas violentos, para reducir los daños asociados con el mercado de drogas ilícitas.

“3. Promover penas alternativas para vendedores de pequeña escala y vendedores de drogas primarios e invertir más recursos en prevención basada en evidencia, con un foco especial en la juventud. Se debe ofrecer una gama de opciones amplia y de fácil acceso para el tratamiento y la asistencia de la dependencia a drogas, incluyendo tratamientos de sustitución y de prescripción de heroína, con especial atención a aquellos más en riesgo, que incluya a quienes están en prisiones y otros contextos de encierro.

“4. El sistema de las Naciones Unidas debe proporcionar liderazgo en la reforma de la política de drogas global. Esto implica promover un enfoque efectivo basado en evidencia, apoyar a los países para que desarrollen políticas de drogas que se adapten a sus contextos y respondan a sus necesidades, y asegurar coherencia entre las diversas agencias, políticas y convenciones de la ONU. En conclusión, actuar con urgencia: puesto que la guerra contra las drogas ha fracasado, se necesita cambiar las políticas ya”.

Rechazan declaraciones de Villegas

Al insistir en la conformación de la comisión de esclarecimiento del conflicto, Iván Márquez declaró que “hemos comenzado nuestra preparación para el momento en que se dé inicio a la discusión del tema de víctimas”.

Al tiempo, rechazó las declaraciones de Luis Carlos Villegas, embajador de Colombia en Estados Unidos y quien hizo parte de la delegación oficial en La Habana, porque de forma amenazante aseveró que “Colombia no renunciará a herramientas como la extradición y que esta podría convertirse en un instrumento para garantizar la no repetición de crímenes por parte de las FARC”.

Al respecto preguntó el comandante guerrillero: ¿Pero, de qué habla este personaje que es artífice de los criminales TLC, que hoy tienen en la miseria a la mayoría de familias colombianas, muchas de las cuales han sido empujadas a sobrevivir vinculándose a la explotación de cultivos de uso ilícito? Dijo que este tipo de afirmaciones lo único que hacen es meterle ruido a la mesa y al buen ambiente que prima en ella.

“Es el narcotráfico un negocio transnacional de orden capitalista que evidentemente penetró la institucionalidad y la economía nacional y entró a sumarse como factor de corrupción en la vida política y en la dinámica de la violencia, agravando las causas de índole social que la generaron. Precisamente el narco-paramilitarismo que tanto daño ha causado, sobre todo a inmensas capas de población humilde, ha estado amamantado por este flagelo”.

Buen ambiente

Al terminar este ciclo hay optimismo del pronto cierre de este punto. Ello implicaría, aunque los acuerdos sean parciales, que estaría evacuada casi la mitad de la agenda contenida en el Acuerdo de La Habana. Según se anuncia el punto siguiente será el de las víctimas, en el cual son clave tanto la comisión de esclarecimiento del conflicto y la comisión de la verdad.

Analistas del proceso de paz consultados por este semanario, coincidieron en reconocer que es un tema difícil, en el cual el Gobierno tiene que abandonar la posición arrogante y unilateral porque el estado tiene mucho que reconocer como el principal responsable en la violación de los derechos humanos y en la degradación del conflicto.

El lunes 12 de mayo se reanudará la mesa en un nuevo ciclo con la expectativa nacional e internacional de que se cerrará el punto sobre “Solución al problema de las drogas ilícitas”.