jueves, mayo 23, 2024
InicioCongreso PCC“El Partido Comunista debe crecer y avanzar”

“El Partido Comunista debe crecer y avanzar”

El XXIII Congreso del Partido Comunista Colombiano eligió a Claudia Flórez Sepúlveda como su nueva secretaria general. La dirigente tendrá la tarea de liderar a la organización revolucionaria en un momento caracterizado por el cambio político y las reformas sociales. Entrevista

Óscar Sotelo Ortiz
@oscarsopos

Lo primero que hizo Claudia Flórez en la dirección del semanario VOZ fue abrir todas las puertas. La Negra, como le gusta que la llamen, asumió en octubre de 2018 la responsabilidad del periódico luego de la dolorosa muerte del inolvidable periodista y dirigente político Carlos Lozano Guillén.

La mejor carta de presentación siempre ha sido su hoja de vida. Bióloga de la Universidad Pedagógica y magister en Desarrollo Rural de la Universidad Javeriana, se destacó desde muy joven por su militancia política. Fue dirigente comunal y estudiantil en su natal Cúcuta, para después ser fundadora de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, ACEU, y representante estudiantil en su alma mater. Al interior de la estructura fue secretaria general de la Juventud Comunista, JUCO, y financiera nacional del Partido.

La directora

Como era lógico, desconocía los intríngulis del periodismo, pero rápidamente se conectó con el consejo de redacción del semanario y asumió el cargo con autoridad. Si bien su principal tarea era salvar financieramente al periódico, en su visión también estaban otros objetivos. Las iniciativas serían la impronta de su gestión: VOZ Territorios, separatas y ediciones especiales, el trabajo digital, Bolcheradio, entre otros proyectos periodísticos. Ante cualquier idea, por loca que fuera, siempre se contó con su entusiasmo y apoyo incondicional. Por eso, literalmente abrió las puertas del semanario.

Incluso, guiada por su formación académica y política, montó una huerta casera y trajo a Bruno y Lucas, dos perritos de paso, y a los actuales dueños de la casa, los gatitos Roque y Pola. Su objetivo, darle más vida a nuestra agitada y estresante labor periodística. Así es la Negra, un referente político de los nuevos tiempos, una excepcional dirigente comunista.

La secretaria general

Se sabía que de cara al 23 Congreso del Partido Comunista su nombre era el más sonado para dirigir la organización. Por eso no fue una sorpresa su designación como la nueva responsable política. Si el futuro de la organización va a tener el mismo liderazgo como el que se vivió al interior del semanario en los últimos cuatro años, estamos ante un nuevo momento donde el Partido Comunista pasará decididamente a la ofensiva. ¡Enhorabuena!

Para esta entrevista fue imposible ocultar los sentimientos agridulces. Pero la Negra insiste en que el semanario debe funcionar como un intelectual colectivo y que los ambiciosos objetivos de la organización, son también los del periódico.

La grabadora está lista. Habla para VOZ la nueva secretaria general del Partido Comunista Colombiano.

En lo personal, ¿Cómo te encuentras ante la nueva responsabilidad?

-Es un encuentro de emociones. Hay alegría porque somos una generación que entramos a la JUCO en los noventa cuando se estaban cayendo muchos paradigmas. Sin embargo, como juventud construimos nuestras propias utopías. Una de ellas era devolverle la grandeza al Partido y eso es lo que estamos materializando quienes quedamos en la dirección. Me motiva el momento que estamos viviendo, donde hay un cambio político no solo en el gobierno sino al interior de nuestra organización. Sin perder nuestra identidad marxista-leninista, hay unos cambios significativos. Necesitamos trabajar más en equipo, construir caminos efectivos para cumplir con los objetivos. El momento exige en no defraudar la heroica historia de lucha que tiene el Partido Comunista, que necesita en lo inmediato crecer y avanzar.

¿Es un síntoma de renovación y nuevos tiempos?

-Renovación y nuevos tiempos sí, pero no partiendo de cero. No se trata de quitar o poner fichas. La idea es que en este ejercicio político debemos avanzar a partir de un intercambio generacional. De hecho, no somos tan nuevos (risas). Diría que somos una generación de cuarentonas y cuarentonas que empiezan a dirigir el Partido, pero sin negar la participación y sabiduría que tienen cuadros de mucha experiencia.

Evaluemos el 23 Congreso del Partido. ¿Cuáles son los principales objetivos que salen de la máxima instancia del Partido?

-Lo primero fueron las reflexiones sobre lo que significa la crisis de este capitalismo. El modelo ha ocasionado peligros donde se vienen imponiendo nuevas lógicas de guerra en muchos territorios. Una evidencia de ello es la confrontación de la OTAN contra Rusia. También reflexionamos sobre la destrucción de la naturaleza y el estado lamentable de hambre en una gran parte de la humanidad. Son tres elementos de la crisis que llaman la atención del Partido.

Sobre el proceso político colombiano, hubo un apoyo abierto al gobierno de Gustavo Petro y Francia Márquez. También hay un llamado al fortalecimiento de la organización social y popular, del movimiento que se ha levantado en Colombia. Necesitamos de esa motivación de lucha para defender no solo al gobierno, sino también para recordarle el cómo llegamos ahí.

¿Y sobre la unidad?

-Ratificamos la propuesta unitaria del Partido Comunista. Planteamos que debemos fortalecer la unidad de la izquierda en función de un programa. Tenemos una identidad y creemos que es importante avanzar en el instrumento Pacto Histórico como un proceso de convergencia y en la cual la izquierda tiene un papel importante. Hubo un mensaje interesante que fue potenciar la unidad local, popular y territorial.

Otro de los retos que salen del congreso es insistir en el tema de la paz completa para nuestro país, con especial énfasis en las zonas de frontera. La paz de Colombia es también la paz de América Latina y el Caribe.

¿Cuáles son los principales retos del Partido?

-Por supuesto, el tema ambiental. Avanzamos en temas de género e incorporación de las luchas feministas en nuestra política. Pero estamos pendientes de discutir y proponer una agenda revolucionaria en defensa de la naturaleza, en debate con los movimientos «ambientalistas» que maquillan el capitalismo y el neoliberalismo. El Partido Comunista tiene los elementos para plantear una discusión de fondo. En Colombia el propósito es lograr la unidad en defensa de la vida, entendida no solamente como la especie humana sino la existencia de todo ser vivo, de todo lo que significa hoy lo viviente. Es la alternativa que podemos darle al mundo.

El PCC tiene una nueva dirección paritaria y con fuerte representación política de los territorios, además de crear la presidencia de la organización. ¿Cuál es el sentido de estas decisiones políticas?

-Son cambios al interior del Partido. La participación paritaria y de los sectores poblacionales que representan la sociedad es una decisión que nos sintoniza con el momento, con la época. Sin duda, es un momento de cambio y de transición. Como bióloga te doy una idea. Los procesos evolutivos en la naturaleza no se dan de manera abrupta, siempre corresponden a un cambio en el contexto y la especie para mantenerse, cambia.

Volvamos a la política. Nosotros sabemos leer el momento, sabemos la importancia que tiene la juventud para los cambios políticos en el país, lo que significan las mujeres, lo que han luchado estas poblaciones, por lo tanto, el Partido está evolucionando. Es un cambio en las prácticas sin perder la esencia.

En consecuencia, abrimos un espacio con la figura de la presidencia de la organización, que estará liderada por uno de los mejores cuadros del Partido, el camarada Jaime Caycedo. Él va a estar ahí, junto con otros camaradas con experiencia, para ayudar a este nuevo núcleo dirigente para tener mayor movilidad al interior de la sociedad.

¿Por qué es tan importante para el PCC la campaña de crecimiento?

-La pregunta es ¿Por qué el miedo a crecer? Yo pienso que el Partido vivió tanto tiempo de guerra y persecución, que ganarse a alguien era muy difícil. La situación nos obligó a eso, a cuidarnos. Hoy tenemos que liberarnos de ese miedo y pasar a la ofensiva. Queremos abrir las puertas para que cualquier persona que se identifique con las ideas comunistas pueda militar en el Partido. El objetivo es enamorar con nuestra política.

El próximo año serán las elecciones locales. ¿Cuáles son los retos políticos del PCC, teniendo en cuenta que tiene personería jurídica y un asiento al interior de las fuerzas que conforman el Pacto Histórico?

-Tenemos que volver a recuperar nuestra presencia en muchos territorios. En algunas regiones se trabajó con la representación legal de fuerzas aliadas, donde la UP fue fundamental para no aislarnos. Pero sin duda, recuperar esa fuerza territorial implica participación electoral. El PCC y la UP tienen que ser un instrumento de la izquierda para participar, sin negar el trabajo de la unidad y el fortalecimiento del Pacto Histórico. Es una discusión donde el Partido Comunista tiene toda la disposición para lograr acuerdos.

¿Cuál es el papel del Partido en las reformas prioritarias que impulsará el gobierno nacional como la paz total, la reforma agraria, pensional, laboral, etc.?

-En el próximo periodo se van a impulsar las reformas sociales. Al respecto, el Partido tiene mucho que aportar. En la reforma laboral y pensional estamos al frente. La ministra de Trabajo Gloria Inés Ramírez es nuestra representante y garantía. Ella sabe muy bien que hacer desde una perspectiva política articulada a los intereses de la clase trabajadora. Por eso es tan importante la organización, no perder el contacto con la gente para la defensa de estas reformas.

Sobre la reforma agraria, el Partido Comunista ha sido claro en identificar que la implementación del punto uno y cuatro del Acuerdo de Paz serán fundamentales para avanzar en lo social desde los territorios rurales. Si este Gobierno nacional puede entregar cuatro o cinco millones de hectáreas al campesinado que carecen de tierra fértil, será un notable avance. Pero insisto, para lograrlo las organizaciones campesinas, indígenas y de negritudes se tienen que poner al frente de la tarea.

En la izquierda latinoamericana hay debates sobre el papel de los partidos revolucionarios en los gobiernos progresistas. ¿Cuál es el papel de los partidos revolucionarios? ¿Está participación no produce una perdida del horizonte estratégico? 

-Sobre ese debate, es importante que en los procesos unitarios la izquierda entienda su papel. Como Partido Comunista tenemos autoridad para impulsar el debate. A nuestra fuerza no solo la intentaron liquidar por medio de un genocidio político sistemático, sino también buscaron aislarnos. No lo lograron.

En mi opinión, debemos recuperar la tesis de las vanguardias colectivas. El principal referente protagónico del cambio debe ser el pueblo. El ejercicio del poder tiene que entenderse desde la gente en función de las reformas políticas y sociales que necesita el país.

Como Partido Comunista nuestro único objetivo no es estar en el gobierno ni tener representación parlamentaria. Lo fundamental es avanzar en los cambios que permitan la construcción del socialismo en Colombia. Lo ratificamos en el Congreso. El momento exige construir las bases de una nueva sociedad. Es decir, mejores condiciones de vida para una mayoría social que viven en la pobreza y la desigualdad. Es un proceso de largo aliento donde debemos interpretar momentos y avanzar en las transformaciones.

Eres la primera mujer en asumir la principal responsabilidad política del Partido. ¿Qué representa para el PCC este notable cambio?

-Da miedo (Risas). Representa más trabajo, porque en el Partido cada vez que una mujer llega a un cargo donde solo han estado hombres, existe mucha expectativa. En este momento hay varias mujeres comunistas que tienen la capacidad de asumir la secretaría general. No soy la única que puede hacerlo. De hecho, estoy segura que vendrán más dirigentes comunistas a liderar. Lo importante es que vamos a trabajar colectivamente en la conducción del Partido. No quiero que se lea mal (risas), pero también es una invitación a otras fuerzas políticas de izquierda para que abran las puertas al liderazgo que nosotras le queremos dar a los procesos políticos.

¿Cuál es el mensaje a la militancia?

-A todos y a todas quiero decirles que fue un congreso muy productivo. Nos estamos pensando la política a 20 años. Los avances en paridad y representación territorial en el nuevo Comité Central tienen el propósito de motivar a nuestra gente.

En el trabajo agrario del Partido Comunista valoré algo muy importante. Somos una familia, no en el sentido cristiano, sino en el sentido de las sensibilidades y las identidades que se han construido en casi un siglo. Pero si queremos crecer, debemos ganarnos también a nuestras personas cercanas. Es el momento de hablarle a nuestros padres, madres, hermanos, vecinas y amistades sobre el trabajo partidario. Ganar audiencia con nuestras propuestas. Menos arrogancia y más contacto con la gente. Entre chiste y chanza, en VOZ decimos que estamos de moda. Bueno, la invitación es aprovechar el momento y promover el crecimiento. La militancia debe motivarse en que somos capaces de dirigir este país.

El 2023 será un año de mucho trabajo. Por eso, desearles buenas fiestas para arrancar con fuerza las tareas que exigen el momento. Un nuevo tiempo para el país necesita de un Partido Comunista fortalecido y a la ofensiva.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments