Diálogos de La Habana: Las intimidades de la mesa

0
508
La delegación de Paz de las FARC-EP en La Habana hace el balance del funcionamiento de la mesa y precisa las propuestas que va a presentar. En la foto, Ricardo Téllez, Jesús Santrich y Marco León Calarcá.

En medio de la cordialidad y el respeto mutuo de los debates entre las delegaciones del Gobierno Nacional y de las FARC-EP, son evidentes las discrepancias de forma y contenido. FARC proponen armisticio o tregua bilateral

La delegación de Paz de las FARC-EP en La Habana hace el balance del funcionamiento de la mesa y precisa las propuestas que va a presentar. En la foto, Ricardo Téllez, Jesús Santrich y Marco León Calarcá.
La delegación de Paz de las FARC-EP en La Habana hace el balance del funcionamiento de la mesa y precisa las propuestas que va a presentar. En la foto, Ricardo Téllez, Jesús Santrich y Marco León Calarcá.

Hernando López

Aunque los voceros del Gobierno y de las FARC-EP en la Mesa de Paz de La Habana han alcanzado un buen nivel de cordialidad y armonía, son evidentes las distancias a la hora de los debates sobre el primer tema de la Agenda contenida en el “Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”. En medio del respeto mutuo afloran distintas percepciones de forma y contenido, a la hora de establecer el camino hacia la concreción de acuerdos en el primer punto sobre “Desarrollo agrario integral” y de la metodología del funcionamiento de la mesa.

VOZ investigó, en la antesala del reinicio de las conversaciones el pasado lunes 14 de enero, lo que no se conoce por la confidencialidad de las sesiones. Fueron consultadas las declaraciones de la Delegación de Paz de las FARC-EP y de sus integrantes, los escasos pronunciamientos de los voceros gubernamentales y fuentes cercanas a las dos partes, para contar lo que se podrían llamar las intimidades de la mesa.

Un debate de fondo ha sido el alcance de la agenda, vinculante con el preámbulo y el contexto del “Acuerdo General”. Para el Gobierno no existe supeditación entre uno y otro, porque el modelo económico no es discutible, como tampoco los son temas cruciales para el país como la minería y los recursos energéticos. Son parte de la concepción heredada del uribismo de la llamada confianza inversionista. Como tampoco acepta alusiones directas a los grupos económicos y a los principales expoliadores de la riqueza nacional y del trabajo. Ni siquiera en el glosario acepta el término “latifundio”, como tampoco la responsabilidad estatal en la violencia y en las víctimas del conflicto. De suyo, los voceros oficiales se han opuesto a la adopción de un glosario que ubique conceptos y términos a resolver y definir en aras de un buen acuerdo.

Las dos delegaciones

Los voceros gubernamentales han superado las prevenciones que les despertó el discurso de Iván Márquez en Oslo, Noruega, pero consideran a Santrich como el “duro” de la delegación de las FARC-EP. En la Delegación de Paz de la guerrilla todos participan y hacen aportes. Del lado del Gobierno es visible el liderazgo de Sergio Jaramillo, más allá de la condición de jefe de la delegación del ex vicepresidente Humberto de la Calle Lombana, quien repite el discurso de Oslo de que nada de lo fundamental se puede discutir. Para Jaramillo las reformas sustanciales “deben ganarlas las FARC en la democracia” después de dejar las armas. El resto de los integrantes oficiales son bastante silenciosos, aunque el general Mora interviene con frecuencia, sobre todo para advertir que hay poco respaldo al proceso y es necesario llegar pronto al final. El general Naranjo ha estado tres o cuatro veces pero sin mayor participación.

No hay todavía una metodología del funcionamiento de la mesa y ello preocupa a ambas partes, es uno de los temas a discutir en este ciclo de reuniones. El Gobierno hizo ya un proyecto; las FARC presentaron el suyo, en el cual hay coincidencias, pero estas son más enfáticas en la necesidad de una relatoría de los acuerdos, aunque sería preferible, según su opinión, la elaboración de actas de cada reunión, inaceptable para el Gobierno. “Si no hay actas o relatorías quedan a la libre interpretación los acuerdos a que se lleguen”, comentó una fuente de las FARC. Parece justa la preocupación cuando hay discrepancias en la interpretación del Acuerdo General, porque la parte oficial no considera vinculantes el preámbulo y el contexto y asegura que son cinco y no seis los puntos de la agenda como está establecido en la misma.

Amenazas oficiales

Las FARC-EP protestaron por la amenaza de judicialización a las personalidades e individuos que se reúnan en La Habana con la delegación de Paz de la insurgencia. “Es una actitud de intransigencia exagerada y de establecer un cerco absurdo con quienes representan la voluntad de paz de las FARC”, le declaró a este semanario el vocero de una organización social dispuesta a viajar a La Habana. El Gobierno desconoce el derecho que le asiste a la Delegación de Paz de la guerrilla de recibir a todo aquel que quiera hablar sobre el proceso, habida cuenta de que este es de interés nacional e internacional y los miembros de ella tienen suspendidas las órdenes de captura. Desde ese punto de vista no son ilegales, ni perseguidos por la ley. El Gobierno alega que hay gente dedicada a “meter ruido” y se queja de viajes inconsultos de Álvaro Leyva y de la dirección del Partido Comunista. “Hemos hablado con el Gobierno Nacional, inclusive con el presidente Juan Manuel Santos, así como con la Delegación de Paz de las FARC, para plantearles nuestras opiniones respecto a la solución política del conflicto; lo seguiremos haciendo porque no es ilegal o clandestino”, le dijo a VOZ un dirigente del Partido Comunista Colombiano.

No habrá acuerdos en la sombra

Los voceros de las FARC dejaron en claro que, en uso de su soberanía política, mantendrán sus mecanismos de interlocución y canales de participación política abiertos para expresar sus opiniones respecto a los sucesos de la vida política nacional. En este sentido, abogan por la ampliación de la participación popular. “Las queremos aquí sentadas de viva voz”, dijo Iván Márquez al recibir las relatorías del Foro Agrario de manos de las Naciones Unidas y la Universidad Nacional, el pasado 10 de enero, en La Habana.

El tema de la participación es otro punto de contradicción. Para el Gobierno no es importante. Aceptó a regañadientes la realización del Foro Agrario y miró con desdén el importante resultado de las mesas regionales promovidas por las comisiones de paz del Senado y la Cámara de Representantes, hasta el punto que negó la posibilidad que la relatoría del PNUD de Naciones Unidas que refleja la profundidad del debate y de las propuestas de las organizaciones locales y regionales, se entregaran en La Habana. La recibieron los países garantes, Cuba y Noruega, en Bogotá en un acto frío y de limitada participación.

“El pueblo es el que debe pronunciarse, su participación es definitiva”, le dijo a VOZ el comandante Iván Márquez. Y agregó: “La movilización popular es definitiva para el logro de la paz; el Gobierno sigue actuando, en lo militar, en lo político y en lo social, como si no hubiera proceso de paz”. “De ninguna manera habrá acuerdos en la sombra o a espaldas del país”, dejó en claro el jefe de la Delegación de Paz de las FARC-EP.

El Gobierno tiene una actitud cicatera hacia las iniciativas sociales y populares. Es una idea formal y superficial de la participación ciudadana.

Importantes avances

Ambas partes reconocen el significado y el aporte de las mesas regionales promovidas por el Congreso de la República y el Foro Agrario, primer acuerdo concreto de la Mesa y que tuvo la participación de más de 1.200 delegados, en representación de medio millar de organizaciones.

Igualmente, valoran la presencia de campesinos, empresarios y académicos, así como la recepción de propuestas a través de la página web en pleno funcionamiento desde el mes de diciembre del año pasado. También reconocen lo positivo de la presencia de los profesores Darío Fajardo y Francisco Gutiérrez en una primera sesión y de Jairo Estrada y Absalón Machado en la segunda. Los académicos demostraron con cifras la profunda desigualdad en el campo por la concentración de la tierra y el fracaso del modelo económico. En el primer punto salen a flote coincidencias sobre el uso de la tierra, pero también diferencias en lo que tiene que ver con el alcance de una verdadera reforma agraria.

Iván Márquez le dijo a VOZ con claridad: “Sin cambios profundos en la sociedad no habrá paz”, al tiempo que demandó una vez más la presencia de Simón Trinidad en la Mesa de La Habana. Asegura, en entrevista que publica www.semanariovoz.com, que “si el gobierno Santos aceptara para después del 20 enero un armisticio o un cese bilateral de fuegos, por un tiempo limitado, como un ensayo si se quiere, las FARC-EP no dudarían en pactarlo”. Existen razones para el optimismo a pesar de las complejidades.