martes, mayo 21, 2024
InicioInternacionalCumbre Biden-Petro: Diálogo en terreno minado

Cumbre Biden-Petro: Diálogo en terreno minado

Junto a los elogios y las promesas de Biden en mejorar la ayuda a Colombia para varios proyectos, legisladores demócratas y republicanos amenazaron con hundir las propuestas en este sentido, por los acercamientos de Petro con el gobierno de Venezuela

Alberto Acevedo

Pese a que una cita oficial entre los mandatarios de Estados Unidos y de Colombia no se había producido hasta el pasado jueves 20 de abril, las conversaciones entre los dos estadistas no giraron en torno al mejoramiento de las relaciones comerciales, a tratados de libre comercio o a la crisis global de los mercados y su incidencia en América Latina, y en las afectaciones que pudieran tener en el comercio entre las dos naciones.

En esta cita, que algunos califican de histórica, las conversaciones estuvieron transversalizadas por la defensa de la Amazonia, matizadas por la idea –ya defendida por Petro en otros escenarios internacionales­– de que la banca internacional asuma cambiar deuda externa por acciones en beneficio del cambio climático, como estímulo al esfuerzo que hacen las naciones pobres y en vías de desarrollo en esa dirección.

No fue sin embargo una agenda que se limitará en lo esencial a este asunto. Se abordaron una serie de temas que, varios medios internacionales coinciden en señalar, conducen a Petro a posicionar un liderazgo en la región. El presidente colombiano insistió en que las dos naciones deberán afrontar de manera mancomunada el espinoso asunto del combate al cultivo y tráfico ilegal de drogas, buscando una política más eficaz, aceptando que el modelo empleado hasta ahora ha resultado ineficaz.

Dos rieles

Como se esperaba, el tema de la situación económica y política de Venezuela ocupó una buena parte de la conversación entre los dos gobernantes y sus equipos asesores. El mandatario colombiano habló en esta ocasión de construir dos rieles en la vía a poner fin al conflicto en Venezuela. Uno, el cronograma para elecciones “con garantías”, como lo solicita la oposición, y el ingreso de Venezuela al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, propuesta colombiana.

El otro riel, la desactivación paulatina y progresiva de las sanciones impuestas por Estados Unidos, para al final llegar a una meta en la que el pueblo decida libremente, sin sanciones ni presiones, su propio destino.

En esto, Petro marca un matriz de diferencia con Biden, en cuanto a que lo ideal para el colombiano es que el pueblo venezolano ejerza plenamente su soberanía, sin interferencia extranjera, sin sanciones unilaterales, sin intromisiones en sus asuntos internos. Para Petro, “más democracia” va acompañada de “cero sanciones”. Incluso en lo referente a la ruta USA-Colombia, Petro sostuvo que la agenda común entre ambos países debía estar marcada por la “democracia, la libertad y la paz”. ¡Por si las dudas!

Una economía verde

Según lo afirmó el mandatario colombiano en rueda de prensa al término de la cita en la Casa Blanca, la agenda de discusiones se completó con el problema de la crisis climática, la protección de la Amazonia, el potencial de energías limpias de América Latina, la propuesta de construir una red de distribución eléctrica a escala americana, conformar una plataforma continental de energías limpias, que ayude a la descarbonización de la economía regional, sobre todo la de Estados Unidos.

En relación a la crisis del medio ambiente, los dos estadistas hablaron de la necesidad de “abordar la construcción de una economía verde en todas las Américas”, así como la posibilidad de cambiar “deuda pública por acción climática en todo el mundo”, a partir de los derechos especiales de giro del Fondo Monetario Internacional.

Hablaron de la ayuda que puede dar Estados Unidos a la reforma agraria en Colombia y al diseño de una política antidrogas “mucho más eficaz, donde el campesinado pueda tener ‘mejores garantías’ y condiciones para producir cualquier cosa diferente a la hoja de coca”. Sobre este aspecto, Biden se comprometió a ayudar “de manera permanente”.

Macartismo

El inquilino de la Casa Blanca expresó reservas frente a aspectos como la Paz Total de Petro y el concepto que tiene el colombiano de las negociaciones con grupos armados al margen de la ley. Varios legisladores, sobre todo del campo republicano hicieron críticas a la política de reformas de Petro, y le recordaron que el presidente de Estados Unidos puede prometerle muchas ayudas, aunque es en el Congreso donde se aprueban esas partidas.

El republicano Marco Rubio rechazó cualquier acercamiento que se tenga con el gobierno de Nicolás Maduro, que contribuya a aliviar la situación en Venezuela. En el mismo sentido se pronunció el demócrata Bob Menéndez, quien abogó por mantener y endurecer las sanciones a Venezuela. La legisladora republicana María Elvira Salazar fue más allá y dijo que Petro era igual a Daniel Ortega y a Fidel Castro.

En un reciente informe ante el Congreso de Estados Unidos, de valoración sobre la situación en América Latina, el secretario de Estado, Antony Blinken, se refirió a los países que dan la batalla por la democracia, que “están sacando la cara por su defensa”, y no mencionó a Colombia en ninguna parte de su discurso. No fue que se le hubiera olvidado; no todo es color de rosa en la gira presidencial de Petro por los Estados Unidos.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments