Confesiones de un golpista

0
103
John Bolton ex asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos

Bolton no reconoció explícitamente en cuántos intentos de golpe de Estado participó, pero Estados Unidos tiene un largo historial en organizar, financiar, brindar apoyo militar y perpetrar activamente golpes de Estado contra gobiernos elegidos democráticamente

Ricardo Arenales

El ex asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca durante la administración de Donald Trump, John Bolton, volvió a ser noticia la semana pasada, cuando en declaraciones a la cadena CNN, admitió no solo que había participado en numerosos golpes de Estado contra gobiernos de países extranjeros, sino que defendió esta actitud intervencionista e imperial, como “necesaria” para defender la democracia y los intereses de Estados Unidos.

Bolton aseguró que los golpes de Estado extranjeros que ayudó a planear eran necesarios, y precisó que el intento por derrocar al presidente Nicolás Maduro en 2019 es un “buen ejemplo” de un intento de golpe al que estuvo vinculado. Dijo que tales acciones injerencistas fueron necesarias para proteger “los intereses de Estados Unidos”.

“Esto es algo que sorprendió a algunos de la izquierda. Pero cuando buscas los mejores intereses de Estados Unidos, haces lo que sea necesario para proteger esos intereses”, comentó el funcionario en una entrevista para Newsmax.

El ‘interés nacional’ de Estados Unidos

Bolton advirtió, en una entrevista el 12 de julio con el periodista Jake Tapper, de CNN, que ayudó a organizar golpes de Estado en varios países, pero fuera del caso de Venezuela, se negó a precisar en qué otras naciones, argumentando que no podía detallarlos ‘por razones de seguridad’. A estas alturas del relato se preguntarán los lectores por qué Estados Unidos no está incluida en la lista de naciones patrocinadoras del terrorismo.

Bolton defendió la guerra en Irak y rechazó que se tratara de un golpe de Estado, “aunque tuvo el efecto de un cambio de régimen”, y agregó que el expresidente George W. Bush “siguió la política correcta para proteger a Estados Unidos y su interés nacional”.

Compartió una idea similar en relación a la intervención norteamericana en Afganistán. En todos los casos, Bolton abogaba por “una política exterior estadounidense fuerte” que mostrara a los adversarios que no se aprovecharán de Estados Unidos, justificando el uso de la fuerza en favor de los intereses de esta nación.

‘Psicópata’ 

Refiriéndose a los disturbios del 6 de enero del año pasado -otra modalidad de golpe de Estado, pero en esta ocasión hacia adentro de la nación norteamericana-, en que seguidores de Trump asaltaron el Capitolio Nacional, Bolton dijo que se trató de “un esfuerzo fallido de Trump para mantenerse en el cargo”.

Inmediatamente se conocieron las declaraciones del ex asesor de Seguridad Nacional, no demoraron en reaccionar las autoridades venezolanas rechazando la prepotencia y el irrespeto a la soberanía nacional de su país. El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (parlamento) Jorge Rodríguez, calificó de “psicópata” a Bolton y rechazó su idea de “intentar invadir” el territorio venezolano.

El 14 de julio, el Congreso Nacional venezolano aprobó un documento de rechazo a las declaraciones de Bolton y de paso calificó de “basura” al secretario general de la OEA, Luis Almagro, por sumarse a las pretensiones intervencionistas y hegemónicas de Estados Unidos. “El pueblo de Maduro se mantuvo leal a la soberanía, al respeto a la constitución, por eso no pudieron con Venezuela”, expresó el presidente de la cámara congresional durante la discusión del documento.

Historial golpista 

A pesar de la insistencia de varios periodistas, Bolton no reconoció explícitamente en cuántos intentos de golpe de Estado participó. Pero Estados Unidos tiene un largo historial en organizar, financiar, brindar apoyo militar y perpetrar activamente golpes de Estado contra gobiernos elegidos democráticamente. En este sentido, Bolton da la razón a quienes, desde el campo de los sectores progresistas, denunciaron siempre el carácter intervencionista de la política exterior norteamericana.

Una investigación del Cline Center de la Universidad de Illinois, señaló en este sentido que desde 1982 hasta 2019, campo de trabajo del estudio académico, Estados Unidos participó en 350 intentos de golpe de Estado, de los cuales 150 fueron exitosos.

El dato cobró actualidad a raíz de las confesiones de parte del señor Bolton. El analista Philip Bump, del Cline Center, precisó que, de los 350 intentos de golpe, 191 ocurrieron mientras Bolton ocupó algún cargo en diversos gobiernos.

“Asumimos que Bolton no estuvo involucrado en intentos de golpe mientras estuvo fuera del servicio del gobierno, aunque, por supuesto, quién sabe”, precisó Bump.