lunes, abril 15, 2024
InicioPaísLaboralCon trabajo digno avanzan las mujeres

Con trabajo digno avanzan las mujeres

“Las mujeres quieren vivir una vida libre de violencias, tanto en el ámbito público como privado, y en todas las dimensiones de sus vidas, incluyendo la laboral”, Gloria Inés Ramírez, ministra del Trabajo

Carolina Tejada

Colombia ha enriquecido su historia política con las multitudinarias manifestaciones de mujeres obreras, artesanas, intelectuales, sindicalistas y artistas en procura del reconocimiento de sus derechos políticos, económicos, sociales y culturales.

Cada mujer, que se organizó y defendió sus derechos, dejó a su paso una semilla que ha germinado en el tiempo para que, en la actualidad, otras puedan vivir bajo condiciones de vida más humanas y con mayor injerencia política en el país.

La búsqueda de la paz, de la eliminación de toda violencia, sometimiento, discriminación y explotación laboral, ha sido parte de esa agenda colectiva. Sin embargo, el sistema patriarcal, que ha mutado en la historia, pese a que poco a poco se desenmascara y se diluye, tiene en la cultura política de nuestras sociedades mucho que combatirle aún.

Por eso, la importancia de la movilización social y política, pues es con ella que se ayudará a profundizar los cambios sociales que propone el Gobierno de cambio y que hoy se disputan en el país.

Las mujeres en el mundo laboral

La ministra del Trabajo Gloria Inés Ramírez recurrentemente ha enfatizado que el actual Gobierno nacional está comprometido con la justicia ambiental, económica y social: “Con nosotras las mujeres lograrán la justicia de género, porque nos hemos comprometido a gobernar con y para las mujeres, porque si las mujeres avanzan, Colombia avanza”.

Para la líder de la cartera laboral, mejorar hacia la justicia de género implica reconocer “los aportes de las mujeres trabajadoras y acabar con un sistema que nos elimina como sujetas políticas y de derechos”.

Para la ministra Ramírez, “es el momento de avanzar en jornadas laborales dignas, promover empleabilidad, permanencia y formalización, todo esto en condiciones integrales y sin violencias, por supuesto”.

Colombia tiene muchos retos en el mercado laboral. Algunos de ellos están relacionados con la falta de oportunidades laborales para las mujeres. Los hombres han tenido una tasa de ocupación promedio de 71,4 por ciento superior en 25,3 puntos porcentuales a la de las mujeres. En 2023, la tasa fue 70.4 hombres, 45.9 mujeres. La brecha de ingresos entre hombres y mujeres durante el intervalo pasado fue de 10,8 por ciento.

Esto significa que, por cada cien pesos que recibe un hombre por sus ingresos laborales, una mujer gana 89,2 por ciento. Esta brecha salarial varía significativamente según la condición de empleo. En la informalidad la brecha puede ser hasta del 28,4 por ciento.

Ligado a ello, las mujeres viven otras prácticas discriminatorias y diferenciales debido al género en el mundo del trabajo. Estas prácticas de acoso y violencia ya han sido tipificadas como una afectación a los derechos humanos de las mujeres, una amenaza contra la seguridad y la salud de las y los trabajadores, además de ir en contra de la dignidad humana.

Según el informe de Espacios Laborales Sin Acoso, ELSA, el acoso sexual en el trabajo tiene como principales perpetradores a compañeros o colegas en un 42 por ciento, a jefes o superiores en un 26 por ciento, y a clientes en un 13 por ciento.

Avances y retos del gobierno del cambio

Frente a este panorama, la ministra del Trabajo ha dicho ¡no más! Para frenar esta cadena de situaciones, lanzó el incentivo violeta, que consiste en difundir el Decreto 2733 de 2012, al reglamentar el artículo 23 de la Ley 1257 del 2008, definiendo ladeducción de impuestos para empleadores que contraten a mujeres víctimas y adopten las medidas para garantizar su sostenibilidad económica.

El pasado mes de febrero, se radicó ante el Congreso de la República, junto con el movimiento sindical, de mujeres y las congresistas del Pacto Histórico, el Convenio 190 de la OIT, que está sin ratificar en Colombia desde 2019. Este instrumento busca, junto con la Recomendación 206, garantizar los derechos de todas las personas a un mundo del trabajo libre de violencia y acoso, reconociendo e incluyendo estas agresiones al género.

Este convenio, según la ministra Ramírez, “amplía la mirada de las relaciones laborales y entiende que la violencia y el acoso contra las mujeres y personas de los sectores sociales LGBTIQ+ en el mundo del trabajo, se dan en la presencialidad y/o la virtualidad, no solo en las relaciones jerárquicas. En los ambientes laborales no solo debemos proteger a los y las trabajadoras, sino pasantes, colaboradores, personas usuarias, entre otras”.

La líder de la cartera también expresó: “desde el Ministerio del Trabajo resaltamos el enfoque inclusivo e integrado que incorpora este convenio, reconocemos su importancia, por ello, su espíritu y acciones las hemos incluido en la reforma laboral, que este nuevo año legislativo sigue su curso y discusión en el Congreso de la República”.

Las reformas laboral y pensional

Las reformas laboral y pensional son parte de la gestión integral de un año y ocho meses de gobierno y de una cartera dirigida por una mujer que viene del movimiento sindical y social por la paz y quien, desde su formación feminista, ha impulsado a lo largo de su carrera política un componente de reivindicaciones y derechos para las mujeres colombianas.

Estos proyectos, que no han querido ser discutidos por un amplio grupo de congresistas de oposición, encarnan la garantía de derechos para las más desprotegidas. Es la primera vez en la historia del país que reformas de este carácter contienen un enfoque de género construido conjuntamente con mujeres de todos los rincones, sectores sociales y económicos del país.

Este enfoque en la reforma pensional plantea que las semanas de cotización disminuyen a mil semanas para todas las mujeres, como lo dijo la Corte Constitucional. Las mujeres en condición de vulnerabilidad, pobreza o quienes son cuidadoras, accederán en su vejez al pilar solidario con el subsidio de Colombia Mayor.

Para las que no tienen las suficientes semanas para su pensión, podrán ser beneficiarias de una renta básica conforme al tiempo en que pudieron cotizar. Por cada hijo o hija, las mujeres recibirán la reducción de cincuenta semanas de cotización, esto hasta por tres hijos o hijas.

Las mujeres avanzan con trabajo digno y decente. Con la reforma laboral, se plantea, además de la recuperación de los derechos perdidos en otros gobiernos, la disminución de las brechas de género, la eliminación de las distintas formas de acoso en los ambientes laborales y se promueve un sistema de licencias, permisos y garantías a mujeres cuidadoras o que deban atender citas y procedimientos médicos, de maternidad o de cualquier otro requerimiento. Los contratos laborales contarán con especial protección para las mujeres, madres y población diversa.

Si hay alguien que en este momento se esté disputando contra el sistema económico y social una lucha tajante por los derechos laborales y contra la violencia de la mujer, es la ministra del Trabajo. Una mujer de talante y sensibilidad profunda que no se cansa de repetir que sus reformas sólo buscan “hacer un equilibrio y lograr justicia laboral (…) porque cuando las mujeres avanzan ningún hombre retrocede”.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments