Cartas

0
392

Apareció una santa

En medio de la tragedia que padece Colombia “apareció una Santa” de las impuestas por los faraones de la antigua Roma desde antes de Jesucristo al cual persiguieron, calumniaron hasta clavarlo en la cruz como cualquier criminal por el delito de rechazarles su inhumana santidad… La misma que todavía nos suministran desde el Vaticano donde está el sublime representante del Dios-dinero enclavado en la gloria del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Saben que en el caso colombiano no se necesita de ningún santo, sino de un Mesías superior a todos; menos al que nació en La Habana el 12 de Agosto de 1927. Así mismo tienen que saber que el paraíso perdido descrito por Milton puede ser reconstruido no por ningún santo pero sí cuando gobiernen los hombres de trabajo. Saludo Fraterno. Julio Esteban Ochoa Pinilla (vía Internet).

madre-laura

Concepto de pueblo

A todos los marxistas del mundo, con mayor razón a los leninistas, se les critica la afirmación de que las ideas surgen de la realidad que viven los hombres; pero, y eso está claro, es ella quien da la razón. Para el imperialismo norteamericano y el fascismo venezolano el concepto de “pueblo” no incluye a esos millones de votantes que decidieron elegir a Nicolás Maduro como presidente del hermano país. Ese pueblo que votó masivamente por la libertad y la democracia en Venezuela y que derrotó por enésima vez a los apátridas del caprilismo, del leopoldismo, el corinismo y los otros ismos, no cuenta para los fascistas. El único “pueblo” que está dentro de su antidemocrático y estrecho concepto, es ese sector de la población dominado por los medios privados de manipulación y que no logra encontrar un canal adecuado para su desafortunada desorientación. Definitivamente las clases sociales y la lucha de clases, sí existen. Nota: ¿qué otra barbaridad estará craneando el dinosaurio del Procurador General de la Reacción? Claudio Rico (vía internet).

Pensiones privilegiadas

La Corte Constitucional Ad Hoc, compuesta en este caso por cuatro magistrados y cinco conjueces, interpretaron la Constitución aplicando equidad en cierto grado, pues pudo ser más equitativa, rebajando las mesadas de privilegiados a diez millones de pesos. Suma suficiente para quienes deben tener un espíritu de servidores al país y obtener ciertos honores por sus nombramientos en tan dignos puestos. De otro lado, sus niveles económicos alcanzan para vivir merecidamente, a la edad de las pensiones ya sus deberes de manutención y deudas han sido reducidas o inexistentes. Los privilegios de cualquier índole vulneran el derecho a la igualdad, por lo tanto no deben existir. Debe el Estado, para alcanzar más equidad y salir de los primeros puestos en el mundo como país inequitativo, otorgarles pensiones a ese 75 % de colombianos que no la poseen y las necesitan. Sirva este fallo para que el Estado se ponga a paz y salvo con los pensionados que no les han cumplido el derecho de pensión oportuna. Es de justicia revisar las pensiones obtenidas con fraude o malicia, reliquidarlas con devolución de los dineros del erario. La Corte estableció para beneficio del país, pues son mesadas deficitarias e inequitativas, que no podrá haber pensiones mayores a 25 salarios mínimos. El aumento anual será de acuerdo al IPC, igual a las demás pensiones. Omar León Muriel Arango (vía Internet).