jueves, mayo 23, 2024
InicioPaísMujeresA cerrar la brecha de género

A cerrar la brecha de género

Bono pensional para mujeres cabeza de familia por cada hijo y excarcelación de mujeres cabeza de hogar, iniciativas del gobierno Petro

Diógenes Laercio

Coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer, a comienzos del presente mes, la administración del presidente Gustavo Petro hizo dos anuncios que reivindican derechos fundamentales de las mujeres y contribuyen a cerrar la brecha de género.

Uno, hecho a través del Ministerio del Trabajo, da cuenta de la iniciativa de otorgar un bono pensional a las mujeres cabeza de hogar, que contribuye a acortar el número de cotizaciones que deben realizar estas para alcanzar su pensión de jubilación. La otra medida es el acto administrativo mediante el cual el presidente Petro sancionó una ley en favor de las mujeres privadas de la libertad, que son cabeza de hogar.

Con las dos medidas se contribuye a reivindicar el mayor bienestar de las mujeres que asumen labores de cuidado en el hogar y en la familia, y desarrolla algunos de los aspectos del programa del Pacto Histórico que tienen que ver con sus demandas.

Tema sensible

La primera iniciativa fue anunciada por la ministra Gloria Inés Ramírez, precisando que se favorecerá con 50 semanas de cotización a pensión, por hijo, a las madres a quienes corresponde la manutención del hogar, como madres solteras y, por ende, llevan sobre sus espaldas labores de cuidado no remunerado.

El bono pensional que reciban las mujeres con estas calidades, se repetirá hasta el tercer hijo solamente. “La reforma pensional es un tema sensible para el país. Estamos trabajando en una estrategia que he llamado de ‘compensación de género’. Eso significa que, para las mujeres que se han dedicado en su vida al trabajo del cuidado, haya un reconocimiento por cada hijo criado en un tiempo para su pensión, dijo la ministra Gloria Inés Ramírez en un acto conmemorativo del 8 de marzo.

Para las madres que lleguen al tope de tres hijos en estas condiciones, representará un alivio de 150 semanas de cotización para su pensión de retiro. El tema es importante, además, porque las mujeres enfrentan mayores obstáculos que los hombres en el mercado laboral. Estadísticas oficiales de enero indican que el desempleo de las mujeres fue del 17.4%, en tanto que el de los hombres llegó apenas al 11. Confluyen en esta situación una edad de productividad laboral y de fecundidad, en la que a menudo mujeres jóvenes quedan embarazadas, sin tener una protección social.

La brecha en cifras

Por cuanto la propuesta de la ministra Gloria Inés Ramírez apunta a aliviar la condición de la mujer en su edad adulta mayor, es bueno recordar que, al cumplir los 70 años de edad, de acuerdo a las mismas cifras oficiales, por cada cien hombres hay 120 mujeres. Para los mayores de 90 años, por cada cien hombres hay 140 mujeres. Y una inmensa mayoría de estas mujeres ancianas se encuentran si protección social, y en no pocas ocasiones en estado de pobreza extrema o mendicidad.

Un documento reciente de Fescol da cuenta que, del total de mujeres en edad de pensión, solamente el 19% alcanzó el disfrute de esta reivindicación, frente a un 29% de hombres, mostrando una brecha del 10%. Empero, también hay hombres cabeza de hogar, en situación precaria; no se conoce que la norma cobije también a estos hombres de hogares monoparentales.

La otra disposición es la decisión del presidente Petro de sancionar un proyecto de ley, que en su momento había sido objetado por el entonces presidente Iván Duque, que autoriza la sustitución de penas carcelarias (intramurales), por prisión domiciliaria u otra forma de sustitución de penas, para mujeres que cometieron delitos leves y que están encargadas del cuidado de sus hijos o familiares.

Entre rejas

La norma surtió el trámite legal y fue aprobada por el Congreso en 2021. Al pasar a sanción presidencial, el mandatario la vetó; por tanto, pasó a revisión dentro del mecanismo de control de legalidad. La Corte Constitucional desestimó las objeciones, por lo cual la norma fue devuelta a la Casa de Nariño para sanción presidencial.

Petro cumplió el mandato constitucional y en forma simbólica sancionó la ley el pasado Día Internacional de la Mujer. Dijo que lo hacía ese día para enviar un mensaje sobre la necesidad de eliminar todas las exclusiones que sufren las mujeres.

“Si ellas siguen presas y los niños sin su madre, esos niños crecen sin afecto y muchos, en el futuro, se convierten en criminales. Esa es la lógica de la violencia y de la exclusión, una especie de sifón suicida”, precisó el presidente.

El ministro de Justicia Néstor Osuna aclaró por su parte que la ley aplica para aquellas mujeres con condenas inferiores a ocho años, que al salir de las cárceles tendrán que terminar de pagar sus penas prestando servicios de utilidad pública no remunerados, que beneficien a la comunidad y reconstruyan el tejido social afectado por la comisión del delito.

Trabajo o estudio

Según el proyecto aprobado por el Congreso, “el juez de conocimiento o el juez de ejecución de penas y medidas de seguridad, previo consentimiento de la condenada, podrá sustituir la pena de prisión por la de prestación de servicios de utilidad pública durante la cantidad de horas que determine al momento de dictar la sentencia, o en cualquier momento dentro de la ejecución de la misma”.

La mujer condenada tendrá que trabajar cinco horas por cada semana de privación de la libertad sustituida. Al tiempo, tendrá la posibilidad de trabajar o estudiar, sin que la prestación del servicio de utilidad interfiera con dichas actividades. Como parte de la implementación de la ley, se espera que el Ministerio de Justicia firme convenios con entidades públicas, organizaciones sin ánimo de lucro y no gubernamentales y elabore un listado de oportunidades de servicios habilitados para la ejecución de las penas.

En el marco de estas reformas, un grupo de organizaciones no gubernamentales defensoras de derechos de las mujeres, criticaron la iniciativa del Ministerio de Justicia de eliminar el delito de inasistencia alimentaria. “El Ministerio termina proponiendo despenalizar una conducta que hoy es el único mecanismo que apoya para que los agresores no se sustraigan de su obligación de alimentos, sin el cual no se podría proteger mínimamente a las mujeres víctimas de este delito”, dijo Linda Cabrera, directora de la organización Sisma Mujer.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments