39 Sesión de la CEPAL: La transformación del modelo de desarrollo

0
202
José Antonio Ocampo, ministro Hacienda de Colombia (centro), y Santiago Cafiero, canciller argentino (derecha), en la 39° reunión de la Cepal. Foto Twitter Cepal

“Tenemos que avanzar en cooperación e integración regional latinoamericana… América Latina prácticamente no coopera en ciencia y tecnología”, José A. Ocampo

José Ramón Llanos

Entre el 24 y el 26 del presente mes se reunió en Buenos Aires, Argentina el 39 periodo de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe – CEPAL. La reunión bienal más significativa de la Comisión regional, que se desarrolla en el Centro Cultural Kirchner, fue inaugurada por José Manuel Salazar-Xirinachs, Secretario Ejecutivo de la CEPAL y por Alberto Fernández, Presidente de Argentina, país que ejercerá durante dos años la presidencia del organismo.

En la apertura participaron la Secretaria de Asuntos Estratégicos de la Argentina, Mercedes Marcó del Pont; la Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en la Argentina, Claudia Mojica, y el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien entregó un mensaje por video. José M. Salazar-Xirinachs, entre otras cuestiones, planteó:

“El mensaje principal del documento reside en que la agenda alrededor de la cual debemos construir es una que podríamos llamar de reactivación con transformación, es decir, una que en el corto plazo combine el delicado manejo macroeconómico que demanda la coyuntura, con sus complejos balances entre la necesidad de enfrentar la inflación, reactivar la economía, crear empleo y ayudar a los grupos vulnerables, en un contexto de limitado espacio fiscal y monetario financiero. Y que impulse sin postergar las reformas e inversiones cuyos frutos se van a ver más en el mediano y largo plazo, pero cuya implementación no puede esperar”.

Allí se discutió el proyecto de informe que se titula “Hacia la transformación del modelo de desarrollo en América Latina y el Caribe: producción, inclusión y sostenibilidad”. Según comentaron los funcionarios de la CEPAL que presentaron el documento: “Llegó la hora en que América y el Caribe construyan políticas públicas ambiciosas para superar la profunda crisis que vive en los últimos diez años”.

En este evento participó el ministro de Hacienda colombiano José Antonio Ocampo quien en al inicio declaró: “Tenemos que avanzar en cooperación e integración regional latinoamericana. América Latina prácticamente no coopera en ciencia y tecnología. El modelo europeo en el cual hay proyectos realmente regionales en esta materia, no existe en América Latina y es una oportunidad de hacer proyectos conjuntos. En el área médica hay una gran oportunidad, por ejemplo”.

Así mismo indicó el ministro Ocampo: “Todo este tema de cooperación tributaria, tanto a nivel global, como a­ nivel regional, sí que es particularmente importante, en un mundo donde la evasión tributaria es un problema central de la agenda”.

Como reconocen los funcionarios cepalinos, la academia y algunos políticos, América Latina una vez más está ante la pérdida de una década, por tanto, la población marginada, una concepción de humanidad y solidaridad exigen cambiar los modelos de desarrollo que son los determinantes de esta penosa situación económica y social. Por eso la CEPAL propone 10 áreas prioritarias para transformar el modelo de desarrollo regional que estimulen el crecimiento sostenible e inclusivo.

Contenido del documento

Ante las autoridades regionales, investigadores, docentes de renombre mundial y representantes de la sociedad civil, el Secretario Ejecutivo de la CEPAL, José Manuel Salazar presentó el documento Hacia la transformación del modelo de desarrollo en América Latina y el Caribe: producción, inclusión y sostenibilidad, que como se dijo antes constituye la propuesta que el ente entregó a los países para tratar de obtener la recuperación y el desarrollo sostenible teniendo en cuenta el actual contexto mundial y regional.

El documento consta de cinco capítulos que abarcan los temas: el presente y futuro de la globalización, la heterogeneidad regional y las posibles políticas para el desarrollo incluyente. Relaciona de manera dinámica el empleo, la protección social, y la relevancia de los estímulos sectoriales para dinamizar el crecimiento económico. Incluye también la economía circular, la economía del cuidado y las cuidadoras, el sector digital y culmina con las recomendaciones de políticas para obtener el desarrollo sostenible ante la nueva situación mundial y regional.

Diagnóstico de la situación

En la región una serie de factores externos e internos han condicionado el potencial de crecimiento económico y la creación de empleos de calidad, lo cual impiden que se obtengan resultados exitosos en las acciones contra la pobreza y la miseria. En estas circunstancias las estructuras económicas y sociales debilitadas devienen incapaces de romper el escaso crecimiento económico.

Esta situación tiene expresiones cuantitativas: en el período 2014-2019 la tasa de crecimiento fue de apenas 0,6 por ciento de promedio anual; padeció una contracción de 6,9 por ciento en el 2020 y una recuperación de 6,5 porciento en el 2021. La CEPAL considera que las economías de América Latina y el Caribe crecerán un 3,2 por ciento en el presente año y serán afectadas por una fuerte desaceleración del crecimiento proyectado el cual apenas será de 1,4 el año próximo.

Últimamente la situación económica ha empeorado, porque el exiguo crecimiento económico se ha afectado por el aumento de la tasa de inflación. Desde junio del presente año el promedio de la inflación regional es de 8.4 por ciento, el doble del promedio del periodo comprendido entre el 2005 y diciembre de 2019 (4,1 por ciento). La situación fiscal es crítica debido a los esfuerzos fiscales que los gobiernos tuvieron que hacer para tratar de minimizar los efectos de la crisis de covid-19 y sus secuelas sociales.

La situación de la pobreza

Como un derivado regional del covid-19 y de la recesión económica que produjo los índices de pobreza y pobreza extrema se dispararon, alcanzaron el 33 por ciento y el 13,1 por ciento de la población. La pequeña recuperación de la economía hizo posible que se redujera un poco la pobreza, pero en cambio la pobreza extrema se incrementó ya que llegó a 13,8 por ciento.

Al respecto el documento manifiesta: “Es en este contexto que los países de la región deben adoptar políticas que les permitan dinamizar el crecimiento sostenible, atenuar las presiones inflacionarias, generar empleo de calidad y mitigar los costos sociales junto con reducir a la pobreza y desigualdad. Todo esto plantea serios retos para los sistemas políticos y de gobernanza y para las capacidades técnicas, operativa y políticas de las instituciones públicas”.

El documento omite la necesaria crítica a los altos niveles de corrupción de la clase gobernante, corrupción que obstaculiza aún más las posibles acciones reivindicativas y potencialmente creadoras de estrategias para disminuir los altos índices de pobreza antes mencionada. La academia en cambio señala permanentemente como la corrupción ha contribuido a crear una sociedad de extremos: en uno altos niveles de riqueza y en el otro la dolorosa miseria.

Las soluciones propuestas

Permanentemente, la CEPAL ha señalado la importancia de las estrategias macroeconómicas para estimular una dinámica de transformaciones estructurales y el crecimiento productivo. Por eso, el documento cepalino identifica los sectores que puedan potenciar los cambios productivos y estructurales; el rol de la inversión para crear empleos. Además, señala la energía, la electromovilidad, la bioeconomía, la industria manufacturera, los servicios de salud, las técnicas digitales, el turismo, las micros, pequeñas y medianas empresas y la economía solidaria.