Más sectores se unen al paro del 19 de agosto: Sin salud ni transporte de carga

0
110
Estudiantes participan en una manifestación por la salud como derecho fundamental.

Cansados de las burlas, los incumplimientos y la represión del gobierno de Santos, varios sectores se organizan para apoyar y participar en las jornadas de protesta que se avecinan

Juan Carlos Hurtado F.

No solo el sector agrario será el protagonista del paro indefinido que inicia el 19 de agosto. Otros que también han sido burlados por el gobierno nacional se aprestan a sumarse a exigir sus reivindicaciones y rechazar el modelo económico impuesto.

Para el secretario general del Partido Comunista, Jaime Caycedo, “estamos ante una gran movilización popular, pacífica, organizada, reivindicativa y crítica de las políticas económicas y sociales del gobierno, que se cierra a la banda en beneficio del capital nacional y transnacional, y que desconoce los anhelos de justicia y cambio que el pueblo levanta”.

Por eso desde la Coordinación Nacional de Movimientos y Organizaciones Sociales y Políticas, se acordó avanzar en una sincronía de la protesta social. Aparte del sector agrario participarán el sector de la salud y los transportadores de carga agremiados en la Asociación de Camioneros de Colombia, ACC.

Centrales obreras apoyan

Por el lado de los trabajadores de la salud están Anthoc y la Alianza Nacional por la Salud, ANSA, que aunque esta última no agrupa trabajadores, tiene un importante trabajo con organizaciones como la Federación Médica Colombiana y otras que desarrollan investigaciones en salud, y tiene trabajo con ligas de usuarios. Actualmente hay acercamientos con Asmedas y otras quienes han manifestado su intención de apoyar la movilización.

Al cierre de esta edición se contaba con el apoyo y la participación de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, la Confederación de Trabajadores de Colombia, CTC, y la Confederación de Pensionados de Colombia, CPC. Aunque la Confederación General del Trabajo, CGT, no se había sumado a las actividades, varios sindicatos filiales sí se habían comprometido a participar de las protestas.

El 19 iniciarán los paros indefinidos de los tres sectores mencionados, las centrales obreras y organizaciones sociales acompañarán en los puntos de concentración, y el 20 de agosto habrá una jornada nacional de protesta con marchas en las ciudades capitales.

Entre las propuestas de la ANSA está la solicitud para que haya participación de los ciudadanos en las decisiones de la salud con la conformación de una mesa nacional entre el gobierno, las organizaciones sociales, sindicales, asociaciones de pacientes y de usuarios; para hacer un análisis de la actual situación de salud y formule políticas e iniciativas.

También exigen establecer topes y controles a los precios de los medicamentos y garantizar la participación ciudadana en la comisión nacional de control de los medicamentos. Autonomía del personal sanitario en su ejercicio profesional. Quitar los copagos y las cuotas moderadoras. Garantía del vínculo laboral para el sector público y privado con estabilidad y demás garantías de negociación, contratación y libertades sindicales.

Que el valor de las nóminas y de las plantas de personal sean asumidas directamente por el gobierno nacional. Pago inmediato de la deuda contraída con los hospitales públicos y privados. Retomar el proyecto de ley 233 presentado por la ANSA al Congreso de la República. Garantizar que los recursos de la seguridad social sean manejados por entidades públicas, con destinación específica para la salud, pensiones y riesgos profesionales, manteniendo siempre su carácter de recursos fiscales y parafiscales. Y garantizar una cobertura integral a las comunidades campesinas, afrodescendientes e indígenas a cargo del Estado.

Según Carmen Mayusa, secretaria general de Anthoc, “Consideramos que el modelo de salud pública con énfasis en atención primaria en salud, con una perspectiva de derecho fundamental a la salud y seguridad social es lo que el gobierno debe direccionar”.

El sector de los transportadores de carga ha venido manifestándose contra las políticas gubernamentales y adelantando negociaciones con él. Pero según la ACC, iniciará paro indefinido el 19 de agosto porque el gobierno de Santos en sus tres años ha firmado dos acuerdos que ha incumplido. Uno de los puntos medulares de la discusión es el precio de los combustibles por ser los peores del continente en cuanto a calidad y estar entre los más costosos del mundo. Sus montos deben bajar para que bajen los costos de los fletes. Asimismo, los peajes están entre los más altos de Latinoamérica y el estado de las vías no corresponde a la cantidad de dinero recaudado para su mantenimiento.

La ACC también denunció que el Ministerio de Transporte se inventó un documento Conpes para imponer una vida útil obligatoria de 20 años a los camiones, lo que sacaría a los carros modelo 94 hacia atrás. Se pretende una expropiación de los vehículos de carga y rebajar el 25% por año el reconocimiento económico que se hace al chatarrizarlos, aun cuando se incumplió con el acuerdo de las líneas de crédito. Afirman que el objetivo es sacarlos para que haya un apoderamiento del sector por parte de grandes empresas transnacionales y por lavadores de activos.

Se cualifica la unidad

Más allá de las manifestaciones que se darán en el contexto del paro que inicia el 19 de agosto, las organizaciones buscan escenarios donde se articulen política y organizativamente. “De una plenaria realizada con organizaciones sociales, populares, centrales obreras y organizaciones en conflicto, se planteó la necesidad de hacer el segundo encuentro nacional de unidad popular, para avanzar en un escenario de articulación de la protesta social y plantear referentes orientados a la construcción de un pliego único nacional. Con base en las discusiones se planteará una acción unitaria de masas que puede ser un paro cívico nacional”, explicó a VOZ, Carlos Arturo García, vocero de la Coordinación Nacional de Movimientos y Organizaciones Sociales y Políticas.

Los puntos anteriores también serán discutidos en el segundo encuentro de unidad popular que se llevará a cabo en Bogotá, el 31 de agosto y el 1 de septiembre. A este llegarán los procesos que están peleando sus reivindicaciones en el ámbito regional, para caracterizar el momento político y el gobierno nacional con su agenda legislativa; hacer una valoración sobre la búsqueda a la solución política del conflicto social y armado, y la necesaria participación del movimiento social en los diálogos de La Habana; y la construcción del bloque popular de masas que agruparía las iniciativas políticas y sociales que se la juegan por la democratización de la sociedad. Por último, acordará una agenda nacional de movilización; y las perspectivas de participación en las elecciones de 2014.