El boom de la poesía libertaria

0
Édison Peralta González

“Sí se puede escribir para el pueblo, con lenguaje del pueblo, con imágenes del pueblo, con imágenes que están en estos momentos en las cárceles, en los caminos, que están en las trochas, en las calles, en los tugurios, en los escondrijos, en todo eso que se oculta”.

Édison Peralta González
Édison Peralta González

Nelson Lombana Silva

El creador de la “poesía libertaria”, inspirado en la corriente poética, surgida durante la guerra civil española, llamada “La poesía del conflicto o la poesía de la conciencia crítica”, nació en el municipio de Villarrica (Tolima), el 16 de diciembre de 1944, siendo sus padres Isauro Peralta Lozada y Trinidad González.

Fue inspector municipal de la desaparecida Caja Agraria, delegado del DANE, personero y tesorero municipal de Rovira (Tolima), director de la escuela de formación campesina de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC) seccional Tolima y actualmente perito avaluador de la Corporación Colombiana de Lonjas (Fedelonjas). Además, militante del Partido Comunista desde 1976. Se trata del camarada Édison Peralta González.

De niño de vereda, abraza con donaire la literatura, al tener acceso a obras de Vargas Vila, columnistas destacados como Orlando Fals Borda y Alfredo Molano Bravo y posteriormente, poetas universales como Pablo Neruda, Luis Vidales y Gonzalo Arango, entre otros. Sin embargo, influirían poderosamente en su formación literaria y política los poetas pertenecientes a la guerra civil española, como Miguel Hernández y muchos más. Dice: “La lectura de poetas de la guerra civil española, que crearon una corriente poética llamada “La poesía del conflicto o la poesía de la conciencia crítica”, me marcaron poderosamente”.

Peralta González conserva intacta en su memoria la odisea de su pueblo natal producto de la guerra terrorista de Estado desatada por el dictador Gustavo Rojas Pinilla con el apoyo militar de los Estados Unidos. Su poesía es un grito de rechazo y condena a este criminal proceder de la oligarquía que continúa hoy en el marco del modelo neoliberal, sembrando de sangre, dolor y angustia a este pueblo que aún no ha roto sus cadenas.

“Mi poesía la llamo libertaria. Creo que es mi mayor aporte, no con el ánimo de figurar, sino de transmitirle al pueblo lo que realmente ocurre en el país”. Agrega: “La poesía es necesariamente arma revolucionaria. La poesía para que sea humana ha de estar siempre en defensa del pueblo”.

También ha influido bastante en su formación poética el conocido y famoso poeta de Rovira (Tolima) Julio César Arciniegas Moscoso, que por estos días recibe un reconocimiento del pueblo ecuatoriano.

¿Qué es la poesía libertaria? ¿En qué consiste? El poeta Edison Peralta González, contesta sin ambages: “La poesía de la conciencia crítica, no es más que una corriente poética que trata el pensamiento crítico, mostrándole a la misma poesía de los poetas burgueses que sí se puede escribir para el pueblo, con lenguaje del pueblo, con imágenes del pueblo, con imágenes que están en estos momentos en las cárceles, en los caminos, que están en las trochas, en las calles, en los tugurios, en los escondrijos, en todo eso que se oculta y que la poesía que está encasillada dentro del pensamiento único trata de minimizar manifestando que es solo panfletaria”.

Subraya: “El conocimiento poético también está en las entrañas del pueblo. Creo que toda poesía es política. No puede haber poesía que no sea política, porque trae un mensaje perteneciente a la sociedad y la sociedad capitalista está dividida en clases sociales”.

Elegía IV

Cada sueño represado / Detrás de las parcelas / Cada pacto rubricado / En escritorios y añagazas / Cada llanto encubierto / En las orillas / De los espectros y la siega / Cada miedo atascado / En los silencios / De las argalleras y obituarios / Cada piel desollada en los caminos / Cada célula disparando / En las arquetas y las cifras / Cada afán reprimido / En las mezquitas y las rosas / Cada sombra escurridiza que nos ata / Cada nube que abarrota / Los espacios y las hojas / Cada instante fustigando / Las flores que se escapan / Cada brega perdida / En los cuarteles y los surcos / Cada ofrenda que yace en los birretes /

Es el grito de los hijos de Abya Yala / Que atraviesa los Andes con sus muertos / Es el esqueleto de dios llevando a cuestas / Las llaves de la paz / En las aguas y la sangre / Es la luna que llora en las distancias / Es la muerte atrapada en la batalla / De los signos y los versos / Son los abrazos que copulan a media asta / y cubren las heridas / Es el poema libertario / Marchando con la Historia.