Clavos calientes

0
372
Foto: Politécnico Grancolombiano via photopin cc

Ladran los perros

El influyente diario británico The Economist publicó un editorial la semana pasada, titulado “Ladran los perros en Colombia”. El editorial reconoce la importancia del diálogo del gobierno de Colombia y las FARC-EP y, a la vez critica la actitud del ex presidente –y ahora senador- Álvaro Uribe Vélez de lanzar a diario una artillería contra el proceso de paz y el presidente Juan Manuel Santos. El diario se equivoca cuando dice que hay un límite establecido en el tiempo del diálogo, lo cual no es cierto. Uribe Vélez, como era de esperarse, respondió al editorial de The Economist, asegurando que él no es enemigo de la paz. Ladran los perros en Colombia, tiene razón el diario británico.

Foto: Politécnico Grancolombiano via photopin cc
Foto: Politécnico Grancolombiano via photopin cc

Lozano y Mendieta

Carlos Lozano, director de VOZ, y el general Luis Herlindo Mendieta protagonizaron una polémica en el panel “Reflexiones sobre la Paz”, auspiciado por la facultad de derecho de la Universidad Cooperativa, el lunes 27 de octubre, en el cual intervino también Marco León Calarcá desde La Habana (Cuba). Lozano le criticó a Mendieta la visión parcial de la historia, pues el oficial retirado redujo el tema de víctimas a la situación que padecieron los policías, militares y civiles que estuvieron en cautiverio en poder de las FARC.

Lozano le dijo que la tragedia del conflicto es fuerte y por eso hay que acabarlo por la vía del diálogo y del acuerdo político y social. Pesan más las víctimas del Estado y de su contubernio con el paramilitarismo, le anotó el director de VOZ.

Ayuda militar de UK

El gobierno del Reino Unido, que dice apoyar la paz, decidió someter a consideración del Parlamento la ayuda económica militar para Colombia, precisamente cuando avanzan los diálogos de La Habana que buscan ponerle fin al conflicto de más de seis décadas. Es contradictorio. La ayuda fue aprobada con la oposición de la mayoría de los laboristas y del grupo de amigos de Colombia, organizados por la ONG JFC. Mientras se apoye el gasto militar más se aleja la posibilidad de la paz en el país. Es lo que deben entender los países que se dedican a fomentar las salidas militaristas y guerreristas. Mejor que se hagan a un lado y no intervengan en favor de atizar el conflicto.

El dedo en la llaga

La condena a Salvatore Mancuso de ocho años por casi un millar de víctimas reconocidas en Justicia y Paz, dio al menos para que en el fallo se reconociera que los militares y policías estuvieron confabulados con el paramilitarismo para el exterminio de la izquierda. Mancuso confesó que las puertas de los batallones se le abrían a él sin ningún problema y que ni siquiera era requisado. El pronunciamiento judicial también hace la crítica a los grandes medios de comunicación porque fueron tolerantes con el paramilitarismo.