El 90% de los estatales es precarizado

0
Capitolio Nacional, sede del Congreso de la República.

Seis federaciones de trabajadores estatales pasaron un pliego de peticiones unificado para discutir con el gobierno nacional. Estabilidad laboral el principal tema

Capitolio Nacional, sede del Congreso de la República.
Capitolio Nacional, sede del Congreso de la República.

Juan Carlos Hurtado F.

La eliminación de los privilegios pensionales, que producen un abismo entre los pensionados con millonarias mesadas y los del mínimo -a quienes en realidad les llega menos porque tienen que pagar aportes a salud, ya que actualmente no hay empleador que les pague las dos terceras partes-, es uno de los temas que las organizaciones de trabajadores estatales quieren discutir con el gobierno.

Esta vez alrededor de 1.100.000 serían los beneficiados del petitorio, que las tres centrales obreras y las seis federaciones de trabajadores estatales le pasaron al gobierno para discutir. Y es que el Estado es el mayor empleador del país aunque sólo uno de cada 10 trabajadores cuenta con un contrato a término indefinido, los demás están precarizados, sin prestaciones. Algunos tienen contratos por tres o cuatro meses.

Solicitudes

Según Francisco Maltés, de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, “La petición principal tiene relación con la ampliación de las plantas de personal y con cárcel para los nominadores que no amplíen las plantas, en franca burla de las sentencias 614 y 171 de la Corte Constitucional”. Además, buscan sanciones para quienes violen el sistema público de carrera y sigan optando por el clientelismo político.

Por su parte William Reyes, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores al Servicio del Estado, Fenaltrase, explicó que la ampliación de plantas debe hacerse por concursos convocados acorde con el sistema de mérito reglamentado por la Ley 909. “Los cargos que actualmente están por encargo, deben ser sometidos a concurso para que la vía del sistema de mérito sea la que llene las vacantes. En resumen, el acuerdo de las centrales y las federaciones, es aprovechar el Decreto 1092 de 2012 que por fin da la posibilidad de negociación colectiva para empleados públicos, para negociar puntos como la estabilidad laboral. El empleo público no debe seguir siendo utilizado como cuotas de clientelismo político en épocas electorales”.

Rescatar la función pública

Según los sindicatos estatales, el 90% de los trabajadores del Estado son precarizados con diversas formas de contratación como la provisionalidad. “Se hacen procedimientos prohibidos para trabajadores del servicio público como cooperativas de trabajo asociado, outsourcing, contratos de prestación de servicios y sociedades por acción simplificada”, dijo a VOZ William Reyes.

Otros puntos que se discutirán tienen relación con que el gobierno hace un tiempo, con el criterio de unificar el régimen prestacional nacional con el territorial, arrebató derechos adquiridos. “Buscamos que haya unificación pero por arriba. En términos prestacionales hay que ver cómo mejoramos a los trabajadores”, comenta el presidente de Fenaltrase.

La capacitación a los funcionarios para que el Estado rescate la función pública y social, y deje de estar al servicio de carteles de la contratación es uno de los asuntos clave. Según los sindicalistas se pueden establecer convenios interinstitucionales para que, por ejemplo, los hijos de los trabajadores puedan contar con un apoyo no necesariamente en dinero, sino con educación gratuita en instituciones educativas estatales en todos los niveles de escolaridad.

Unidad sindical

Las organizaciones sindicales de estatales expresan que el nuevo decreto, el 1092 de 2012, da la posibilidad de iniciar un proceso para mejorar las condiciones de vida; salarial, prestacional, familiar y de capacitación, para el núcleo de los empleados públicos en cada uno de los municipios.

Así mismo, valoran de manera positiva la unidad de acción entre las organizaciones para asumir la negociación. “Siempre hemos pensado que la unidad es el camino. El hecho de que las federaciones estatales que pertenecen a las tres centrales sindicales, con distintas militancias y posturas políticas, nos hayamos unido alrededor de un pliego unificado estatal y dado la lucha durante seis años, demuestra que hemos sido capaces de superar nuestras diferencias, de entender que tenemos un mismo patrón que agencia un modelo económico de desarrollo como el neoliberal”, anota William Reyes.

Por su parte, Francisco Maltés, asegura: “Para el movimiento sindical estatal es muy importante que las tres centrales y las seis federaciones de empleados públicos presenten un pliego unificado al gobierno. Es un avance que haya unidad de acción para enfrentar una política laboral regresiva. Es posible que dentro de algún tiempo esto termine en una unidad orgánica”.

Los trabajadores advierten que de no prestarse atención a las solicitudes podrían ir a un cese de actividades. La decisión la tomarían el 1 y 2 de marzo cuando tendrán un encuentro nacional estatal, tiempo en el que las negociaciones deben estar a mitad de camino o finalizando. “Si encontramos que no hay voluntad política para resolver la problemática, definiremos un paro nacional estatal en defensa de la negociación”, concluyó Francisco Maltés.