Matones furibistas

La semana pasada estuvo en Londres, después de urdir la derrota de Pacho Santos en el circo que llamaron Convención Nacional de “Uribe Centro Democrático”, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez. Como siempre la presencia de este nefasto personaje desata todo tipo de protestas en colombianos residentes en el exterior y de activistas de los derechos humanos. Londres no fue la excepción. Pero los escoltas de Uribe, actuando como matones, arremetieron contra los manifestantes y a uno de estos lo arrastraron por el piso. Los mismos métodos del Esmad que tanto defiende el ministro de guerra Juan Carlos Pinzón.

016322ad45b8f461167a4acd9860579f

Nadie entiende

Todo el mundo sigue sin entender por qué el 3 de noviembre de 2001, en una zona rural del departamento de Cauca, fue abatido el comandante de las FARC-EP, Alfonso Cano, cuando se encontraba en total estado de indefensión. El presidente Juan Manuel Santos jamás explicó por qué dio la orden de ultimarlo si en ese momento era el interlocutor para los diálogos de La Habana en la llamada fase exploratoria. Las dudas son de tal magnitud, que varias personas, incluyendo al Arzobispo de Cali, sostienen que Cano fue asesinado.

Navarro recuerda

En una vibrante intervención ante los jóvenes delegados en el Festival Nacional de la Juventud en Bucaramanga, Antonio Navarro Wolff, vocero del Movimiento Progresistas, recordó que hace 40 años fue la aparición del M-19 cuando un grupo de muchachos y muchachas asaltó la quinta de Bolívar y se llevó la espada del Libertador. Fue el anunció de que había surgido el Movimiento 19 de Abril al cual se integraría poco después Antonio Navarro, a la sazón profesor de la Universidad de Nariño.

La ingenuidad de Petro

Fuentes de la Procuraduría General de la Nación aseguran que la destitución de Gustavo Petro es un hecho que se conocerá en los próximos días. El procurador Alejandro Ordóñez, figura de la caverna colombiana, ya le dio el visto bueno, así que se da por descontado que será ratificada en la segunda instancia. El alcalde estaba convencido que la destitución no llegaría. En algunas reuniones había dicho que no sería destituido porque al fin y al cabo Ordóñez y él son víctimas de las extremas. Ordóñez de la extrema izquierda y Petro de la extrema derecha. La ingenuidad de Petro lo engañó y no le dejó ver lo que le venía pierna arriba.