Zozobra en el ambiente

0
419

Aumentan las amenazas y la persecución contra líderes sociales por parte de grupos paramilitares

HIDDEN_264_15264_FOTO_botnet_Pushdo

Carolina Tejada

La organización social y política Marcha Patriótica ha denunciado los seguimientos ilegales y hostigamientos de personas extrañas a sus voceros, tal como viene sucediendo con el dirigente agrario Andrés Gil. Las denuncias corresponden a seguimientos de sujetos extraños que toman fotos, vigilan y siguen los pasos del dirigente, en motos y camionetas con vidrios polarizados. En diversas ocasiones, sujetos sin identificar han intentado ingresar a las instalaciones de la sede de Marcha aludiendo cualquier excusa.

Según sus denuncias, este modus operandi coincide con el de los grupos paramilitares, quienes han venido cobrando vidas de líderes sociales en el país. Preocupa, además, la ausente reacción de la Policía Nacional para que verifique los hechos y dé con el paradero de los autores de dichas persecuciones.

Situación similar se viene presentando con el partido político Unión Patriótica (UP). El pasado 6 de mayo, llegó a las oficinas del partido un sobre sellado, con una misiva que amenazaba la vida de la presidenta de la UP, Aída Avella, y en contra de los demás integrantes de este partido que participarían en las próximas elecciones.

En los últimos meses la UP ha sido víctima de señalamientos proferidos por Jaime Restrepo, que en las redes sociales se hace llamar @_El_Patriota, poniendo en riesgo la vida de su dirigencia.

Igualmente, la UP ha adelantado demandas contra Francisco Santos ante los señalamientos, injuria, calumnia y por instigación al genocidio. Santos señaló a la UP de haber promovido masacres. El día de la audiencia de conciliación, Santos no se presentó.

Universidad

El pasado 27 de abril fue asesinado el profesor pensionado de la Universidad Nacional (UN) en Medellín y miembro del Frente Amplio por la Paz Luis Fernando Wolff. Este crimen fue presentado por los medios como un crimen por hurto, aunque sus pertenencias se hallaron intactas.

El 7 de mayo llegó un panfleto a los correos institucionales de profesores y estudiantes de la UN, así como a las direcciones del departamento de sociología. En este panfleto, firmado por grupos paramilitares de las Águilas Negras, se amenaza de muerte a varios estudiantiles y profesores, señalando: “A su profesorcito guerrillero ya logramos callarle la jeta y si ustedes persisten en alienarse con él también se la callaremos a plomo que es como merecen, o también le podemos dar su buena torturada a alguno y se lo entregamos picadito para que todos cojan escarmiento (…)”.

Las organizaciones políticas y las personas objeto de amenazas aún esperan que las instituciones del Estado se pronuncien al respecto, y se adelanten las investigaciones para hallar a los culpables del vil asesinato del profesor universitario, y a los autores materiales e intelectuales de las amenazas contra la izquierda en Colombia.