Universidad del Tolima en crisis

0
779
Entrada a la Universidad del Tolima.

Estudiantes, trabajadores y profesores de la universidad avanzan en la organización y movilización en defensa de la educación pública y la autonomía universitaria, mediante una agenda de discusión y movilización que permita generar una propuesta de solución viable

Universidad del Tolima-1

Andrés Hernández

La Universidad del Tolima, atraviesa en estos momentos, por lo que sería la peor crisis financiera de su historia. El desfinanciamiento de la educación pública, y en particular la educación superior, producto de la ley 30 de 1992, viene reduciendo el apoyo a las respectivas universidades del territorio colombiano con el pretexto de organizar el servicio público de la educación superior, dándole a las gobernaciones departamentales facultades para financiar las universidades de carácter público. Sin embargo, pese a las facultades que otorga la política pública de educación, los mayores rubros para el sostenimiento de las Instituciones de Educación Superior provienen de ellas mismas. Es en medio de este escenario que empezaron a generarse las múltiples dificultades por las que atraviesa la Universidad del Tolima, toda vez que la gobernación departamental no ha destinado los recursos en su totalidad, que por obligación debe suministrar mediante el decreto 1864 de 1992 a dicha universidad, situación que ha desembocado en una deuda histórica con la universidad que supera los 5.000 millones de pesos.

A esta situación se le suma la crisis de gobernabilidad y los malos manejos administrativos que se ven reflejados en la UT. La alta burocracia, el clientelismo y la especulación financiera agudizan la misma, la creación desmedida de cargos, la vinculación a la universidad de más y más personal por intereses personales y politiqueros, y la respectiva aprobación por parte del Consejo Superior, quien con conocimiento previo sabía de la incapacidad financiera de la institución para sostener esos procedimientos.

Es por esto que hoy en la Universidad del Tolima, principalmente desde las organizaciones estudiantiles, se denuncia a gritos el silencio autista y la ineficiencia administrativa por parte de la Rectoría, el Consejo Superior y el Consejo Académico, a tal punto que hasta la fecha se desconocen oficialmente las cifras reales del déficit que tiene la universidad.

La pugna por el control y el manejo clientelista de la única universidad pública del departamento del Tolima, está inmersa en medio de una disputa entre el santismo y el uribismo, intentando engañar y llevar a la especulación a la comunidad universitaria. Es por esto que los estudiantes de la UT rechazan las intromisiones de estas “corrientes políticas” que tanto daño le han hecho al país, así como también es manifiesto el rechazo los intentos de intervención del Ministerio de Educación, quien con un discurso de supuesto acompañamiento para salvar la universidad, intenta a toda costa vulnerar la autonomía universitaria, ejecutando la ley de inspección y vigilancia, cosa que preocupa bastante por los alcances de esta norma.

Ante esta realidad, estudiantes, trabajadores y profesores de la universidad avanzan en la organización y movilización en defensa de la educación pública y la autonomía universitaria, mediante una agenda de discusión y movilización que permita generar una propuesta de solución viable de cara a la crisis que atraviesa la Universidad del Tolima