Tierrabomba: El mar se lleva 300 casas

0
470

Los tierrabomberos raizales sienten que no existe entre la importancia turística de su isla y su difícil situación derivada de los estragos de la erosión una compensación justa.

Tierrabomba (UNiversal)

Libardo Muñoz

Gelvis Godoy, nativo de la isla, y actual presidente de la Asociación de Pescadores de Tierrabomba, una organización muy antigua y reconocida que desarrolla la defensa de una labor diaria, si se quiere artesanal y que es la única fuente alimenticia de familias enteras, nacidas y crecidas rodeadas de un mar que aporta el paisaje y la belleza natural, pero que al mismo tiempo es una amenaza para las viviendas de la gente, declaró que el mar se llevó 300 casas de Tierrabomba.

Al frente de Cartagena por el Sur, Tierrabomba es una realidad geográfica que seguramente deslumbra al visitante desde mucho antes de la llegada de los conquistadores. No hay excursión turística, local o venida de otras tierras que no incluya a Tierrabomba en su mapa de navegación, pues sólo se llega a ella por mar, en lanchas que son, al mismo tiempo el medio que sus habitantes usan para hacer diligencias o compras en Cartagena.

Los tierrabomberos raizales sienten que no existe entre la importancia turística de su isla y su difícil situación derivada de los estragos de la erosión una compensación justa. “No vivimos como lo merecemos, sentimos que algo nos debe el gobierno”, afirma Godoy.

Los pescadores aclaran que no son resentidos sociales, sino luchadores por un buen vivir, como seres humanos que le aportan algo a la sociedad.

Durante las pasadas elecciones parlamentarias, Tierrabomba fue noticia nacional, debido a que un comité cívico impidió la instalación de mesas electorales con su instrumentación para el debate. En ese momento se reclamaba por la inexistencia de los espolones tantas veces prometidos, como los que defienden la franja costera de Cartagena y que al mismo tiempo, por la sedimentación van creando playas para el disfrute de todos. Por lo menos, las últimas 20 alcaldías, políticos buscavotos y promeseros de todo origen, le han anunciado unos espolones que nunca llegan a Tierrabomba.

Por pura casualidad, en los días electorales, se rompió la alberca artesanal de la isla, lo que le dio a la comunidad más argumentos para la protesta. Ahora, la posición de los pescadores de Tierrabomba fue llevada a una audiencia con el defensor nacional del pueblo, Jorge Armando Otálora, con una muy nutrida comisión encabezada por Gelvis Godoy, quien anunció de manera serena pero tajante que no votarían en las elecciones presidenciales recientes. Godoy dice además que el presidente Santos no quiere ir a la isla de Tierrabomba.

El defensor nacional del pueblo anunció una acción de tutela en defensa de la vida de las personas de la isla de Tierrabomba, quienes duermen arrullados por el rumor de las olas, pero amenazados por el fuerte vecino que tienen al frente hace quién sabe cuántos siglos.