martes, junio 25, 2024
InicioInternacional“Tenemos que reflexionar sobre los límites del reformismo”

“Tenemos que reflexionar sobre los límites del reformismo”

Bolcheradio habló con Neirlay Andrade, nueva directora de Tribuna Popular, periódico que recientemente cumplió 75 años de existencia. La joven comunicadora, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Venezuela, profundizó no solo sobre la historia y actualidad del órgano de prensa de la colectividad revolucionaria, sino también de la desaparición física del comandante Hugo Chávez y la política de deslinde con el gobierno de Nicolás Maduro

Óscar Sotelo Ortiz
@oscarsopos

Tribuna Popular, TP, es el órgano de prensa del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela, PCV, y el pasado 17 de febrero cumplió 75 años de existencia. En su larga trayectoria, el medio de comunicación revolucionario se ha convertido en uno de los referentes más importantes en el periodismo popular del vecino país.

El primer número, en 1948 salió con la consigna “pan, tierra y liberación nacional”, demandas que siguen vigentes en la acción política de las mayorías no solo venezolanas, sino en gran parte del mundo. Actualmente se publica de manera digital, con un total de 3.035 ediciones. Su consigna: ¡El socialismo sigue siendo la esperanza de los pueblos!

Para conocer más sobre la historia y la actualidad de TP, Bolcheradio habló con su joven directora Neirlay Andrade. Además, la también integrante del Buró Político del PCV, comentó sus impresiones a propósito de los diez años sin el comandante Hugo Chávez y la táctica de deslinde y ruptura de la colectividad revolucionaria con el gobierno de Nicolás Maduro.

Prensa obrera, prensa revolucionaria

Antes de cualquier cosa, ¿cómo llega una joven de 33 años a la dirección de TP?

-EL PCV realizó su 16 Congreso Nacional en noviembre de 2022. Además de construir nuestra táctica y ratificar nuestra estrategia, elegimos a nuestra dirección nacional. Soy parte del Comité Central del Partido y fui designada para hacer parte del nuevo Buró Político. En nuestro segundo pleno realizado en diciembre de 2022, se designaron las principales responsabilidades. Por el oficio, la profesión y el entusiasmo que genera el tema de la comunicación, en particular la comunicación política y la prensa, el Partido decidió designarme como directora del periódico.

Soy la primera mujer en 75 años en estar al frente de TP. Es un hito bastante importante, porque han existido mujeres muy importantes para la historia política de nuestro país vinculadas a TP. Por ejemplo, Olga Luzardo, que es un referente en las luchas por los derechos de las mujeres, fue una de las fundadoras del periódico. En lo personal, es un reto que asumo con mucha responsabilidad.

Hablemos un poco de la historia de TP.

-Tribuna ha tenido una historia bastante convulsa porque ha estado vinculado al desarrollo de la lucha de clases en Venezuela. En algún momento de su historia fue ilegalizada, tuvo ediciones clandestinas, el periódico llevaba la información y los partes de guerra en la lucha armada. En distintos momentos de la historia ser pregonero, vender o tan solo llevar debajo del brazo el periódico implicaba cárcel. Eso da un sentido de arraigo muy significativo entre el periódico con la clase trabajadora y los sectores populares venezolanos. Esta relación estrecha entre las demandas del pueblo venezolano y lo que ha aparecido históricamente reflejado en el periódico, hace que exista esa empatía, ese cariño y esa necesidad que exista prensa obrera, prensa revolucionaria.

Neirlay Andrade

Agitador, propagandista y organizador colectivo

¿Cómo se encuentra el periódico?

-En este momento TP no está circulando de manera impresa. El último número que pudimos sacar a las calles fue en diciembre de 2019. La agudización de la crisis económica en el país es muy fuerte, por lo tanto, muchos medios y periódicos cerraron sus ediciones impresas en los últimos diez años. Eso se fue agravando cada vez más con el tiempo. El tema de la dolarización de facto de la economía hacia muy difícil todo el tema de las importaciones, entre esas, el papel.

Migramos a una edición digital que sacamos mensual. Para este 75 aniversario, hemos avanzado en algunas iniciativas con las que queremos reforzar esa presencia de TP en el ecosistema digital, tratando de construir condiciones para una reaparición a mediano plazo del impreso. Dentro de las iniciativas a corto plazo, está el relanzamiento de nuestra página web y de las redes sociales.

¿Cuál es la discusión partidaria con referencia a TP?

– Como comunistas sabemos que el rol de la prensa es clave para nuestras organizaciones. El periódico no solo se puede entender como un transmisor de información o emisor de la línea política del Partido al seno de las mayorías, sino también como un instrumento que nos permite organizarnos y estudiar. Lenin lo decía: agitador, propagandista y organizador colectivo. No obstante, también sabemos que hay una transformación significativa en el campo de las tecnologías y que eso ha impactado directamente el campo de la comunicación política y de los medios de comunicación. Es decir, preservamos los principios leninistas en el desarrollo de la prensa, pero también, como marxistas que somos, estamos trabajando en analizar las tendencias y herramientas que nos permitan ampliar el alcance de la política, nuestras propuestas, nuestros planteamientos críticos y propositivos.

Sobre Hugo Chávez

Se cumplieron diez años sin Hugo Chávez. ¿Cuáles son tus opiniones sobre la conmemoración?

– El 5 de marzo es una fecha icónica para la historia de la democracia contemporánea, porque no solo se conmemoran 10 años de la muerte del comandante Hugo Chávez, sino también porque celebramos el 92 aniversario de la fundación del Partido Comunista de Venezuela.

Lo primero es que cuando Chávez está preso tras la insurrección cívico-militar del 4 de febrero de 1992, el PCV pacta una alianza electoral con Rafael Caldera con fines de poder quebrar con el bipartidismo. Entre las propuestas estaba la liberación de Chávez y de los insurrectos del 4 de febrero. El PCV comprendía las causas del 4F que estaban vinculadas a demandas y anhelos del pueblo venezolano. Lo otro que debemos recordar, es que el PCV fue el primer partido político que apoya la candidatura de Hugo Chávez.

Ya después con el gobierno, el acompañamiento fue crítico, como ha de ser en una organización revolucionaria. Nosotros apoyamos las iniciativas que había que apoyar, señalamos las que debíamos que señalar y criticamos las que debíamos que criticar.

En la actualidad, ¿cuál es la valoración que hace el PCV de Chávez?

-Es una lección importante que creemos todavía está vigente y es que nos permite reflexionar sobre los límites del reformismo. Es decir, hay un momento en el que estos procesos, el de Chávez aquí en Venezuela y algunos otros en América Latina, tocan un límite, un techo. Aquí se presentó una encrucijada, se avanza a posiciones más revolucionarias (y cuando decimos revolucionarias hablamos de transformación económica de la sociedad) o se aguanta, se estanca y comienza el retroceso.

Nosotros creemos que esa encrucijada se expresó en el final del mandato de Hugo Chávez y se agudizó en estos 10 años, después de la desaparición física del comandante. Nuestro país sigue siendo un país capitalista, eso es indiscutible, más allá de las declaraciones, de cómo se vistan las personas, de las frases que se utilicen. Marx decía que uno no se le podía creer a una época por lo que esa época decía de sí misma, sino por lo que se hacía. Y aquí en Venezuela hay capitalismo. El modo de producción imperante es el mismo, fue el mismo con Hugo Chávez. En Venezuela no hay un proceso de construcción del socialismo, porque la base económica es exactamente la misma que ha regido la historia moderna y contemporánea en nuestro país.

Para nadie es un secreto que el capitalismo está en crisis y es obvio que eso impacta a la sociedad venezolana. Hay un agotamiento del modelo rentista, ha sido la fórmula de siempre para gestionar la economía del país. Es decir, ese modelo entró en crisis a finales de los ochenta, por eso hubo un Caracazo en 1989, por eso hubo una insurrección el 4 de febrero de 1992, por eso llegó Hugo Chávez al poder en 1999. Hay que decirlo. Ese rentismo dependiente, se agotó y estamos viviendo la agonía.

Otro componente importante para comprender estos diez años sin Chávez, son las medidas coercitivas y unilaterales del imperialismo contra el pueblo venezolano. Quienes estamos viviendo las repercusiones negativas, somos los venezolanos, especialmente la clase trabajadores, los sectores populares, que han visto una situación de deterioro violento de sus condiciones de vida.

Deslinde y ruptura

¿Cuál es la posición del PCV frente al actual gobierno de Venezuela que lidera el presidente Nicolás Maduro?

En nuestra opinión ha ocurrido un viraje en la política del Gobierno revolucionario de carácter antipopular. Desde el 9 de enero, día de retorno a clases, y durante ocho semanas consecutivas, los docentes y los trabajadores de la educación y otros sectores de la administración pública están protestando en las calles del país.

¿Por qué protestan? Hay una política salarial regresiva para la clase trabajadora, que ha tenido un impacto totalmente negativo en nuestras condiciones de vida. Estamos hablando de congelamiento de salarios, de bonificación del ingreso, aplanamiento de tablas salariales, eliminación de conquistas contractuales, hostigamiento y persecución contra dirigentes sindicales que se encuentran injustamente detenidos en este momento en cárceles venezolanas.

Ante esa política, el PCV ha acompañado consecuentemente este proceso de protesta. Tenemos clara nuestra política de confrontación con los enemigos de clase, la burguesía nucleada en la derecha, pero también de deslinde con sectores que pretenden vender y socavar las conquistas que ha logrado el pueblo venezolano, que no solo se lograron con el gobierno de Hugo Chávez, sino también a lo largo de la historia.

Ese punto de deslinde pasó a un momento abiertamente de ruptura, lo decimos de manera muy responsable. Hay una frase muy importante que nos ha acompañado todas estas semanas en las que hemos estado con el pueblo en las calles protestando y que resumen nuestra política: “Gobierne quien gobierne, los derechos se defienden”.

Así como tuvimos un acompañamiento crítico con Hugo Chávez, hemos presentado propuestas en distintos momentos durante el mandato del presidente Nicolás Maduro. Suscribimos un acuerdo unitario para apoyar su candidatura que buscaba una salida revolucionaria a la crisis. Bueno, ese acuerdo no fue entendido. Hoy el Partido Comunista está haciendo frente a estas políticas, con la ética y la moral que nos da el haber acompañado este proceso, construir las propuestas necesarias y estar al lado del pueblo, que es donde deben estar nuestra fuerza comunista.

Nota editorial: El semanario VOZ y el Partido Comunista Colombiano abogan por la unidad del movimiento revolucionario. Por lo tanto, ponemos a disposición nuestra experiencia para reestablecer los lazos de unidad en dos fuerzas que son imprescindibles para el futuro del proceso político en la hermana República Bolivariana de Venezuela. 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula