domingo, junio 16, 2024
InicioInternacional¿Se mantendrá la coalición progresista en España?

¿Se mantendrá la coalición progresista en España?

Ante el avance del bloque reaccionario, y con la premura del tiempo, las diferentes fuerzas acomodan sus tácticas para que sea el pueblo español quien tome las decisiones en un momento de polarización política y mucho ruido mediático

Sergio Salazar  

El pasado 28 de mayo (28M) los resultados de las elecciones locales y de 12 de 17 Comunidades Autónomas en España materializaron el avance del conservador Partido Popular, PP, y el ultraderechista partido Vox. Con respecto a las elecciones de 2019, el PP aumentó en casi dos millones su votación, y Vox duplicó sus resultados y se convierte en socio necesario para formar gobierno con el PP en cinco comunidades Autónomas y una treintena de grandes ciudades.

Los titulares del avance del bloque reaccionario fueron cambiados al día siguiente por el anuncio del presidente Pedro Sánchez del Partido Socialista Obrero Español, PSOE, por la disolución del Congreso de los Diputados y el adelanto al 23 de julio de las elecciones generales. El resultado definirá la correlación de fuerzas políticas en el parlamento lo cual influirá en la escogencia del próximo presidente del Gobierno del Estado español. Un movimiento audaz de alto riesgo.

Elementos de contexto

El resultado electoral del 28M se da en un contexto de agudización de la crisis del sistema capitalista, de movidas geoestratégicas de la OTAN en Europa, de la Guerra en Ucrania y de avances del bloque reaccionario en Europa.

En España, se ha pasado de un ciclo de profundización del desmonte progresivo del Estado de bienestar, tras los sucesivos gobiernos del PP entre 2011-2018, a la vuelta del PSOE al gobierno en 2018 tras una moción de censura para destituir al PP, en medio de una serie de escándalos de corrupción, y a una coalición progresista inédita después de las elecciones presidenciales de 2019, que desembocaron con el acuerdo de gobierno del PSOE con Unidas Podemos.

Tal cambio de gobierno se debió entre otras a la consolidación del avance del bloque de izquierdas, que alteró el panorama político bipartidista tras el estallido social del denominado 15M en 2011, la creación del partido de izquierda Podemos y de otros a nivel regional, y el cambio del panorama político en las elecciones municipales de 2015, que abrieron la posibilidad de gobiernos de izquierda en ciudades importantes como Madrid, Barcelona y Valencia, así como gobiernos de coalición entre el PSOE y partidos a su izquierda como Podemos o Izquierda Unida o sus socios regionales en seis Comunidades Autónomas.

Tal cambio se mantuvo más o menos en las elecciones municipales y autonómicas de 2019, en las cuales la ruptura interna de Podemos en Madrid permitió que el PP recuperará la Alcaldía, y ya en esas elecciones el bloque reaccionario se empieza a reacomodar con la irrupción de un partido satélite, que canalizó el descontento por la corrupción del PP (Ciudadanos) y Vox empieza a tomar fuerza.

Tras el acuerdo de gobierno de coalición, desde 2020 a la fecha se ha avanzado en una serie importante de medidas legislativas tendientes a mejorar la calidad de vida de la sociedad española, a pesar de los efectos de la crisis por la Covid-19.

Sin duda se deben a la presión de Unidas-Podemos al PSOE para cumplir los acuerdos, sin embargo, el PSOE no ha permitido avanzar en otros tantos y que han reflejado las fricciones entre los socios de gobierno. Hay que recordar que el PSOE es un partido socialdemócrata de los que abrazaron las tesis del neoliberalismo y es fiel a los mandatos de las organizaciones que definen los movimientos del péndulo del sistema capitalista mundial.

Igualmente, es junto al PP uno de los beneficiarios de los pactos de la Constitución de 1978 que impuso la vuelta de la Monarquía bajo la estela de la transición a la democracia y que mantuvo intacta parte de la estructura de la dictadura franquista.

El fenómeno electoral

Parte de la explicación del resultado electoral es la efectividad del uso de los medios de comunicación concentrados en manos por el bloque reaccionario. De hecho, el gobierno del PSOE no ha querido tocar tal cuestión y por el contrario ha cedido a las pretensiones del PP al no modificar la ley de medios, ceder la radiotelevisión pública y dar prebendas a periodistas incómodos.

Otra parte de la explicación también se puede encontrar en la pérdida de arraigo territorial y sectorial de las organizaciones de izquierda y sus divisiones a nivel estatal. Situación diferente en el País Vasco o Galicia donde el resultado mostró un avance del bloque de izquierdas.

Lo anterior muestra que cuando no se mantiene vivo el tejido organizativo de base que mantiene la batalla cultural para construir poder popular, a la vez que se gobierne, los avances de la lucha política y económica son efímeros.

Incluso, se puede convertir en herramienta de desmovilización y desencanto, además de caldo de cultivo para la batalla cultural del bloque reaccionario, experto en el uso de la mentira, el odio y el miedo como herramientas de movilización social y de la guerra judicial.

Hay un análisis adicional por realizar respecto a las coaliciones con la socialdemocracia. Si el movimiento es táctico para fortalecer la unidad y aumentar la correlación de fuerzas de la izquierda, el resultado esperado es sin duda un avance. Pero cuando dicho movimiento táctico se convierte en la estrategia se está renunciando a las transformaciones sociales y políticas de fondo en el mediano plazo.

Posibles escenarios

Si bien no son extrapolables los resultados electorales del 28M como ya ha ocurrido anteriormente, ya hay una base que el bloque reaccionario pretenderá explotar para sumar correlación de fuerzas. El PP está utilizando el discurso del voto útil para gobernar en solitario sin hacer coalición con Vox, discurso que le funcionó en regiones como Andalucía. Vox hará todo lo posible por aumentar su electorado y forzar la coalición con el PP arrastrando votos de descontento con el estado actual de cosas y su eficaz marketing político.

Por otro lado, el adelanto electoral evita un mayor desgaste de la opinión social del gobierno progresista dado el asedio mediático descomunal. Otro cálculo del PSOE es apelar al voto útil para arrancar votos al espectro de la izquierda alternativa, así como sectores de la sociedad que tienen miedo a un gobierno de pacto del PP con Vox, como sin duda ocurrirá en los municipios y regiones, a pesar de que el PP este aparentando no tener intención de ello.

Igualmente, el adelanto evita al PSOE cumplir con una serie de acuerdos con sus socios minoritarios en legislar sobre temas neurálgicos, a la vez que los arrinconó para que lleguen a un acuerdo interno para presentarse como única coalición en un contexto de fricciones entre ellos y claro debilitamiento por su fraccionamiento.

Desde el bloque de izquierda se pretende canalizar el voto desde un nuevo proyecto llamado Sumar, liderado por la ministra de Trabajo Yolanda Díaz, integrante del Partido Comunista de España y quien protagonizó éxitos importantes durante el ejercicio de gobierno de coalición.

Se ha firmado un acuerdo de unidad del espectro de la izquierda a última hora en torno a dicho proyecto. Sin embargo, hay fuertes tensiones (sobre todo de Podemos) por cómo se ha llegado a dicho acuerdo con acusaciones públicas de vetos de Sumar a líderes suyos como la también Ministra de Igualdad Irene Montero. Dichas tensiones están siendo explotadas por el bloque reaccionario para alimentar una opinión contraria a Sumar.

En definitiva, un gran reto para el espectro del bloque de izquierda y progresista en un contexto en el que el bloque reaccionario va ganando la batalla cultural. El pueblo español tiene en sus manos una decisión histórica en un momento de polarización política y mucho ruido mediático. Ojalá se imponga la sensatez.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula