S.O.S.

0
573
Belisario Camayo Guetoto, indígena asesinado por la Fuerza Pública.

Acusan a capitán de la Policía por muerte de indígena

El capitán de la Policía Nacional Camilo Alberto Gómez González fue acusado en primera instancia por la Fiscalía 55 Especializada de la Unidad Nacional Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, por la muerte de un indígena, ocurrida en zona rural de Caloto (Cauca). El 10 de noviembre de 2005, durante un procedimiento de desalojo por ocupación de tierras en la Hacienda Japio, del municipio en mención, miembros del Escuadrón Móvil de Carabineros del Departamento de Policía del Cauca, habrían disparado en contra de los indígenas Belisario Camayo Guetoto y Gerson Mensa Puyo. El primero falleció por la gravedad de las lesiones y el otro quedó con heridas de consideración. Se determinó que Gómez González, en calidad de comandante del escuadrón y encargado de la seguridad del mismo, habría sido negligente ante la situación presentada, ya que al parecer no veló por la protección de quienes protestaban.

Belisario Camayo Guetoto, indígena asesinado por la Fuerza Pública.
Belisario Camayo Guetoto, indígena asesinado por la Fuerza Pública.

Obstruyen labor de defensores de derechos humanos

La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz denunció que empresarios que ocupan de mala fe territorios de los campesinos de Curvaradó, Caño Manso y Pedeguita-Mansilla, vienen implementando una estrategia contra líderes reclamantes de tierras y observadores internacionales de derechos humanos. Según la organización de derechos humanos el pasado 18 de noviembre más de 17 trabajadores hostigaron con machetes y palos a integrantes de organismos humanitarios que tenían como objetivo ver de cerca la situación de los campesinos en la región. Estos hombres al parecer pagos por los empresarios estaban con el rostro tapado y tomando fotografías a los miembros de la comisión de derechos humanos y a sus acompañantes. Las denuncias de los líderes de la zona dan cuenta de que los ocupantes de mala fe están vinculados con una empresa ganadera del coronel retirado Luis Felipe Molano. Estos personajes impidieron agresivamente que los organismos internacionales y la Comisión de Justicia y Paz reconstruyeran el puente destruido para impedir la libre movilización de los integrantes de las comunidades. Lo más extraño de todo es que estas agresiones fueron posibles aún en presencia de militares de la brigada 17 del Ejército, que no hicieron nada. Los organismos de derechos humanos lograron conseguir la identificación de los que ocultaron su cara y entre ellos estaba un hombre conocido como alias “el Paisa”, quien agredió a tres mujeres de la zona en días pasados.