Río de sangre, un performance para las víctimas

0
222
Perfomance ‘Ríos de Sangre’ en la Plaza de Bolívar. Foto El País

El pasado 18 de mayo, una mujer vestida con los colores de la bandera de Colombia invertidos se tomó la Plaza de Bolívar, y protagonizó su obra. Culminó con una mirada inquisidora dirigida hacia el Palacio de Justicia

Redacción Mujeres

Mónica Savdipé, artista y protagonista del performance, mientras cargaba con su rollo de tela la semana previa al evento, le contó al semanario VOZ cómo surgió la idea de ‘Río de Sangre’. “Durante el estallido social del 2021 que inició el 28 de abril, decidí salir con un vestido que tenía guardado en casa y que había sido utilizado para otras obras privadas pero que, según el contexto de ese momento, coincidía perfectamente”. Su primera aparición fue en el ya demolido Monumento a los Héroes.

“Estas salidas a ver el movimiento de la juventud llamó mi atención y por ello decidí unirme no como espectadora sino como artista”. Gracias a esto, tomando un papel icónico en contraposición al Gobierno, Mónica sentó su visión crítica hacia las medidas que estaba tomando este con respecto a la represión en contra de quienes salían ejercer su derecho constitucional a la protesta social.

Esto impactó en el desarrollo de la obra a la que fue añadida la tela roja simbolizando la sangre que se estaba derramando en ese momento la juventud a lo largo y ancho del país. A medida que la movilización tomó fuerza, la tela también fue creciendo en memoria de quienes cayeron en el marco de la protesta y de muchos otros miles que han sido asesinados, desaparecidos o torturados por las fuerzas armadas estatales.

El performance fue invitado al Homenaje a Antonio Caro en el auditorio del Gimnasio Moderno, donde el “río” ya medía 40 metros. Consiguiendo fondos durante algo más de un año y gracias a las donaciones de varias personas interesadas (procedentes de Bogotá, Roma, Quebec, Texas y Ciudad de México). Mónica logró medir la diagonal de la Plaza de Bolívar y así completar los 127 metros del río que la atravesaría, además de la construcción de un sistema de desenrollado y la confección necesaria para unir todos los retazos que lo conformaban.

Sobre la artista

Además de ello, con el performance en mente, pidió prestada la pista del Autódromo de Tocancipá para poder ensayar con el sistema para desenrollar la tela completa. Allí se enfrentó al viento y otros imprevistos que le permitieron estar preparada para el miércoles 18 de mayo. Así mismo pidió permiso en el Palacio del Liévano para tomar un registro fotográfico de la actividad.

Mónica Savdié nació en Colombia en 1963 es periodista, narradora, artista plástica, diseñadora industrial, hija de padre egipcio y madre rumana. Se inició por casualidad en el periodismo de aventura que la llevó a hacer parte y a contar el primer ascenso de un grupo de colombianos al monte Everest. Las investigaciones periodísticas son la base de su trabajo creativo y una constante en sus obras literarias y artísticas. Las propuestas que aborda tienen componentes interdisciplinares en los que se fusionan distintos lenguajes y herramientas para transmitir reflexiones sociales y políticas a nivel local y global.

Sobre la perspectiva de los muiscas

Mientras el performance se desarrolla, los y las asistentes encendieron velas a los lados del río. Este acto contó con la participación de indígenas del Cabildo Muisca de Orien, iniciando su aparición con el sonido de las caracolas para que Mónica arrancara su recorrido. “Colombia es una niña malcriada y pataletuda de no más de 210 añitos de edad, hija de la madre España, mujer rumbera y desordenada de 500 años de edad que vino a este territorio a sembrar el caos y que antes de irse a su continente preñó un pensamiento y dejó a la niña en manos de la iglesia católica para que la criara”, dijo el gobernador del Cabildo Mayor Muisca de Oriente.

“…Pero esa niña se le salió de las manos, regaló tierras y tesoros, des encauso ríos, dañó paramos, sembró la discordia entre sus habitantes, olvidó sus cultivos de origen, la ley de origen del territorio y ahora está apostándole al fracking. Mejor dicho, todo lo ha hecho mal, pero ha llegado el momento de la abuela ancestral indígena, con más de trece mil años de historia, esa abuela qué nunca se fue, que se mantuvo observando lo sucedido para ahora llamar al orden”, concluye.

‘Ríos de sangre’ servirá para reforzar el propósito de la renaciente nación muisca de que se les respete su ley de origen y más allá de eso, que Colombia eche un vistazo a lo que los muiscas están haciendo. Sinceramente es algo asombroso. Son reconocidos como una de las comunidades legatarias de paz por parte de la Comisión de la Verdad.

El papel de las mujeres en el conflicto

Son las mujeres quienes se han quedado en la casa esperando a sus hijos e hijas desaparecidas. Son las mujeres, también, quienes han salido a luchar por un sistema que no reprima a sus familias ni a ellas mismas. Un ejemplo para recordar, son las madres de la Plaza de Mayo en Argentina quienes insistieron en su lucha hasta consolidar su movimiento a nivel internacional.

La persistencia de las mujeres significa el cambio en las rutas patriarcales que existen en nuestra sociedad. Tanto la mujer que lleva a cuestas el río de sangre de sus desaparecidos y desaparecidas, de todas las muertes que aún lloran y las respuestas que faltan, como la mujer que lucha en su cotidianidad por cambiar poco a poco las condiciones en que vive.

Son ellas quienes han sufrido la violencia de parir hijos e hijas para la guerra, quienes han liderado los grupos que defienden los derechos humanos, quienes han abanderado las búsquedas de las personas dadas por desaparecidas, son las mujeres las que han librado las batallas multiplicando las memorias y entendiendo la importancia del paso de saberes ancestrales intergeneracionales.

Son las mujeres las que cuidan, las que ejercen las tareas más importantes como la enseñanza, las que tienen en sus manos y en sus cabezas las tareas del cuidado, son las mujeres las que sacan adelante a sus hijos e hijas tras un abandono paterno por irresponsabilidad afectiva. Son las mujeres las que están liderando los cambios políticos, sociales, económicos y culturales diariamente.

Poema

Ríos de sangre los que han corrido sobre estas tierras; ríos de sangre los que han teñido nuestras aguas.
Ríos de sangre indígena, sangre comunera, sangre de esclavizados, sangre obrera; sangre de líderes, sangre de jóvenes, sangre de policías y de soldados, sangre de políticos, sangre de empresarios; sangre de trabajadores, sangre de campesinos olvidados, sangre entre hermanos.
¿¡Hasta cuándo!?
No más ríos de sangre.