martes, junio 25, 2024
InicioPaísLaboralPersiste la precarización laboral en el DANE

Persiste la precarización laboral en el DANE

Aun con carencias presupuestales, la entidad se enfrenta al reto de formalizar a sus trabajadores como lo ha determinado el Gobierno nacional y así dignificar las relaciones laborales

Redacción Laboral

Relaciones de subordinación, sobrecarga laboral, largas jornadas, contratos de pocos meses y muy bajos honorarios hacen parte de las condiciones de trabajo de cientos de contratistas del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE.

Así lo denunciaron trabajadores vinculados por Órdenes de Prestación de Servicios, OPS, quienes desarrollan labores misionales, como la recolección de datos para estudios o encuestas.

VOZ habló con un supervisor de monitores o encuestadores, quien pidió la omisión de su nombre. Contó cómo le exigen estar conectado a la Internet resolviendo novedades, preguntas de los recolectores y de las empresas que lo requieran: “A diario se plantean metas para los supervisores, pero es una cantidad tan alta que nos obligan a estar hasta 12 horas sentados al computador”.

Para este cargo los honorarios mensuales están en dos millones 205 mil pesos, con un auxilio de transporte de 37 mil y uno para comunicaciones de 60 mil. “El auxilio para los monitores o encuestadores es el mismo, pero sus mesadas son de alrededor de un millón 550 mil, que al pagar salud y pensión queda por debajo del salario mínimo, si a este último se le suman las prestaciones”, explica el supervisor consultado.

Relación de subordinación

Asimismo, dice que hay una relación de subordinación que se puede demostrar en los correos que a diario les envían, y una dependencia de los procedimientos que les definen, por lo cual, no se permite autonomía en la ejecución de sus responsabilidades.

Sobre este particular, en entrevista a este medio, el viceministro de Trabajo Edwin Palma había dicho: “En principio, los contratos de prestación de servicios deben tener autonomía e independencia por parte del contratista en el cumplimiento del objeto contractual”.

Por su parte, el supervisor comentó: “Todo el día nos están escribiendo, nos envían correos, novedades que tengo que resolver inmediatamente, si no lo hago, me llaman para que lo haga. Me ponen metas diarias, metas semanales. El asistente técnico me pide que le dé órdenes a los monitores, y ambos estamos contratados por prestación de servicios, y ellos le reportan a DANE central”. Agrega que de esta manera encubren una relación de subordinación.

Por la forma como se dan las instrucciones, fácilmente puede concluirse que no son órdenes sino metas que les exigen, no obstante, aparece la discusión sobre la cantidad y los tiempos para estas, lo que puede catalogarse como una sobrecarga laboral. “Y si no se cumple la meta no me pagan, solo puedo pasar la cuenta de cobro hasta que se cumpla, y esas metas me las ponen después de firmado el contrato, porque no están incluidas en él”.

Según el entrevistado, su contrato expresa que debe hacer apoyo a la gestión de supervisión, pero en la práctica tiene responsabilidades de funcionario, como monitorear, pedir metas y exigir el cumplimiento de tareas.

Tabla desactualizada

VOZ también consultó a dos dirigentes de Sintradane, José Luis Sanabria, secretario general, y a Paola Hernández, de la Comisión de Reclamos, para conocer sus percepciones de la problemática.

Aclaran que en esa entidad hay muchos contratos de prestación de servicios porque una gran cantidad de sus actividades requieren de esta forma de vinculación, ya que sus investigaciones no son continuas, sino operaciones de recolección que duran pocos meses.

“Hay algunas investigaciones que sí son continuas y esos contratos sí deberían dejar de ser de prestación de servicios y pasar a provisionalidad o planta temporal, ya que cada año requieren 11 meses de trabajo y hay personas que están con OPS hace más de 10 años”, manifiesta José Luis, quien añade que existen varios roles en la cadena de la recolección de la información, pues participan los monitores o recolectores, los supervisores de los monitores, y quienes desempeñan labores de asistencia técnica e informática.

Para el sindicato, también es injusta la cantidad de trabajo y los bajos honorarios, por lo que a finales de 2022, entre otras cosas le solicitaron a la directora del DANE Piedad Urdinola mejorar esas mesadas, porque “los recolectores que se sienten mal remunerados no harán su trabajo de la mejor manera, con la mejor calidad, lo que repercutirá en todos los funcionarios para generar el dato”, anota Paola Hernández.

Explican que la tabla de honorarios no se actualiza desde 2014, sino que cada año reajustan alrededor de 1,3%. Y, reconocen que como sindicato su campo de acción no cubre a los trabajadores por OPS, quienes están totalmente desprotegidos.

Cortos recursos

De la misma manera, aclaran que la problemática no es propia de esta última administración de la entidad, que es un problema de hace años y que ahora se evidencia más porque el reajuste salarial del Mínimo fue más alto. “La administración es consciente del problema y ha manifestado la búsqueda de fórmulas para formalizar, como lo ha orientado el Gobierno nacional”, anota Paola.

Sin embargo, esta entidad, como la mayoría de las estatales, tiene una déficit presupuestal, pues en entrevista con El Tiempo su directora afirmó que le hacen falta más de $468.300 millones, lo que de no ser resuelto afectaría proyectos clave como el conteo nacional y el censo económico, temas tecnológicos o la elaboración de algunas encuestas. Según los dirigentes sindicales, esto también podría afectar la formalización laboral.

Diferentes vinculaciones

Aun así, el sindicato concuerda con quienes aseguran que sí debe ampliarse la planta de personal, y que hay un estudio de cargas laborales que no conocen porque la pasada administración no se lo socializó.

Para José Luis, debe haber un contingente de personal para la recolección, teniendo en cuenta que en el DANE hay investigaciones continuas y discontinuas. “En las primeras debería haber planta temporal, que año a año se haga el proceso de verificación de los rendimientos, es decir, que haya una vinculación más formal. Pero en las discontinuas hay personas que trabajan y se conocen todas las investigaciones del DANE porque han trabajado en ellas, y podría pensarse un tipo de vinculación para ese contingente, porque es personal que conoce las investigaciones”.

Acerca de los bajos recursos para los pagos a los trabajadores y el desarrollo de los proyectos, la dirigente sindical comentó que hay investigaciones propias de la entidad y otras por convenio: “Por ejemplo, el Ministerio de Agricultura pide que le hagan una investigación, y cuenta con recursos muy limitados, pero al ser una entidad del Estado, el DANE no se puede negar. Entonces, esos recursos dependen de Hacienda, y si no los genera por más que el DANE quiera pagar más o mejores honorarios, no podrá hacerlo. En ese escenario hay dos posibilidades, contratar menos recolectores pagándoles un poquito mejor, pero con sobrecarga de trabajo, o la misma cantidad de personas pagándoles menos. Eso no depende del DANE, sino del Ministerio de Hacienda que es quien genera los recursos”.

Es así que la entidad se enfrenta a un gran reto que hace parte de los objetivos de dignificación de las relaciones laborales, como lo ha determinado el actual Gobierno. Es decir, que entre otras cosas, las OPS que encubren relaciones laborales deberán ser objeto de procesos de formalización laboral o de contratación directa.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula