lunes, abril 15, 2024
InicioInternacionalOposición define contraparte de Maduro

Oposición define contraparte de Maduro

La participación de Estados Unidos en los asuntos internos de Venezuela, alrededor del próximo proceso electoral y las respuestas del gobierno de Nicolás Maduro, se han convertido en un tira y afloje que no tiene un desarrollo final

Ricardo Arenales

Después de superar innumerables contradicciones internas, el grueso de los partidos de oposición en Venezuela realizará en los próximos días una consulta interna, para escoger un candidato que enfrente la postulación del actual mandatario, Nicolás Maduro, para las elecciones generales previstas para el año 2024.

Sin embargo, el escenario postconsulta para los partidos que aspiran a enfrentar la candidatura de Maduro no parece todavía claro. La dificultad consiste en que la candidata que más apoyo ha recibido es María Corina Machado, líder visible del partido Vente Venezuela, y todo indica que, en la consulta interpartidista, reciba el grueso de las postulaciones.

Pero desde hace algunos meses, la Contraloría General de la República de ese país, profirió una resolución, inhabilitando por 15 años a María Corina, lo que le impide postularse como aspirante a la presidencia de Venezuela.

Hasta el final

La líder política rechazó en forma tajante la sanción. “Quien inhabilita es el pueblo”, dijo al conocer la noticia de su sanción. Puntualizó que la inhabilitación sólo demuestra que el “régimen está derrotado”.

“Una inútil inhabilitación que solo demuestra que el régimen sabe que ya está derrotado. Ahora votaremos con más fuerza, más rebeldía y más ganas en las primarias. Aquí quien habilita es el pueblo de Venezuela. Hasta el final es hasta el final”, precisó la líder opositora.

La Plataforma Unitaria Democrática, coalición que reúne a la mayoría de los partidos de oposición, así como a los precandidatos presidenciales, rechazó la acción que calificó de “inconstitucional y una clara violación a los derechos políticos de los venezolanos”.

De acuerdo con el oficio de la Contraloría General, Machado incurrió en “actos, hechos, omisiones e irregularidades administrativas” entre ellas “errores” y “omisiones” en las declaraciones juradas de su patrimonio, evaluadas en el marco de la auditoria patrimonial.

Trama de corrupción

El oficio señala además que la dirigente política ha solicitado el “bloqueo” a Venezuela por parte de potencias occidentales y “ha sido partícipe” de una “trama de corrupción” orquestada por Juan Guaidó, quien hasta comienzos de este año fue considerado por docenas de países como el presidente interino de Venezuela.

El gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Estado, condenó la decisión de deshabilitar a María Corina Machado y consideró que esta medida “priva al pueblo venezolano de sus derechos políticos básicos. Los venezolanos merecen tener el derecho a elegir un candidato para las elecciones presidenciales de 2024 sin ninguna interferencia”, señala un comunicado del portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Matthew Miller.

El funcionario reiteró el “apoyo” de Washington al “derecho constitucional de los venezolanos a elegir a sus líderes mediante elecciones libres y justas” y advirtió que Estados Unidos “hará responsables a aquellos que busquen frustrar la voluntad del pueblo venezolano”.

Conversaciones 

La participación de Estados Unidos en los asuntos internos de Venezuela, alrededor del próximo proceso electoral, y las respuestas del gobierno de Nicolás Maduro, se han convertido en un tira y afloje que no tiene tampoco un desarrollo final. Washington ha dicho que aliviaría las sanciones a Venezuela, si el gobierno de Miraflores garantiza un proceso electoral democrático y transparente. El gobierno Maduro ha dicho que podría hacer nuevas concesiones a la oposición, si previamente Estados Unidos levanta las sanciones económicas y financieras al país bolivariano.

El lunes de la presente semana, la Agencia EFE de noticias mencionó que Estados Unidos reafirma su compromiso de suavizar las sanciones impuestas a Venezuela, bajo la condición de que el gobierno Maduro implemente reformas que conduzcan a la celebración de elecciones libres.

Estudiosos latinoamericanistas han dicho, en reiteradas ocasiones que a Washington en el fondo no le interesa ningún proyecto democrático para Venezuela. Lo que quiere es un régimen títere que le facilite la continuación del saqueo de los ricos yacimientos petrolíferos del país.

Pragmatismo

En el entretanto, la Casa Blanca asume una posición pragmática, consecuente con aquella frase, que unos atribuyen a Kissinger y otros a John Foster Dulles, de que “Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses”. Y puesto que la actual administración norteamericana dispuso prohibir la importación de petróleo y gas de Rusia en retaliación por la intervención en Ucrania, Biden ordenó a sus estrategas explorar formas para mitigar la dependencia de hidrocarburos rusos.

Eso lo ha llevado a poner sus ojos en Venezuela, y por eso se habla con más insistencia en la posibilidad de aliviar el régimen de sanciones a Caracas. El anuncio causó desazón en las filas de la oposición venezolana, antes tan consentida por la Casa Blanca, y en declaraciones de la semana pasada a la cadena CNN, María Corina Machado dijo que Biden “abandona” a Venezuela con sus acercamientos a Nicolás Maduro.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments