Mirador: El panel de medios

0
449

Carlos A. Lozano Guillén

En el marco del Foro de Participación Política, realizado en Bogotá, los días 28, 29 y 30 de abril del presente año, convocado por la mesa de La Habana y organizado por el PNUD de Naciones Unidas y el Instituto de Pensamiento de la Universidad Nacional, se llevó a cabo un panel sobre el papel de los medios de comunicación en la paz, contenido de manera expresa en el segundo tema de la agenda de los diálogos de paz. Fue un evento muy importante y de amplia participación como se reseña en la separata especial que circula con esta edición del semanario VOZ.

Rueda-de-prensa-proceso-de-paz

El mensaje de los grandes medios de comunicación fue muy negativo y no porque hayan dado la cara para exponer sus puntos de vista, sino porque prefirieron no participar sin ninguna explicación. Demuestra su posición mezquina frente a los diálogos de La Habana, porque saben muy bien que un proceso de construcción de paz con democracia y justicia social implica un replanteamiento a fondo del carácter de los medios de comunicación en la sociedad, convertidos en la actualidad en aberrante expresión de la precariedad democrática y en prósperos negocios de las transnacionales de la comunicación y de poderosos grupos económicos.

Los medios, privados y públicos, en un país en paz, deben estar en función de la democracia y del progreso social, porque tienen que ser útiles a toda la sociedad.

Fue precisamente el reclamo de cerca del millar de asistentes y de los panelistas, que representaban a medios nacionales. El único participante de los “cacaos” de la comunicación fue el Grupo Editorial Semana, representado por Mauricio Sáenz y Martha Ruiz; estuvieron María Alejandra Villamizar de Confidencial.com y los directores de El Heraldo, Colprensa, TV Antioquia y TV Medellín. Destacada la participación de Hollman Morris de Canal Capital, que hizo el cubrimiento del panel en directo, de René Ayala de Prensa Rural y del director de VOZ.

Todas las intervenciones y las preguntas de los asistentes apuntaron al papel democrático de los medios, a la necesidad de que los sectores sociales y populares tengan acceso a la radio, televisión y a la pauta publicitaria estatal; el rechazo unánime al monopolio de empresas transnacionales y de grupos económicos. No es ético que los dueños de los negocios también controlen la información y la comunicación, es la vía para crear opinión pública, maneras de inducir el sentimiento de los ciudadanos.

La ausencia de Caracol Radio y Televisión, de RCN Radio y Televisión, de la Casa Editorial El Tiempo, entre otros, fue el mensaje claro del menosprecio que tienen por el debate democrático. Con razón, uno de ellos difundió la especie que el Foro era de “amigos de la guerrilla”. Versión canalla y perversa.

carloslozanogui@etb.net.co