Más de 460 despidos en GM Colmotores, Colombia

0
853
Planta de ensamble de GM Colmotores en Bogotá.

Como consecuencia de los TLC, empresas atentan contra la estabilidad laboral y dejan sin sustento a cientos de familias. “Lo desafortunado es que de las malas decisiones administrativas siempre las consecuencias las pagamos los trabajadores”, asegura el sindicato de Colmotores

Planta de ensamble de GM Colmotores en Bogotá.
Planta de ensamble de GM Colmotores en Bogotá.

Redacción laboral

La multinacional número uno en producción y venta de autos en Colombia, GM Colmotores, despidió a 460 trabajadores de la planta de ensamble, ubicada en Bogotá.

El argumento para la decisión, es la baja en ventas y pérdida de participación en el mercado. Aunque, según los trabajadores, “la empresa no se pronuncia ni responsabiliza al gobierno por los efectos negativos que hay con los TLC, firmados con diversos países sin ventajas para Colombia y sus trabajadores”.

Asimismo, la dirección de GM Colmotores, no asume su responsabilidad por no implementar una política de exportación; por la falta de estudios serios que conduzcan a la introducción de nuevos modelos con aceptación en el mercado; y por la pérdida de liderazgo en la dirección de la empresa para enfrentar los retos.

“Escuchamos de algunos mandos medios, con mucha preocupación, que hay un gran número de ‘yupis’ dirigiendo la empresa, sin capacidad de liderazgo, todos saben manejar el portátil y el celular último modelo, pero no ven ni le dan solución a los problemas que hay al interior de la planta de ensamble”, comentan los trabajadores.

La administración de la empresa había tomado la decisión de no tener latoneros profesionales para corregir los problemas de lámina, causando desorden en esa área y en la de soldadura.

“Los trabajadores colombianos responsabilizamos a los gobiernos de nuestro país, especialmente al de Juan Manuel Santos, de la debacle que está presentando el país en materia de desempleo, como consecuencia de los tratados de libre comercio con el mundo entero, sin control y sin políticas favorables a la industria y los trabajadores colombianos. A la dirección de GM Colmotores quien a la menor dificultad que haya, lo primero que hace es despedir sin implementar un plan de choque en defensa de la estabilidad para aprovechar la destreza y experiencia de sus empleados productivos y experimentados”, argumenta Sintragmcol.

La empresa también despidió sindicalizados quienes están amparados con fuero circunstancial. “Acto ilegal por ser un derecho consagrado en la Constitución Política como derecho fundamental”, argumenta el sindicato.

Algunos empleados, representantes del pacto colectivo, le hicieron el juego a la empresa, invitaban a los trabajadores a colaborar con el banco de días para ayudar a Colmotores y evitar que despidieran personal.

Los trabajadores firmaron el acuerdo, ingresaron a trabajar y la empresa los despidió inmediatamente. “Ese es el pago de la empresa para sus trabajadores. Se ufanaban que habían conseguido contratos a término indefinido, pero es falso. Se les acabó su repetidera de que los despidos eran consecuencia de las huelgas. En este momento estamos sorprendidos porque en la historia de GM Colmotores nunca habían despedido tantos trabajadores masivamente en un solo día”, concluye Sintragmcol.