sábado, junio 15, 2024
InicioPaísHistoriaMarguerite Duras, Una escritora de la Resistencia

Marguerite Duras, Una escritora de la Resistencia

Las palabras que nos heredaron las mujeres que vivieron la guerra y se enfrentaron a ella, son el testimonio de su fortaleza. Duras es el ejemplo de quien vivió Occidente en todo el esplendor de su crueldad, desde la colonización hasta la Segunda Guerra Mundial

Flora Zapata

Marguerite Duras fue una destacada escritora y cineasta francesa, nacida el 4 de abril de 1914 en Gia Dinh, Indochina Francesa ─actual Vietnam─, y falleció el 3 de marzo de 1996 en París, Francia. Es conocida por su estilo literario distintivo y sus contribuciones a la literatura y al cine francés. Su obra explora temas como el amor, el deseo, la memoria y el colonialismo, a menudo inspirándose en sus propias experiencias debido al lugar donde creció.

Uno de sus trabajos más conocidos es la novela El amante, publicada en 1984 y galardonada con el Premio Goncourt, uno de los premios literarios más prestigiosos de Francia. Es una obra semiautobiográfica que narra la historia del romance entre una adolescente y un hombre chino adinerado en el Vietnam colonial.

El estilo de escritura de Duras se caracteriza por su prosa sobria y minimalista, así como por la exploración de emociones complejas y relaciones humanas. Algunas de sus obras más destacadas incluyen El vicecónsul, La vida tranquila y Los ojos azules, pelo negro.

Además de su carrera como escritora, Duras también incursionó en el cine como guionista y directora. Es conocida por su colaboración con Alain Resnais en el guion de Hiroshima mon amour y por dirigir películas como India Song y El camión.

El colonialismo

La Indochina francesa fue una colonia ubicada en el sudeste asiático, que comprendía los territorios de Vietnam, Laos y Camboya. La colonización francesa en la región comenzó en el siglo XIX y se consolidó durante el período colonial, que duró hasta mediados del siglo XX.

Fue establecida gradualmente a partir de la conquista de Saigón en 1859 y la posterior firma de tratados con los gobernantes vietnamitas. Durante décadas, los franceses expandieron su control sobre la región, enfrentando resistencia local en varias ocasiones, como la Rebelión de Can Vuong en Vietnam.

Este territorio se convirtió en una importante colonia económica y estratégica para Francia, desarrollando plantaciones de caucho, café, té y otros productos agrícolas, además de explotar los recursos naturales de la región.

La administración colonial francesa también trajo consigo la imposición de su cultura, lengua y sistemas políticos en la región, lo que provocó tensiones y resentimientos entre la población. Marguerite nació allí y vivió los primeros años de su vida en un ambiente hostil, propio de las dinámicas en que se da la colonización, la explotación del territorio y el desprecio por quienes habitan esa tierra. Al respecto, Marguerite escribió:

«A veces creo que toda mi escritura nace de ahí, de los arrozales, las selvas, la soledad. De esa niña flaca y despistada que era, pequeña blanca de paso, más vietnamita que francesa, siempre descalza, sin horarios, sin modales, habituada a contemplar el largo crepúsculo sobre el río, la cara quemada por el sol.

»Durante años yo reprimí gran parte de esa vida. Después, de pronto, con violencia las cosas vividas en la inconsciencia de mis primeros doce años, volvieron de visita. Recuperé intactos la miseria, el miedo, la sombra de la selva, el Ganges, el Mekong, los tigres y los leprosos que me aterrorizaban apilados en el borde del camino buscando agua.

»La única imagen de Europa pasaba a través de los relatos de mi madre. Cuando llegué, no me fue fácil tomar los modales y el tono occidentales. De pronto me vi obligada a ponerme zapatos y a comer carne».

París y la Segunda Guerra Mundial

La Resistencia francesa fue un movimiento de oposición y lucha clandestina, que se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial en la Francia ocupada por la Alemania nazi. Surgió como respuesta al gobierno colaboracionista de Vichy, establecido después de la ocupación alemana en 1940, y al régimen de ocupación nazi.

Estaba formada por una amplia gama de grupos y organizaciones, que abarcaban desde comunistas y socialistas hasta conservadores y liberales. Estos grupos compartían un objetivo común: luchar contra la ocupación alemana y el régimen de Vichy, así como contribuir al esfuerzo aliado para liberar Francia y Europa del dominio nazi.

Las actividades de la Resistencia incluían la distribución de propaganda clandestina, la organización de huelgas y sabotajes contra instalaciones alemanas y colaboracionistas, la ayuda a prisioneros de guerra y judíos perseguidos, y la recopilación de información para los Aliados.

Uno de los momentos más emblemáticos de la Resistencia francesa fue la insurrección parisina de agosto de 1944, que desempeñó un papel crucial en la liberación de París de las fuerzas alemanas. Justo en ese último año de guerra está ambientada la película Marguerite Duras. París 1944, basada en su libro El Dolor que cuenta lo que tuvo que pasar la escritora para intentar conseguir la liberación de su esposo de un campo de concentración.

El dolor

Dentro de su obra, Duras recurre constantemente a lo vivido, teniendo como uno de los puntos más importantes de su vida la muerte de su hijo después del parto. Su escritura atraviesa la humanidad de las mujeres que vivieron la guerra desde una perspectiva que las obligaba a sostenerse vivas, a la vez que se cuestionaban sobre el rol que habían tenido hasta ese momento:

«Viví el dolor como un estado en cierto modo inherente al ser femenino. Como todas las mujeres me enojé, me fatigué junto a los hombres que me querían cerca de ellos para reposar de su trabajo o para dejarme en la casa. Y es ahí, en la casa, en la cocina, a menudo, donde escribí. Solo entonces podía pensar, o no pensar, lo que es lo mismo la facultad de afrontar hasta el fin la experiencia del dolor sin dejarse aniquilar.

»Un hombre no podía saber nunca lo que significa poner a merced de otro su cuerpo hasta el agotamiento de su cuerpo. Con la conciencia de la violencia que tiene en sí todo parto, por el dolor mismo de saber desde ya lo que será el dolor del ser que ponemos en el mundo».

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula