Las uvas del desespero

0
445

Suenan timbres… y son de cambios. Suenan timbres …. y parecen tormentas.

23262052033_1ee18688b3

Jaime Cedano Roldán

Las campanas y las uvas de San Silvestre llegan este año a los hogares Españoles con la incertidumbre sobre quien será el nuevo presidente de gobierno debido al complejo escenario político surgido de las elecciones del 20 de diciembre. Tampoco los catalanes sabrán quien será el presidente de La Generalitat. Como estaba previsto el bipartidismo clásico, tradicional, ha desaparecido o por lo menos esta trasmutando. Desapareció la mayoría absoluta en manos de un solo partido o de dos. Hemos llegado al enredado mundo de los pactos, los acuerdos y las alianzas. Pero, como es apenas natural, el viejo bipartidismo, se niega a morir. No debe ser fácil para políticos que crecieron bajo la sombra de los poderes de siempre asumir que las cosas han cambiado. Y esto pasa en el Partido Popular y en el PSOE. Y se nota el desconcierto especialmente en quienes llevan muchos años controlando los aparatos del Partido. Esto explica los desesperos de Mariano Rajoy, las rupturas en el PSOE y la alarma que viven los grandes empresarios, la jerarquía católica, el Opus Dei y entre los llamados “grandes de España”. Se invoca la defensa de la Unidad de España como si estuviera bajo la mas terrible y devastadora de las amenazas. El bipartidismo ha sido tocado, pero seguramente como la milenaria iglesia católica o algunas medievales Casas reales, sabrán adaptarse. Por ahora.

Pero en todos los partidos ocurren fuertes debates internos. En Izquierda Unida, y especialmente en el PCE, hay contradicciones que enfrentan al reciente pasado de institucionalización y acomodamiento al sistema y quienes optan por una linea política de clara ruptura democrática. Podemos, siendo muy joven, ha asumido, demasiado rápido practicas de la llamada vieja política y está pendiente de los debates por la descafeinización del programa y el dedazo en la definición de las candidaturas de estas recientes elecciones. El caso de Ciudadanos es más especial. Los medios lo vendieron como una fuerza emergente cuando la verdad es que lleva ya varios años votando junto al Partido Popular y al final de la campaña electoral desnudó todo el ropaje de su ideología de extrema derecha.

Suenan timbres… y son de cambios. Suenan timbres …. y parecen tormentas.

Esperemos que tras las tormentas lleguen cambios que signifiquen menos angustias para la gente que la esta pasando muy mal y que signifiquen conquistas en democracia, bienestar, derechos, paz e igualdades.