La verdad nos hará libres

0
153
El padre Francisco de Roux en la presentación del Informe en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Foto Cortesía Nelson Cárdenas

Se presentó el Informe Final de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición. Su objetivo es que los hallazgos y recomendaciones contribuyan a la paz, la dignificación de las víctimas y tengan un impacto en las políticas públicas y en la población colombiana

Prensa CEV

El pasado martes 28 de junio en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá, la Comisión de la Verdad presentó su Informe Final, que es el resultado de cuatro años de investigación, escucha comprometida y diálogo sobre más de medio siglo de guerra y conflicto armado.

La Comisión, con su proceso de esclarecimiento, cumplió con el mandato consignado en el Acuerdo de Paz, firmado en 2016 entre el Gobierno nacional y las FARC-EP, de dilucidar los patrones y la persistencia del conflicto armado y reconocer y dignificar a las víctimas en el país y en el exilio que sufrieron sus consecuencias.

Diálogo nacional

En los meses de julio y agosto, la Comisión asistirá a más de 50 eventos públicos para compartir y promover los hallazgos y recomendaciones, tanto dentro como fuera de Colombia.

Durante el acto de este 28 de junio, al que se ha llamado el Acontecimiento, Francisco de Roux, presidente de la Comisión, compartió una síntesis de los hallazgos principales y las recomendaciones clave que surjan del Informe. Entendido desde sus inicios como un proceso de verdad y conmoción nacional, el Informe propone un punto de partida para el diálogo nacional para enfrentar las causas del conflicto, sugiere medidas específicas para prevenir y nunca repetir la crueldad de la guerra, y hace un llamado al país a entrar en un tiempo de reconciliación que le permita a la sociedad convivir con respeto en medio de las diferencias y asegurar la búsqueda de cambios políticos y sociales sin violencia.

Un largo camino

El proceso para crear el Informe Final comenzó en noviembre de 2018 y se desarrolló dentro de un enfoque de varios niveles para descubrir, comprender y analizar el conflicto armado que se ha extendido por medio siglo. En medio de este trabajo, se resaltan los siguientes logros:

La recolección de cerca de 15 mil entrevistas individuales y colectivas, tanto en el territorio nacional como a los colombianos exiliados en 23 países, lo que permitió escuchar directamente a cerca de 30 mil personas.

La investigación en profundidad trata sobre 730 casos y evalúa 1.195 informes de hechos de violencia durante el conflicto armado.

La creación de 28 Casas de la Verdad en los siguientes municipios priorizados y que han sido afectados por el conflicto armado: Apartadó, Aguachica, Arauca, Barrancabermeja, Barranquilla, Bogotá, Buenaventura, Cali, Cúcuta, Florencia, Ibagué, La Dorada, Medellín, Mocoa, Montería, Neiva, Pasto, Pereira, Popayán, Puerto Asís, Quibdó, San José del Guaviare, Santa Marta, Sincelejo, Tumaco, Valledupar, Villavicencio y Yopal.

La realización de 14 Diálogos para la no continuidad y la no repetición del conflicto armado, 10 Reconocimientos (de responsables y de dignificación a víctimas), 17 Contribuciones a la verdad (entre ellas las cinco sostenidas con los expresidentes Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos), 16 Encuentros por la Verdad, 53 Espacios de escucha (de todos los sectores, incluida la Fuerza Pública), 23 escenarios de convivencia y 5 diálogos de recomendaciones.

La colaboración de 186 voluntarios y cerca de 800 organizaciones internacionales que apoyaron el proceso de escucha en países como España, Suecia, Reino Unido, Francia, Alemania, Suiza, Italia, Noruega, Holanda, Bélgica, Grecia, Dinamarca, Canadá, Estados Unidos, México, Costa Rica, Panamá, Ecuador, Venezuela, Argentina, Chile, Uruguay y Brasil.

Más de 23.000 horas de investigación y deliberación con documentos históricos, expertos multidisciplinarios y archivos nacionales, incluida la exploración en profundidad de la difícil situación de los pueblos étnicos, comunidades negras, indígenas y Rom durante la guerra.

 

El legado

 

El objetivo de la Comisión con la presentación de su Informe Final y su legado es que los hallazgos y recomendaciones que son el resultado de su proceso contribuyan significativamente a la dignificación de las víctimas y tengan un impacto real en las políticas públicas y en la población colombiana en general.

Los más de 3.400 aliados que tiene la Comisión serán de suma importancia para mantener vivo el legado que deja la institución al país, pues su rol será el de asumir como agenda propia las reflexiones y recomendaciones, para que los procesos de convivencia y reconocimiento que tuvo la Comisión en su mandato se fortalezcan.

Este legado, en síntesis, está representado en: el Informe Final, la plataforma digital (una iniciativa transmedia de libre acceso que alojará el proceso de la Comisión, los testimonios y material del esclarecimiento disponible en diversos formatos), las acciones análogas (activaciones académicas, culturales y artísticas), el archivo del esclarecimiento que deja el trabajo de la Comisión y el Comité de Seguimiento y Monitoreo que velará durante siete años porque se hagan efectivas las recomendaciones del Informe Final.